Un grito desesperado

El 26-05-2008, publique por esta página, razón por la cual les estoy totalmente agradecido, una petición dirigida al Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, donde exponía mi cuadro de salud. A pesar de que me contactaron, hasta hoy no he recibido respuesta.

La solicitud sigue siendo la misma: que cualquiera de las instituciones del Estado me faciliten los medios necesarios para trasladarme a BARCELONA-ESPAÑA, para ser intervenido quirúrgicamente en la clínica BARNACLINIC mediante una técnica denominada ESTIMULACION CEREBRAL PROFUNDA, pues en el año 2006 me diagnosticaron MAL DE PARKINSON JUVENIL. Si bien es cierto, esta operación no cura la enfermedad que padezco, permite paliar los síntomas y retardar el proceso degenerativo. Por sugerencia de algunos camaradas y amigos anexe mi currículum político en el primer remitido que hice público, señalando entre otras cosas las detenciones y torturas a que fui sometido por mi participación el 4F y 27N en Valencia. El hacer alusión a estos hechos no es gratuito, por cuanto una de las tesis que sostiene el médico que lleva mi caso, es que el suministro de electricidad en largas sesiones de tortura pudieran haber precipitado la enfermedad.

Inmediatamente después de haber publicado el primer remitido al cual hice referencia, se comunicaron conmigo desde el Vice-Ministerio de Articulación Social que preside el Gral. Rojas Castillo, quienes de manera diligente y después de haber recibido la documentación y soportes médicos de mí caso, me remitieron a la Fundación Pueblo Soberano que dirige la Lic. Sonia Rodríguez, la cual contrariamente al interés mostrado por el Viceministerio de Articulación  Social y a pesar de haber consignaco ante su despacho toda la documentación requerida, no ha tenido la voluntad para solventar mi situación. Cabe preguntarse, cuántos compatriotas con enfermedades que ameritaban tratamientos inmediatos habrán muerto en el intento, esperando que esta Fundación activara los recursos de los que dispone para cubrir esos casos de enfermedad.

Sin ánimo de descalificar, y porque tengo conocimiento de casos que han sido resueltos de manera expedita, para feliz término, no dejo de preguntarme si el ciudadano de a pie, los que no conocen a diputados, concejales, ministros etc. que lógicamente no están exentos de enfermarse, tendrán el mismo tratamiento diligente por parte de los funcionarios que están al frente de esas instituciones.

En lo que respecta, a la ruta que he transitado, en busca de una solución a mi problema de salud, parece que esta tiende a agotarse: 1.) A mediados del año 2006 solicite ayuda a la fundación Oro Negro de PDVSA, presidida por el Lic. Carlos Díaz; 2.) Ese mismo año hice igual solicitud a la misma fundación, esta vez bajo la dirección del Ing. Orlando Ortegano; 3.)Luego el Diputado Israel Sotillo, consigno ante la gerencia corporativa de salud de PDVSA, una solicitud de ayuda para el caso que me atiende; 4.) En el mes de Mayo, hice llegar a la Dr. Nancy Pérez Vice Ministra del Poder Popular para la Salud, una carta donde solicito su colaboración; 5.) En el despacho del canciller Nicolás Maduro aun descansa una solicitud de ayuda. En ninguno de los casos expuestos he tenido respuesta alguna. Supongo que esta conducta responde a la racionalidad burocrática que impone la lógica dentro de la administración pública donde quien no viene recomendado o no es conocido no se le da un trato diligente. Y este, lamentablemente, parece ser mi caso.

No quiero concluir, sin antes aclararle a los funcionarios que abordé, no sólo por mi caso, sino también por los centenares de solicitudes que me imagino habrán pasado por sus manos sin haberlas resuelto: mi actitud inquebrantable y mi fe revolucionaria nunca se verá disminuida ante aquellos que se dicen ser socialistas y no lo practican, porque aun limitado en mis movimientos mas no en mi condición de revolucionario y con la misma valentía con que los comunistas vamos al combate, suscribo la frase de Julius Fucik en su reportaje al pie del patíbulo: “Yo he pensado siempre lo triste que resulta ser el ultimo soldado herido en el corazón por la ultima bala y en el ultimo segundo. Pero alguien tiene que ser este último. Si supiera que puedo ser yo, querría serlo aun ahora…”

NOTA: 1.-La solicitud que he hecho, para cubrir los gastos de operación equivale a una parte del monto total, ya que como trabajador de CADAFE, ahora como pensionado, poseo una póliza de seguros colectivo, con una cobertura de 115.000,00 bs.f (38.206,00 Euros). Según presupuesto orientativo emitido por la clínica BARNACLINIC, los conceptos a facturar ascienden a 40.437,00 Euros y se estima que los gastos por concepto de estadía para mi y un acompañante está por el orden de los 13.000,00 Euros, discriminados de la siguiente manera: pasajes en avión ida y vuelta para dos personas, traslado aeropuerto-hospital-aeropuerto, estadía en hotel durante cinco semanas en situación de post-operatorio para ajustes de medicación y parámetros de estimulación. Lo cual totaliza un monto de 53.437,00 Euros en tal sentido el monto que solicito para cubrir los gastos de operación y estadía equivale a 15.231,00 Euros (45.845,31 bs.f) que es la diferencia entre el monto total y la cobertura de la póliza de CADAFE que poseo.

 

Freddy. G. Pérez. P. 

CI: 6.352.775

Telefono: 0412-6691055 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3887 veces.



Freddy. G. Pérez. P.


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a66301.htmlCd0NV CAC = Y co = US