Venezuela, Ecuador, Chavez y Correa en la mira

La existencia de la lucha guerrillera en Colombia tiene profundas raíces político sociales y económicas por cuanto el régimen capitalista atrasado, que allá ha imperado, ha creado un Estado, violento, injusto, excluyente, explotador, corrupto, profundamente servil, lacayo y sirviente del gobierno USA, que se niega a hacer las verdaderas transformaciones estructurales que requiere el País y sus habitantes, en especial los mas pobres, necesitados, excluidos, desprotegidos y vulnerables que son la inmensa mayoría de los colombianos.

Ese Estado Colombiano, “cliente” del gobierno USA, se somete a los dictados de Washington quien le da las ordenes de lo que debe o no debe hacer, naturalmente que siempre a favor de los intereses de los capitalistas extranjeros y algunas sobras para los capitalistas nativos; nunca a favor de los mas necesitados y mas pobres, siempre actuando para obtener el máximo de ganancia con el mínimo de inversión, si es que la hay.

Ese Estado violento siempre ha impedido que prospere una oposición política que cuestione el injusto estado de cosas imperante y que proponga algunos de los cambios necesarios, así sean tibios cambios.

Frente a una verdadera y radical oposición política, que no solo cuestione al injusto orden imperante sino que proponga cambios revolucionarios en la estructura estatal, económica y político – social colombiana, la respuesta del Estado violento es la represión y el terrorismo de Estado.

La represión y el terrorismo de Estado, que se practica en Colombia por agentes estatales o por agentes estatales encubiertos o por fuerzas paramilitares apoyadas por las fuerzas oficiales, han asesinado a miles de personas, la inmensa mayoría civiles desarmados.

Lideres políticos, intelectuales progresistas, sindicalistas, maestros, religiosos, mujeres, niños, ancianos, etc., cuyo único “delito” era: o bien pertenecer a un partido político opuesto al del gobierno de turno, o no estar de acuerdo con las políticas gubernamentales, o ser considerado un peligro político para la seguridad del Estado, o ser acusado de simpatía con los grupos insurgentes guerrilleros o pertenecer a un partido político resultante de un proceso de paz entre la insurgencia y el gobierno, caso del partido legal Unión Patriótica, 2 candidatos presidenciales y mas de 5000 lideres y militantes civiles desarmados fueron asesinados y lo siguen siendo,

Ante la represion y el terrorismo de Estado el pueblo revolucionario colombiano, para salvar sus vidas y su organización política, ha tenido que recurrir a la combinación de todas las formas de lucha de masas.

Utilizando la legalidad del Estado burgues, ahora cooptada por el narco paramilitarismo del uribato mafioso, mediante alianzas político sociales hasta donde las condiciones de represión y terrorismo de estado lo permitan.

Cuando la vía legal solo garantiza una muerte segura para los militantes o para los simpatizantes o colaboradores se utiliza la via clandestina y la lucha armada insurgente guerrillera se convierte en la principal forma de lucha de masas.

La insurgencia guerrillera colombiana, en especial las FARC-EP, tiene como meta político – social militar construir una Colombia en paz con justicia social y rumbo al socialismo, verdaderamente democrática, mas justa, incluyente, pacifica, participativa y protagónica, que brinde a todos lo habitantes la mayor suma de felicidad posible y lograble teniendo en cuenta los enormes recursos naturales de Colombia y su magnifica trabajadora población, valiente, luchadora, recursiva e inteligente.

La insurgencia guerrillera colombiana, en especial las FARC-EP, operan política, social y militarmente en todo el territorio de Colombia, pero nunca operan militarme en los países vecinos.

Ocasionalmente puede que se crucen las fronteras para labores diplomáticas internacionales en búsqueda de posibilidades de paz negociada o para tratar posibles intercambios de prisioneros de guerra.

En caso de una intentona de ataque terrorista del gobierno narcoparamilitar y asesino de Colombia contra Venezuela o Ecuador, la insurgencia guerrillera colombiana, en especial las FARC-EP y el ELN, pueden prestar importante solidaridad internacionalista militar para obstaculizar, distraer y dispersar el operativo militar terrorista desde Colombia.

Por solidaridad internacionalista los gobiernos progresistas de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba, Brasil, China, Vietnam, Rusia, etc., deberían:

- CONCEDER EL STATUS DE BELIGERANCIA A LA INSURGENCIA GUERRILLERA COLOMBIANA COMO MOVIMIENTO DE LIBERACION NACIONAL ANTI IMPERIALISTA

- RECHAZAR CUALQUIER SINDICACION A LA INSURGENCIA GUERRILLERA COLOMBIANA DE NARCOTERRORISMO.

El revolucionario presidente venezolano Hugo Chavez sabe perfectamente que, con guerrilla o sin guerrilla en Colombia, el gobierno USA siempre lo va a considerar como el principal peligro para sus planes hegemónicos imperiales en América Latina y el Caribe y siempre actuara en consonancia con eso.

El gobierno USA es conciente de que el Pueblo y Gobierno Bolivarianos de Venezuela, magistral y certeramente dirigidos por el presidente Chávez, son el ejemplo y el faro iluminador para los pueblos de NuestraAmérica de que sí es posible lograr la liberación nacional definitiva de nuestros pueblos y países, por poderosos que sean los enemigos.

El imperio no va a renunciar pacíficamente a sus planes de robo y explotación de nuestros recursos naturales, exista o nó guerrilla en Colombia, exista o nó colaboración de los gobiernos progresistas con la insurgencia guerrillera colombiana, exista o nó narcotráfico por Venezuela, sea o nó sea Venezuela un narcoestado, haya habido o nó colaboración económica de las FARC-EP con Correa, etc., el imperialismo seguirá de todas maneras con sus planes hegemónicos directamente o utilizando gobierno lacayos como el mafioso gobierno colombiano del uribato narcoparamilitar.

De manera que no es cierto que la existencia de la insurgencia guerrillera colombiana sea la causa de las acciones desestabilizadoras y terroristas del gobierno USA contra los procesos progresistas que están en desarrollo en América latina y el Caribe.

Esa es la disculpa mediática para que los gobiernos progresistas no se atrevan a manifestar su solidaridad internacionalista con los movimientos de liberación nacional colombianos, en especial las FARC-EP y el ELN. y para que no les concedan el status de beligerancia como movimientos de liberación nacional anti imperialista.

Lo ocurrido en Honduras le demuestra a todos los gobiernos progresistas de America Latina y el Caribe que altos mandos militares de esos gobiernos progresistas, con excepcion de Cuba, son USAdependientes, obedecen ordenes del pentágono y que su sentido de patria es un saludo a la bandera. Parece, desafortunadamente, que esto también puede ser cierto en la Republica Bolivariana de Venezuela.

El gobierno USA y la oposición apátrida venezolana no descansan un segundo bregando a captar mandos militares débiles políticamente o con ambiciones económicas capitalistas o que manifiestan dudas frente al futuro del país y del gobierno o resentidos por alguna decisión gubernamental, etc.

OJO PELAO PRESIDENTE CHAVEZ:

Solo el Pueblo, el Común, organizado y armado convenientemente, LAS MILICIAS POPULARES REVOLUCIONARIAS, voluntarios, mujeres y hombres de cualquier edad y condición social, pueden impedir y derrotar cualquier intentona golpista de mandos militares venezolanos apátridas y USAdependientes, en complicidad con el gobierno USA y la oligarquía apátrida venezolana, pero deben estar bajo la dirección personal del presidente Chávez, para evitar que mandos no plenamente comprometidos con la Revolución Bolivariana neutralicen su accionar revolucionario.

Para poder enfrentar exitosamente al enemigo dotado con armas de ultima generación, LAS MILICIAS POPULARES REVOLUCIONARIAS también deben estar dotadas con armas de ultima generación para derrotar aeronaves, navíos, blindados y tropas especialmente entrenadas con gran capacidad de maniobra y de fuego, y tener un entrenamiento y capacitación que garanticen el uso mas eficiente y eficaz de tales armas modernas.

LAS MILICIAS POPULARES REVOLUCIONARIAS aplicaran justicia revolucionaria implacable contra los mandos militares traidores y sus socios, patrocinadores y colaboradores, que sepan que la lucha es con todo y por la Patria, el Pueblo y la Revolución Bolivariana.

Esas MILICIAS POPULARES REVOLUCIONARIAS deben ser empleadas para tomar todas las propiedades y bienes de todos los implicados y simpatizantes en cualquier intentona golpista o desestabilizadora y poner esos bienes a funcionar al servicio de todo el pueblo. De igual manera se debe proceder con los medios de comunicación del enemigo que son armas de guerra de primer orden y también con los establecimientos educativos implicados en las acciones desestabilizadoras o golpistas.

Como primera prioridad se deben tomar las empresas y bienes que garanticen la seguridad alimentaria de todo el pueblo y los servicios básicos indispensables.

SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO

El pueblo unido, concientemente organizado y adecuadamente armado, ideológica, política y bélicamente, jamás será vencido.

fjanguloven@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 941 veces.



Francisco Javier Angulo


Visite el perfil de F. J. Angulo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: