G20. 10 Años de nada

Los marcos de actuación, la voluntad política, las intervenciones y los recursos, en un único impulso dirigido a alcanzar a tiempo y por completo la crisis que no solo es financiera, es una crisis de época por el conjunto de elementos que reúne en torno así: crisis climática, alimentaría, energética, económica. En suma es una crisis global social y política.

Son el resultado de un laborioso proceso de cálculos y cavilaciones por parte del G7, cuyos gobiernos expertos en libres mercados, economía, desarrollo científico civil y militar, invitaron desde 1999 a 13 naciones mas, a llevar a la quiebra a las finanzas mundiales, y actualmente representan el mayor problema con el que cuenta la humanidad para salir de la crisis por caminos mas sostenibles y equitativos. Las realidades económicas de estos 12 países, fuera del G8, incluida Rusia, han sido enturbiadas en estos 10 años por la palabrería capitalista. Política monetaria equivocada, la manipulación de resultados de “ opciones sobre acciones, aumento la corrupción del sistema, el apalancamiento de la banca, el mayor uso de recursos financieros de China y de las trasnacionales petroleras desde el Medio Oriente, el cenit petrolero, y otros condujeron al fracaso al G7, y frenan el crecimiento de Asia y Sudamérica.

China, India, Sudáfrica, Indonesia, Corea del Sur, Australia, Turquía, Arabia Saudita, México, Brasil, Argentina y Australia, sus estructuras políticas y económicas presionadas para el programa expansioncita de tierras nuevas de la globalización. Nueva autodeterminación que significa, “lucha por la sobre vivencia”. El G7 requiere una recuperación, pero solo, de los organismos crediticios, testimonio de la conducta capitalista para salvar la interdependencia de los mercados privados. Se trata de objetivos inalcanzables y que se hallan dentro de un ámbito de lo imposible para algunas naciones de Asia y América Latina por su desarrollo social que obligadamente deben solucionar. Los más de 4 billones de dólares gastados desde los inicios de la crisis, para salvar la institucionalidad del capitalismo, la privacidad del sistema y la economía de guerra, revitalizaran la globalización, la pregunta es ¿Cuándo? El proyecto de recuperación económica aprobado por el congreso norteamericano, es un fiel testimonio de la conducta de Obama para evitar la formación de un internacionalismo proletario.


Este párese ser el punto. El tiempo trabaja contra las aspiraciones revolucionarias de consolidación socio- político afectándola por la crisis económica. Capital ficticio del capitalismo cansado y viejo que usa políticas deliberadas de consumo para afectar las tazas de desarrollo, endeudando al mundo. Bancarrotas reales, por el involucramiento des acelerador comercial e industrial en cada país. Ofensiva capitalista para Asia y Sudamérica usando las naciones del G20, dos regiones de crecimiento sostenido en los últimos 10 años. Estados Unidos y Europa, para salvar su crisis política necesitan de la colaboración de China, India, Brasil y Argentina especialmente, eso significa, frenar la atmósfera de recuperación social, económica y política en esos continentes. Más aun, cuando China en los actuales momentos es dueña, por a si decirlo, del aire que se respira, China es parte importante en la recuperación financiera mundial. Todas las naciones acuden a ella.

Alianzas, chino-rusas, con India, Indonesia, Venezuela, Irán, o la creación del bloque del ALBA con una nueva moneda el sucre, en Sur América. El capitalismo no puede quedarse por fuera ante estos proyectos, por eso su ofensiva. La invitación a Lula a la casa blanca, la llamada a Cristina Kirchner, el viaje del vicepresidente John Biden a Santiago de Chile el 27 y 28 de marzo, para la reunión de “lideres progresistas” a celebrarse en Viña del Mar, donde también asistirán el primer ministro Gordon Brown, José Luis Zapatero, Tabaré Vázquez, Luis Ignacio Lula y Cristina Kirchner, a la reunión están invitados el BM, la OMC, Y 200 “expertos” en crisis. Sin lugar a dudas es también una ofensiva divisionista ante la arremetida de las revoluciones pacificas en este continente. ¿Tabaré Vázquez? Bueno…

El resultado final del G7, ha demostrado sistemas frágiles, a pesar de estar reunidos en el grupo de naciones mas industrializadas, operan de manera fragmentada y se ven afectados por sus propios intereses cuando de energía y proyectos bélicos se trata para sostener la industria de las armas, cuya financiación, equipamiento e industrialización, los lleva a una incapacidad para generar soluciones a sus propias crisis. Alianzas que no han servido para resolver históricos problemas de pobreza e insalubridad, causados por el sistema capitalista Crisis que evidencia que los acuerdos bilaterales están mas vigentes que nunca con naciones fuera de la órbita neoliberal.

Naciones del G20, Indonesia, India, China, Brasil, Argentina, México, con serios problemas internos, no solo por el desempleo que aqueja mas que nunca a los Estados Unidos, sino por la pobreza y la desigualdad, situación concreta y claramente definida, que debería ayudar a comprender el problema del capitalismo, constituye a menudo la mitad de la solución. En la cumbre del G8 en Gleneagles, Escocia en el 2005, los países industrializados se comprometieron a duplicar la ayuda a África para el 2010. A las puertas de ese año, los avances en ese sentido han sido escasos. Al contrario, continentes como Asia, América del Sur, están en constante disputa por el mismo G8, para satisfacer sus intereses. Y así, reunión tras reunión de los ocho países más ricos del mundo, para nada. A partir del 2008, el protagonismo paso al G20, las dos reuniones efectuadas en el 2008 y la que viene, denota la nueva importancia dada a las naciones con economías importantes para involucrarlas totalmente en la globalización. Situación de enorme importancia para la nueva geoestratégia que el capitalismo quiere construir, siempre dependientes del G8.



rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3915 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: