Geopolítica y crisis en el continente africano

En un reciente artículo publicado en La Révue Geopolitique (La crise en
Afrique; disponible en: http://www.diploweb.com/La-crise-en-Afrique.html),
Philippe Hugon, Director de Investigaciones en el Instituto de Relaciones
Internacionales y Estratégicas (IRIS, Paris), analiza las perspectivas
geopolíticas del continente africano, a la luz del impacto que sobre sus
países está teniendo la crisis económica mundial.

Hugon considera que, esencialmente, el continente africano continúa
siendo codiciado debido a sus recursos de biodiversidad, forestales, de
hidrocarburos y mineros, y por constituir un mercado de más de 900
millones de personas, estimándose que para el año 2050 sea de más de 2 mil
millones. Sobre sus territorios compiten las estrategias diseñadas e
implementadas por tres grandes actores de poder: la Unión Europea, Estados
Unidos y los países emergentes (China, India y Brasil). Ante ese escenario
de confrontación, África se presenta como un continente donde existen 34
de los 50 países menos desarrollados del mundo, con alta concentración de
pobreza extrema, al margen de las tecnologías y con débil nivel de
formación de capital físico y humano.

Al hacer una segmentación de los países africanos en la actual coyuntura
de crisis mundial, Hugon establece las siguientes categorías: 1. Pequeñas
economías abiertas, como Marruecos y Tunez, orientadas en los
intercambios, en un 80%, hacia la Unión Europea, con posibilidades de
reorientarse hacia los mercados del sur, 2. Países rentistas de régimen
abierto o semirrentistas de régimen mixto, exportadores de hidrocarburos
como Argelia y Nigeria, con posibilidades de desarrollar la agricultura;
3. Países rentistas mineros y forestales que han sufrido los efectos de la
fuerte caída de los precios de los minerales, con excepción del oro y el
diamante, entre los que figuran la República Democrática del Congo,
Zambia, Botswana y Mozambique; 4. Países deficitarios y semiindustriales,
como Sudáfrica, con riesgo de sufrir una fuerte desaceleración y una falta
de crédito; 5. Países agroexportadores relativamente diversificados, que
han sufrido los efectos de la baja en los precios de productos agrícolas
como café, algodón y aceite de palma, pero que se han visto favorecidos
por el alza en los precios del cacao, figurando involucrados países como
Ghana, Kenya y Costa de Marfil; 6. Países enclaves menos avanzados, como
Burkina Faso y Mali, afectados por el descenso de las transferencias
venidas del extranjero y por la baja en le precio del algodón; 7. Países
frágiles y en conflictos abiertos, como Somalia y Sudán, los cuales están
relativamente desconectados de la crisis mundial, pero parcialmente
conectados a los circuitos criminales del mundo.

A pesar de las diferencias que existen, en cuanto al impacto que sobre los
países africanos tiene la actual crisis económica mundial, es evidente
que, en conjunto, el continente africano juega un papel importante en el
reacomodo geopolítico mundial. Ya se comienza a pensar en la necesidad de
que África forme parte del Consejo de Seguridad de la ONU y participe más
activamente en otros organismos internacionales como el Fondo Monetario
Internacional y la Organización Mundial de Comercio. Además, las
tradicionales áreas de influencia en África que delimitaron las potencias
occidentales, comienzan a desdibujarse ante la creciente presencia de
China y otras potencias emergentes.

* alportillo@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5172 veces.



Alfredo Portillo *


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: