Los puentes...

En la política como en la guerra, tomando esta última como consecuencia de la primera, parece ser un axioma que "la guerra se gana en la mesa de negociaciones" y tomando como ejemplo lo planteado hace miles de años por Sun Tzu "todo arte de la guerra se basa en el engaño" y "el supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar", adecuándolo a la batalla política que libra el pueblo hoy en Venezuela, podemos llegar a la conclusión que este pueblo bolivariano requiere de conocer en lo básico algunas de las máximas expuestas por el general Chino, y con ello entenderemos buena parte de los escenarios que nos plantea el momento político actual, ahora bien, si alguien le presta denodada atención a estos tratados, sin ninguna duda es la clase dominante, para los ideólogos de la burguesía, Sun Tzu y su obra El arte de la guerra, es casi su libro de cabecera y razones tienen para que sea así ¿Quién puede negar que la estrategia mediática de la derecha venezolana se basó en la mentira y el engaño? Sun Tzu no es un hombre de Izquierda, simplemente estableció una doctrina en una actividad que según él mismo representa "la continuación de la política por otros medios", si asumimos en una dimensión objetiva la guerra mediática, no nos alejamos mucho de "la guerra de cuarta generación" en donde los medios cumplen su papel determinante.



También es verdad que a la clase dominante se le hace fácil mentir, obviamente que todas sus acciones forman parte de un conjunto de medidas para lograr un fin, seguir engañando al pueblo, es nuestro deber desmantelar esos intentos y contrarrestarlos con estrategias adecuadas que permita la consolidación del triunfo del socialismo. Las elecciones del pasado domingo 15 de Febrero pusieron a prueba un conjunto de cosas, en principio, lo hemos comentado con anterioridad, la victoria del pueblo el pasado domingo significó quizás, desde el punto de vista cualitativo, la victoria más importante de las fuerzas revolucionarias en este proceso bolivariano. La burguesía intenta por todos los medios "sacarse el golpe", asimilar el impacto y desesperados, como aquel boxeador que contra las cuerdas intentan aferrarse a una "victoria" inexistente; la fractura dentro de los partidos de la derecha aflora y se fijan distintas posiciones sobre el acto electoral, mensajes incoherentes son expuestos y las fuerzas de la derecha se dispersan. La victoria del pueblo, la victoria de Chávez, la victoria del socialismo los dejó grogui...hay suficientes razones para sentirnos victoriosos, pero no podemos descuidar lo esencial, lo estratégico.

Cuando referimos lo escrito por Sun Tzu hace un montón de años, queremos expresar, o tal vez fotografiar lo adecuado del momento político para avanzar sin compasión en la estrategia de derrotar al capitalismo, para ello se requiere de "la estrategia perfecta".

Debemos tener claro y conocer la verdadera intención expresada por los voceros de la burguesía a través de su lenguaje sibilino. Cuando ellos hablan de "permanente confrontación", "polarización", entre otros epítetos, sin querer en el fondo acusan el golpe del desarrollo de la lucha de clases que se desencadena en el país, compartimos absolutamente el análisis realizado por Mario Silva en su programa de La Hojilla del miércoles 18 de los corrientes, es la lucha de clases que se agudiza inexorablemente y quien no entienda o pretenda "nadar contra la corriente" será aplastado por la realidad, el avance de la fuerzas sociales y el incremento del nivel revolucionario de todo un pueblo. Es la lucha de clases manifiesta de una manera cada vez más protuberante lo que se está expresando en el país; en ese orden de ideas, el comando de la revolución debe tener una interpretación absolutamente acertada para que "la estrategia sea perfecta", tal como nos la presenta el comandante.

El tablero del ajedrez se coloca favorable al pueblo y recuerden, en más de 500 años han sido pocas las oportunidades del pueblo de estar en condiciones adecuadas y favorables para una batalla de estas características, por esa sencilla y gran razón es que no podemos fallar, no podemos darnos el lujo de fallar.

El tema de los "puentes" siempre está latente en política, no es algo ajeno a ella, no obstante, a medida que la confrontación de clases va in crescendo, la desesperación de la burguesía aumenta, lo errores se hacen más comunes y la desmoralización cunde por los cuatro costados ante las derrotas propinadas por el pueblo, la prepotencia de esta clase la hace torpe, la inmoviliza a pesar de todos sus recursos y todo su poder, el pueblo termina triunfando y esta vez no puede ser distinto. La intención desesperada de Sumate ayer, de incrementar "las dudas" sobre el proceso eleccionario, no es sino una muestra más de la desesperación que inunda a la oposición política venezolana a quien se le desgasta el discurso y se le agota la maniobrabilidad.

Ahora, nos queda a nosotros aprovechar al máximo el triunfo y darle el justo valor estratégico a tan contundente victoria...por supuesto que esto no ocurrirá de forma automática, incluso, se corre el riesgo de retroceder sino utilizamos lo que en el fútbol llaman "olfato de gol", es decir, podemos "marearnos" en bellos regatees y al final terminar perdiendo en penaltis; sabemos que las victorias en política no son completas si no se ocupa la posición estratégica preconcebida con anterioridad y esta no es otra que ganar la enmienda para comenzar una nueva etapa en la profundización del socialismo. La permanencia de Chávez al frente del barco le garantiza al pueblo la revolución, pero también la aprobación por una mayoría contundente de una propuesta eminentemente dirigida al avance del modelo socialista implica, sin duda, la profundización de la marcha hacia el socialismo, además que hoy por hoy se convierte en una necesidad.

Volviendo al arte de la guerra de Sun Tzu, los escenarios puestos al desnudo luego del triunfo del SI, más allá de lo cuantitativo, la generación de matrices en tal o cual dirección por parte de la derecha, persigue en el fondo desvirtuar la victoria y convertir una derrota electoral en una hipotética victoria política para la oposición. Eso no lo podemos permitir de ninguna manera, es allí en donde están planteadas las cosas; la victoria de este domingo hay que cobrarla por la calle del medio y no puede ser de otra forma sino profundizando el socialismo.

La inseguridad, la corrupción, la ineficacia y el despilfarro son males del capitalismo; yo agregaría la injusticia, la impunidad, en fin, "es una culebra que se muerde la cola" y que no se logra abatir por un "puente" entre El Aisami y Radonski o cualquier otro gobernador de la oposición, no obstante, la realidad es que estos señores detentan cargos de elección popular, que estamos inmersos en los leguleyismos propios de estas etapas de los procesos revolucionarios, pero de allí a pensar que estos funcionarios opositores aporten en función de corregir estas fallas, la credulidad, por más amplia que fuere, pareciera esfumarse. Esto nos indica que la batalla es más dura aún, con la presencia de estos personajes, ahora en estado de desesperación, sin duda no nos debe extrañar la actitud "conciliadora" de la derecha con el objeto de bajar los decibeles de la estruendosa victoria histórica del pueblo, pero esos actos desesperados solo indican que están heridos de muerte y con toda y su prepotencia se preparan a "tender puentes" para intentar postergar la concreción de un triunfo popular colosal.

Lo que no podemos dudar es que la oligarquía no es boba, de alguna manera tratará de "sacarse el golpe" del pasado domingo; los niveles de conciencia adquiridos por el pueblo son palpables, esto, aunado al incremento del deterioro de las organizaciones de la derecha lleva a la burguesía seguramente a plantearse nuevas estrategias para ganar tiempo necesario hasta encontrar escenarios más favorables que les permita seguir postergando el avance de la revolución en su intención de producir el salto definitivo hacia el socialismo.

A pesar de las innumerables dificultades, el pueblo tiene a su favor el liderazgo de Chávez, el incremento de su conciencia política revolucionaria y el consiguiente aumento de la capacidad organizativa que viene dada con la conciencia revolucionaria; dijimos antes del referéndum que a Chávez se le atacaba con tanta virulencia por lo que representaba ideológicamente y lo ratificamos, no estamos descubriendo el agua tibia. Su planteamiento anticapitalista, antisistema capitalista y su defensa de las ideas libertarias socialistas se convierten en las peores armas contra el sistema, eso lo sabe la burguesía, a pesar que envía a sus payasos a "despistar", con planteamientos absurdos, sin sentido y cargados de una ignorancia gigantesca pero que sin embargo en el fondo buscan generar matrices de opinión y confundir a ese sector timorato que no se atreve al cambio, pero al pueblo no lo engañarán.

La clase media es para la burguesía la barrera perfecta para intentar "suavizar" la revolución, sus contradicciones son hábilmente utilizadas por la derecha para sembrar la confusión y producir la división en las fuerzas revolucionarias, lo han hecho toda la vida, para ello recurren a la mezquindad, a los complejos y la poca autoestima de este sector; aprovechan la poca conciencia revolucionaria de ese segmento de la población y con trivialidades conforman una verdadera "brigada de choque" contra el avance del socialismo. La burguesía hábilmente utiliza a los sectores medios estimulando el temor e intentando estigmatizar a lo que ellos llaman y la clase media repite, "la chusma", a los "pata en el suelo" (así catalogan ellos al pueblo, siempre lo presentaron como un pueblo flojo, descuidado, oportunista cuando la realidad es absolutamente distinta). Esa mentalidad exacerba los complejos sembrados en las mentes de estas personas durante años a través de sus mecanismos comunicacionales y su sistema educativo adecuado con el único objetivo de dominar al pueblo.

Lo grave de todo esto en la actualidad es que precisamente esa mentalidad aún pulula con fuerza en la médula del viejo estado burgués, en su estructura, ello hace la batalla más complicada y el reto del pueblo y su vanguardia aún mayor. No pretendemos con estas afirmaciones soslayar el aporte que mucha gente proveniente de estos sectores hoy demuestran con sus acciones una indudable actitud revolucionaria, no obstante, si no arreciamos la batalla de ideas socialistas, "el peligro en la demora", para citar a Eloy Alfaro, pudiera ser una de nuestras principales fallas y por ende hay que estar atentos. El papel del partido estos días, el partido como la herramienta del pueblo para hacer la revolución debiera ser el incremento del trabajo ideológico y organizativo; esto supone asimismo una participación más determinante en la orientación del gobierno a todos los niveles, nacional, regional y local. El partido debe tener una línea estratégica clara, adecuada a cada circunstancia, a cada región, pero sin perder el lineamiento básico y central del objetivo nacional.

Tengan la plena seguridad que la derecha intentará lanzar puentes, desesperadamente se aferrará a la posibilidad de parar todo esto o neutralizar el avance del pueblo hacia su liberación...extraordinariamente se habla de "victoria del pueblo", no cabe duda, es una victoria del pueblo, por demás contundente y esto a la burguesía y sus cipayos les produce urticaria.

Por otra parte Venezuela esta rompiendo paradigmas, por primera vez nos planteamos una opción real de "tomar el cielo por asalto" por la vía en donde la burguesía siempre nos derrotó; la vía electoral y pacífica, los pueblos fueron obligados por los burgueses a recurrir a las armas, a cruentas guerras, a centenares de miles de sacrificios para poder lograr espacios y liberarlos; la revolución bolivariana marca el camino en "el incendio a la pradera", ahora con otros métodos, los métodos de los burgueses, quién puede tener duda de lo original de este momento político de los pueblos, incluso con los métodos del propio estado burgués creado por ellos, sin duda, estamos escribiendo una nueva página en la historia de las luchas de los pueblos del mundo. Los pueblos del mundo están atentos de Venezuela, las burguesías del mundo también...la burguesía se aferran a intereses bastardos, intereses económicos, los pueblos nos aferramos a principios de humanidad, a valores éticos, a valores socialistas.

Seríamos unos ilusos si pretendemos ser "dueños de la verdad" y afirmar tajantemente que "derribar los puentes" es adecuado; ya el líder afirmó que es un "tiendepuentes", ahora, esto lo afirmó reiterando los principios socialistas, la defensa del pueblo, los humildes y desamparados, nada más que esta definición coloca a la burguesía "entre la espada y la pared", la define, más sin embargo, pareciera ser que ellos no se inmutan, eso lo deducimos de la posición fijada por el presidente de a Asociación Bancaria, la misma que conspiró contra Chávez, firmó el golpe de estado y ahora, con vocero renovado, intenta lanzar puentes en declaraciones "muy positivas" sobre la decisión de intervenir el Stanford Bank, oh...¡sorpresa!, ¿No les parece extraño?

Siguiendo entonces esa premisa de "la guerra se gana en la mesa de negociaciones", el presidente llama a respetar la constitución, eso es como sacar agua bendita en casa del innombrable, en fin, así están las cosas. Llegó la hora de interpretar los temas planteados con mucha creatividad, la sorpresa, otro de los puntales fundamentales que nos señala Sun Tzu, disloca al enemigo y es un arma poderosa para lograr avanzar, no la olvidemos, hagamos de la sorpresa un arma poderosa en manos del pueblo.

Afortunadamente existen estos medios de la web, creados por el capitalismo para convertir al mundo en una aldea, ahora se les revierte, estos medios en manos del pueblo se convierten en fusiles contra la ignorancia y la opresión...gracias a estos medios nos podemos expresar, podemos intercambiar y seguramente en algo estaremos contribuyendo a este debate colectivo en donde todos tenemos la palabra.

Llegó la hora de analizar "los puentes", sin olvidar que la derecha al sentirse derrotada busca por todos los medios mutarse para sobrevivir como sistema, ellos saben que poseen un veneno que mata, que acaba con la humanidad entera pero su prepotencia es tan grande que prefieren autodestruirse antes que abrir espacios a un mundo de justicia social, es decir, la derecha no cede espacios, hay que ganárselos, el pueblo los ha ganado, con esfuerzo, con lucha, con disciplina, con conciencia, pero tampoco podemos olvidar "la guerra se gana en la mesa de negociaciones", aunque parezca paradójico, pero en efecto, estamos aflorando las contradicciones y "a buenos entendedores pocas palabras". Ojala esto sirva para tratar de entender lo que es difícil entender pero que es necesario entenderlo, pero siempre debe estar presente que los principios no se negocian y por muy bonitos que sean los puentes, el capitalismo, los burgueses, por su propia naturaleza prefiere autodestruirse que ceder los espacios



PATRIA SOCIALISMO O MUERTE…ESTAMOS VENCIENDO


latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1782 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor