Vientos de Guerra soplan en el Continente

Para Europa, ya los medios periodísticos afirman que la presencia militar de los EE UU en América Latina le otorga un empuje a la carrera armamentista con el riesgo de nuevos conflictos.

Se observa en los comentarios de estos medios que los procesos políticos que se están generando en la región, han producido una disminución gradual en el consenso liberal y pro-estadounidense.

Muy especialmente los medios italianos, informan que la actividad de Chávez en Venezuela, ha provocado que, los gobiernos de la zona busquen un espacio común de integración y una mayor autonomía, todo ello debido a la plena soberanía de sus recursos naturales y de su energía.

En el texto de esas noticias vemos como se expresa que la tan descarada nacionalización propiciada por algunos gobiernos de América Latina, así como la disminución de la influencia del FMI sobre las economías de esta zona, el rechazo contundente del ALCA, han determinado que los EE UU, en un período tan corto de 10 años han perdido el liderazgo que lo mantenía como una potencia en estos Estados del Sur.

De aquí que se dice que los EE UU, tomarán otras estrategias “más efectivas”
Se nota que la actividad en la política exterior, del nuevo gobierno norteamericano, sigue siendo agresiva, sin que se pudiera observar diferencia alguna, entre el nuevo gobernante de la Casa Blanca Barack Obama y las actividades y tácticas de guerras de la era de GW GEORGE W. BUSH.

De acuerdo al politólogo estadunidense Chomsky: “ la única diferencia entre la administraciones pasadas y la presente, es el estilo retórico….”

Si seguimos en la lectura de noticias, podemos concluir que el punto más crítico de la nueva “Doctrina Obama” es la de la militarización de América Latina, dando un comienzo con la militarización de bases en Colombia y el restablecimiento de la IV Flota, donde se aprecia que esos buques de guerra han estado inactivos por más de 60 años en estas zonas.

Ahora los italianos le dieron a Uribe un nuevo título el de Teniente de la imperial, por aquello de ser el más férreo aliado.

Tenemos que recordar, que Colombia ha acumulado en solo 10 años de ayuda militar más de 6 millones de Dólares y ahora con el acuerdo con Colombia, el Comando Sur, el cual agrupa a todas las fuerzas de EE UU, cuenta con 20 bases militares de avanzada, gozando toda la tropa o personal administrativo y militar de una protección en una jurisdicción especial. Hay que destacar que con esta, especial jurisdicción, ese personal militar, no pueden ser enjuiciados por ninguna clase de delitos en todo el territorio de Colombia, entre los que se encuentran, los de abuso contra la humanidad y contra la población civil.

Esa intervención militar en Colombia, produjo por parte de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Argentina, Uruguay y Brasil declaraciones como la de Lula, donde acusa a Uribe de haber convertido los Andes en un polvorín listo para estallar en cualquier momento. La de Correa: “ el presidente colombiano tiene sus manos manchadas de sangre”.

El permitir esas bases en el territorio de Colombia, se viola el derecho constitucional y la soberanía de ese país.
Tenemos que destacar, que Brasil invierte en armas alrededor del 50% de los gastos totales de América Latina. Pero analizando estos datos con respecto al PIB, tenemos que Colombia y Chile, dedican para gastos militares el 3 y 4 % de su Producto Interno Bruto, mientras que Venezuela, considerada como una amenaza, solo destina el 1,3% del PIB para la defensa del territorio. Como vemos son otros los que si están en esa carrera armamentista como los EE UU. Ahora tenemos que ver que el aumento en América Latina de gastos armamentistas, es solo producto de la presencia de los EE UU en esta región.

La tensión entre Colombia, Venezuela y Ecuador, se ha disparado, existiendo una grave sospecha de que funcionarios de seguridad de los EE UU, tratan de conspirar para afectar el gobierno de Caracas atrave4s de personal diplomático y militar realizando infiltraciones de agentes de inteligencia y unidades paramilitares en las zonas fronterizas.

Como se recuerda hace un mes, nuestras autoridades anunciaron la captura de varios agentes del DAS (Servicio Secreto de Colombia) que de acuerdo a investigaciones, fueron enviados al país, para realizar tareas de reconocimiento y espionaje de la Fuerza Armada Nacional.

Estos “enviados” de Colombia y de los EE UU, solo tienen una intención en estas llamadas operaciones encubiertas, y es la de poner a prueba las defensa que nuestro país tiene en la frontera, todo para que en caso de necesidad emprender una ofensiva militar contra nuestro país en cualquier madrugada. Por ello Vientos de Guerras soplan en el Continente, somos pacíficos, pero a la hora de actuar nos verán.

(*) Dr.
reveron.jose@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1658 veces.



José Agustín Reverón Orta (*)


Visite el perfil de José Agustín Reverón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a91494.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO