Obama no puede

Invadir el mundo. Y no es solo cuestión de ética.

Antes y después de Maquiavelo se ha estipulado que la política debe ser ética. Esta posición tiene dos vertientes: la verdadera y la farisaica.

La encrucijada en la que se encuentran los Estados Unidos puede iluminar la vieja discusión, porque aun aceptando una desintegración entre ética y política, no pueden seguir la dirección Bushista. Así y todo, Obama ha consentido que la burocracia del Departamento de Estado, que heredó, siga declarando la guerra al Planeta con una arrogancia peligrosa. Nadie sirve salvo los Estados Unidos, Colombia e Israel. Veamos:

Son indeseables, a saber: Afganistán, la Argentina, Bielorrusia, Bolivia, la China, el Ecuador, Irán, Iraq, México, Paquistán, Rusia, Sudán y Venezuela. Casi nada. Otros imperios declararon la guerra al mundo: Persia, Roma, Arabia, China, España, Inglaterra. Macedonia, Francia y Alemania fracasaron. Francia pudo con algo del África y con escasas posesiones en América, que aún le duran.

Los que pudieron lo lograron a lo largo de siglos, pero Alejandro murió antes de consolidar su fulgurante imperio. A Francia y Alemania los atascó el general Invierno en Rusia. Calcularon mal porque calcularon con soberbia.

Los Estados Unidos también. El imperio les funcionó luego de 1945 en la América Latina y en Europa. Solo les queda la Europa ocupada y parte del Sudeste Asiático. Su dominio sobre el Medio Oriente opera tan trágicamente como en Afganistán e Iraq. Su auxiliar Israel ha recibido dos palizas recientes y seguidas: en el Líbano y en Gaza y en esta última sin recibir un tiro. Es alarmante. Solo causa muerte y destrucción sin ganancia alguna y crea para sí un pésimo ambiente internacional.

¿Qué se trae Obama? O el complejo industrial-militar histérico que controla los hilos del verdadero poder. ¿Se propone invadir la América Latina desde el Río Grande hasta la Patagonia? ¿Conquistar a Rusia y a la China? ¿Seguir con los “golpes suaves”? ¿Restablecer la recluta? ¿Todo al mismo tiempo y en medio de esta debacle económica desmoralizante?

Esto demuestra que la ética sí paga, pues solo queda subordinar política a cordura y decencia para ganar todos, empezando por sus precarios guiñoles de aquí.

roberto@analitica.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3155 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a74576.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO