Colombia al revés

El gran escritor uruguayo Eduardo Galeano nos ha hablado, con esa extraordinaria capacidad de imaginar la verdad frente a las simulaciones y para poner al desnudo las mentiras del orden dominante, del “mundo al revés”, del mundo “patas arriba”.

Ahora, con su permiso para el uso del término, quiero decir algo sobre la inversión de la realidad colombiana por la dictadura mediática mundial y sobre el impacto de ese fenómeno no solo sobre el amplio espectro de las derechas, las centroderechas y el centro continental y mundial, sino también sobre las centroizquierdas y las izquierdas.

Quiero decirle algo, no todo, sobre “Colombia al revés”.

Quienes estén libres de errores…

No existe movimiento y/o dirigente revolucionario(a) en la historia de la humanidad que no haya cometido desaciertos, e incluso errores mas o menos graves, en su hablar y accionar. Errores a veces con desvíos derechizantes y legaloides, y a veces con desvíos izquierdizantes y militaroides Y no pocas veces los primeros han ocasionados más víctimas que los segundos.

Este, sin dudas, es el caso de las FARC: el caso de revolucionarios y revolucionarias, de luchadores comunistas colombianos, de personas con ideales, capaces de enormes sacrificios por su pueblo, por propósitos sumamente justos.

Gente rebelde contra la opresión, la explotación, la discriminación, la violencia de los poderosos.

Militantes del combate por el socialismo, que se han visto obligados a recurrir a las armas compelidos(as) por las masacres militares, económicas, sociales, ejercidas por los gobernantes de su país, los interventores extranjeros y la voraz oligarquía colombiana.

Porque FARC-EP -error más, error menos, faltas leves o faltas graves- ha sido y es un movimiento revolucionarios insurgente, un agrupamiento de guerrilleros(as), una organización político-militar, un ejército popular, un partido comunista en armas…

No ha habido -ni hay- diferencias abismales, no han sido proyectos insurgentes antagónicos, las FARC y el Frente de Liberación Nacional de Vietnam (FLN), las FARC y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional (FMLN), el MRTA, la URNG de Guatemala, el ELN de Colombia, los Tupamaros de Uruguay, el Frente Manuel Rodríguez de Chile, las organizaciones guerrilleras de Venezuela,… el ejército guerrillero urbanos de Marighuela en Brasil… y paro de nombrar.

En cada caso la lucha armada ha podido ser más larga que otra, más dura que otra, con más o menos niveles tecnológico, contra adversarios más o menos duros, más o menos crueles, contra ejércitos más o menos poderosos…

En cada caso podemos encontrar similitudes y diferencias en los métodos de acumulación política y militar, de financiamiento, de dotación de armas, de resistencia, de acción, de ofensiva, de los teatros de operaciones, de la relación entre lo urbano y lo rural.

No pocos casos de acciones de recuperación económica, de captura de rehenes civiles y militares con diferentes fines (propuestas de canje de prisioneros, reclamos políticos y demandas reivindicativas, reclamos económicos…), de ajusticiamiento de esbirros, fueron llevados a cabo por esas y otras fuerzas político-militares, o por algunas de sus partes. Entre los capturados, en la modalidad que unos llaman secuestros, otros capturas de rehenes y otros retenciones, los hubo oligarcas, jefes militares o policiales, agentes de la CIA, capos paramilitares, matones, altos funcionarios, congresistas, jueces, políticos corruptos y personas vinculadas a presidentes criminales.

Entonces esos hechos no fueron condenados por líderes revolucionarios y progresistas.

Las guerras, incluidas las guerras revolucionarias frente a enemigos implacables y poderosos, tienen sus expresiones extremas y ciertas dosis de crueldad, a veces imprescindibles, otras no; a veces justificadas, otras aberrantes.

Hay enemigos frente a los que solo vale ser implacable; y eso, a su vez, en los ciertos períodos más duro de la lucha armada, genera tendencias negativas, que deben ser corregidas partiendo del criterio, para mi irrenunciable, de que las revoluciones sociales, incluso en las fases en que se ven forzadas a emplear la violencia armada, deben ser esencialmente actos de amor por la humanidad.

Por eso mi admiración inconmensurable por Lenin, por el Che, por Engels, por Fidel, por Ho Chi Mingh…..quienes entre los muchos y muchas valiosos(as) revolucionarios(as) marxistas que se vieron precisados a recurrir a la insurgencia armada, se destacan porque supieron impregnar sus pensamientos y acciones de una altísima dosis de ética revolucionaria, humanismo y sensibilidad social.

Un mal uso del Che.

Cierto que el Che sobresale entre los mejores como figura emblemática dentro de ese tipo de visión y de conducta, pero no hay razón para pensar, que por su estirpe superior en ese plano, en caso de poder expresarse en el presente, podría- como ahora dicen algunos- sentirse avergonzado de Manuel Marulanda (un ser admirable y sacrificado), de las FARC, del ELN, del sacerdote comandante Camilo Torres, del Padre Pérez.

Esto solo puede asumirse a partir de dar por cierta la satanización instrumentada por los ideólogos y voceros de la contrainsurgencia de los Estados terroristas de EEUU y de Colombia, puesta en práctica a través de su infernal, mentirosa y apabullante maquinaria de comunicación.

Las FARC han sido la mayor victima de ese poder tergiversador, estigmatizador, calumniador.

Y es sumamente injusto recurrir al Che para atribuirle vergüenza frente a un combate, que aunque no libre de errores, es una de las experiencias más heroicas de la historia moderna por la liberación de un pueblo en nuestra América, un derroche de valor y sacrificios en condiciones de enormes desigualdades y de singular crueldad de la contrainsurgencia colombo-estadounidense y narco-paramilitar, y en las desgraciadas circunstancias creadas con posterioridad al colapso de la URSS y del llamado socialismo real, por la uni-polaridad militar a favor de EU y por el desarrollo portentoso de los recursos tecno-científicos desde el imperio dedicados a la guerra.

Usar el Che de esa manera no es solo un recurso inapropiado, sino también una manipulación indebida e innecesaria en el caso de dirigentes, que con razón y o sin ella, sostengan diferencias respecto de cualquier método de lucha empleado por las FARC; que, por demás, es totalmente legítimo.

La matriz del terror ni es fariana ni es elena.

Es totalmente falso que la naturaleza represiva y criminal del Estado colombiano, potenciada por su actual gobierno narco-paramilitar y por el rol sobre-dimensionado del Pentágono y del poder militar imperialista estadounidense en Colombia, se deba a la existencia y al accionar de las FARC, al ELN o cualquier otra organización insurgente.

Eso se llama invertir los papeles y desconocer que los embriones de esa forma de lucha surgen en Colombia después del asesinato de Gaitán, de la matanza de 300 mil colombianos(as) por los conservadores y del inicio de la “guerra sucia”, que no solo perdura sino que asume dimensiones espeluznantes bajo la administración de Uribe y en la era de Bush.

Un Estado narco-paramilitar-terrorista y un gobierno de su calaña

El terrorismo de Estado, que se conformó en Colombia antes del nacimiento de las FARC, ha sido implacable durante 60 años, pasándole por encima a todos los esfuerzos de paz y a todos los gestos de la insurgencia armada en esa dirección.

El balance en los últimos años ha sido dramático. Así lo recoge Azalea Robles del Colectivo Latimos Unidos en su articulo “El Saqueo y el Terrorismo de Estado”:

* 4 millones de desplazados por el accionar criminal de un para-militarismo creado por el Estado.
* 6 millones de hectáreas robadas a los muertos y víctimas desplazadas, legalizadas a favor de los paramilitares por la “ley de justifica y paz” de Uribe.
* 3.500 fosas comunes con miles de cadáveres de colombiano masacrados por el para-militarismo y el ejército.
* 11.282 colombianos(as) asesinados fuera de combate por el ejercito y los paramilitares.
* Mas de 2554 sindicalistas asesinados(as).
* 1,700 indígenas masacrados.
* Centenares de montajes judiciales contra militantes políticos opositores y luchadores sociales.
* Miles de presos(as) políticos(as) torturados(as) en las cárceles, decenas de muertes por asesinatos en cautiverio, “justificados” como “suicidios”; jaulas de castigo donde se practican modalidades monstruosas y crueles.
* Atentados contra pobladores barriales y masacres de campesinos falsamente atribuidos a las FARC.



Esto sin hablar del genocidio social provocado por las políticas económicas que han llevado al 48% de la población a padecer los sufrimientos de la pobreza y al 15% a la tragedia de la indigencia. A consecuencia de esto, el 45% de los niños y niñas son pobres y el 17% indigentes, mientras 20 mil mueren cada año por enfermedades curables.

El régimen de Uribe ha ido uno de los más crueles en los últimos años y hoy está a la cabeza del terrorismo de Estado en la región.

En tales circunstancias, centrar las críticas en los denominados secuestros de las FARC y en la “crueldad” de ciertos métodos empleados por esa organización político militar equivale poner a Colombia patas arriba. Solicitarle que entregue sus prisioneros de guerra y sus rehenes políticos a cambio de nada, declarar la inutilidad de su lucha armada, presentarla como la causa fundamental del terror de Estado y de la naturaleza represiva y criminal del uribismo, y sugerirle que ingrese a una paz inexistente, es analizar las cosas al revés..

Fidel y Chávez

Impactó muchísimo que el Comandante Chávez y el propio Fidel se expresaran como lo hicieron. Sus declaraciones no son similares, pero coincidieron en hacerle fuertes críticas a las FARC en tan difíciles circunstancias

Sobre lo dicho por Chávez, he expresado mi crítica franca y sincera, dentro del respeto y la admiración que le tengo, como también reafirmando mi irrenunciable solidaridad hacia el proceso que encabeza.

Fidel, a quien siempre he tenido en un lugar muy especial en mi pensamiento y en mi accionar político, a quien considero el gran precursor de la nueva independencia latino-caribeña y uno de los próceres del proceso emancipador iniciado en el siglo XX con la revolución bolchevique encabezada por Lenin, escribió dentro de sus “Reflexiones” un artículo donde expresó duras críticas a ciertos métodos de las FARC, y sugiriéndoles la liberación sin condiciones de las y los retenidos, así como disponerse a concertar la paz en el actual contexto político colombiano; aclarando muy oportunamente, a diferencias de otros críticos de las FARC, que “no le estaba sugiriendo a nadie deponer las armas”

Las declaraciones anteriores de Chávez y este artículo de Fidel, en tanto coincidieron en valoraciones muy críticas de las FARC, produjeron reacciones como las contenidas en estos párrafos de un trabajo escrito por un revolucionario cubano en el periódico digital “Kaosenlared”, cuyo contenido comparto en lo que se refiere al tema de los métodos de lucha empleados por esa organización político-militar:

“Fidel asumió el poder en Cuba, tras una guerra de guerrillas en la que como en todas las guerras, ocurrieron no pocos hechos dolorosos. Murió mucha gente y otras fueron fusiladas en juicios populares efectuados por la guerrilla. El Che da cuenta de ellos en su narración de la guerra revolucionaria. Yo no se si secuestraron civiles o no, de todas maneras ese es un hecho mas de una situación de guerra, pero si no hicieron tal cosa, otras hicieron, no menos dolorosas.

Fidel ha conocido el rostro del imperialismo y en esa situación de acoso ha tenido que tomar decisiones muy difíciles. Los yanquees no han cesado en el hostigamiento a la revolución cubana y el enemigo no ha dado descanso. A veces desde la responsabilidad de gobierno, en un país como Cuba, habrá tomado decisiones, que en condiciones de paz, no habría tomado. En definitiva, es lo que plantea la dialéctica en una de sus leyes, la de la unión y lucha de contrarios. Si no llegas a un acuerdo con tu enemigo y si la situación es de enroqué técnico…decide la fuerza. Fidel conoce mucho mejor que yo la dialéctica, una de las madres del marxismo.

Que Fidel, critique a las FARC por una determinada acción de guerra, realmente no beneficia ni a Cuba, ni al socialismo ni al futuro de América Latina. Si mañana en narco-presidente decide una ofensiva militar y masacra cientos de guerrilleros, tortura campesinos con el pretexto de que ayudan a la guerrilla……podrá decir, que incluso Fidel y Hugo criticaban a las FARC por su crueldad. Y eso lo podrá decir el más cruel de los presidentes de toda América. ¡No pongamos a las FARC a los pies de los caballos!

El compañero Fidel, que antes decía, que en su trayectoria revolucionaria ha tomado decisiones muy duras, siempre ha contado con el apoyo y la comprensión de los revolucionarios y comunistas del mundo entero. Por eso mismo debería ser mas comprensivo con la situación que atraviesa Colombia, en manos de un sátrapa y mejor debería saber entender que quien escribe esto, que si la guerrilla colombiana hace tal o cual acción, no es por gusto ni por salvajismo. Son revolucionarios, comunistas, no son bandoleros!” (Baserrigorri (Para Kaos en la Red) [07.07.2008 17:20])

Con ese espíritu se produjeron no pocas expresiones críticas a lo dicho por Fidel y Chávez desde diferentes tribunas y voces revolucionarias.

Sin embargo, en el caso de Fidel es necesario destacar, que a continuación de las críticas criticadas, enfatizó de la siguiente manera lo relativo a no deponer las armas:

“Expresé con claridad nuestra posición en favor de la paz en Colombia, pero no estamos a favor de la intervención militar extranjera ni con la política de fuerza que Estados Unidos pretende imponer a toda costa y a cualquier precio a ese sufrido y laborioso pueblo.”

“Critiqué con energía y franqueza los métodos objetivamente crueles del secuestro y la retención de prisioneros en las condiciones de la selva. Pero no estoy sugiriendo a nadie que deponga las armas, si en los últimos 50 años los que lo hicieron no sobrevivieron a la paz. Si algo me atrevo a sugerir a los guerrilleros de las FARC es simplemente que declaren por cualquier vía a la Cruz Roja Internacional la disposición de poner en libertad a los secuestrados y prisioneros que aún estén en su poder, sin condición alguna. No pretendo que se me escuche; cumplo el deber de expresar lo que pienso. Cualquier otra conducta serviría sólo para premiar la deslealtad y la traición.” Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

“Nunca apoyaré la paz romana que el imperio pretende imponer en América Latina.” (Fidel Castro Ruz. Julio 5 de 2008, Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.8 y 12 p.m.)

Muy oportuna precisión, propia de un líder de la extraordinaria sensibilidad humana de Fidel y de alguien que sabe medir el ambiente que pueden generar sus palabras y la de otros líderes; acompañada de una firme denuncia de la intervención imperialista en las operaciones militares en Colombia y a los planes de agresión del Pentágono en la región.

Esta importante precisión de Fidel contribuye a profundizar la reflexión sobre la verdadera naturaleza terrorista del Estado colombiano y sus tutores imperialistas, y sobre el carácter criminal y entreguista del régimen de Uribe, respecto a cuyas crueldades y mentiras callan incluso hasta sectores de la izquierda ablandada o semi-ablandada, cargando siempre el dado contra las FARC.

Creo, sin embargo, que es muy discutible lo dicho por Fidel respecto a los(as) prisioneros(as) en manos de las FARC y sobre el tema de los llamado secuestros y lo que concierne al canje y/o entrega de retenidos Y por eso que, además de compartir lo dicho en el artículo calzado por Baserrigori y publicado en Kaosenlared, me parece conveniente hacer algunas puntualizaciones adicionales:

* Los movimiento políticos militares que la revolución cubana han respaldado a lo largo de su historia también han retenido prisioneros civiles, también se han visto forzado a recurrir a métodos fuertes para obligar a ser atendidos en sus reclamos y propósitos: para forzar canjes humanitarios, para obligar a ceder a gobierno tan crueles; más cueles o menos crueles que el de Uribe.



* El tiempo de cada una de esas retenciones la han impuestos las circunstancias específicas en cada caso, todas generalmente diferentes.



* Las características de los rehenes es cuestión de oportunidad y posibilidad, y en eso pudieron cometerse errores como también lograrse aciertos.



* La selva no es de por sí más cruel que la ciudad. Los campamentos de las FARC tienen condiciones de vida mucho más humana que las cárceles de Uribe, de sus sicarios y des interventores yanquis. Lo demuestra el estado de salud en que esta Ingrid Betancourt y demás rehenes recién liberados, pese a las enfermedades previas de algunos(as), incluso de ella misma.



Ingrid: caso especial

El caso de Ingrid, por su condición de mujer, de ex-candidata a la presidencia de Colombia, de persona no comprometida con hechos crueles (más allá de sus complicidades con prácticas de corrupción en la Asamblea Legislativa y de su posición contrarrevolucionaria y anti-insurgencia) fue el más delicado, complejo y costoso de todos.

Ciertamente FARC trató de negociar su libertad desde muy temprano. Y varios de esos intentos fueron perversamente frustrados por Uribe. Eso también lo debieron decir Chávez y Fidel en esta oportunidad.

Ciertamente que además en la dirección de las FARC primó más el valor que tenía este caso para lograr la liberación de muchas de sus camaradas apresados, torturados, extraditados….que la ponderación del costo político de esa retención y las sensibilidades humanas que afectaba y agredía.

Quizás incluso subestimó la perversidad de Uribe, su reciedumbre como criminal de Estado: pensó que el peso de Francia -y de no pocos gobiernos del mundo- podía flexibilizar su actitud hasta hacer realidad el canje humanitario, la liberación de presos por ambas partes.

Quizás no tuvo en cuenta la capacidad de doblez de la propia Francia y del ultra-reaccionario Sarkozy.

En verdad se prolongó demasiado el caso y se le dio oportunidad a esta pérfida maniobra de “rescate” que ha sido usada para presentar al villano como el salvador.

FMLN y la hija de Duarte

En honor a la verdad histórica hay que recordar que FMLN capturó a la hija del presidente Napoleón Duarte, la retuvo en las montañas de El Salvador por el tiempo necesario, le dio un magnifico trato humano y logró finalmente un exitoso canje.

Ella no era ni militar ni política, simplemente la hija de Duarte, lo que puede parecer más cruel. Tampoco había sido políticamente hostil al FMLN.

Sin embargo, ni Fidel ni ninguna de las fuerzas revolucionarias criticó entonces al FMLN, que con esa dolorosa iniciativa logró salvar muchas vidas. La dureza de guerra salvadoreña, como ahora la colombiana, permite entender esas desgarrantes medidas y situaciones.

Solo que en verdad Uribe y su régimen son aun más crueles que aquel gobierno salvadoreño, amén de que el caso de Ingrid no lo tocaba personalmente. Demostró demás que le importaba su suerte, prefiriendo incluso poner en riesgo su vida varias veces, con tal de salir “victorioso”.

La madre y la hermana de Ingrid

Esa realidad llevó a la madre de Ingrid a expresarse de Uribe de la siguiente manera, tal y como lo relata el intelectual Osvaldo Calvo Ospina en su artículo titulado “Ingrid Betancourt: ¿Ingratitud e intereses de Estado?”.

- « En mi vida solo he podido odiar a una persona: al presidente Uribe Vélez »

- « Uribe solo ha querido humillarme, aprovechándose de mi dolor como madre. »

« Si mi hija aún no está libre es por culpa de Uribe. «

- « Me he opuesto a que los hijos de Ingrid vivan en Colombia por temor a que Uribe, su ejército o sus paramilitares les hagan daño. »

« Nunca he hablado mal de las FARC porque entiendo su lucha. »

“Estas son algunas de las tantas frases que me expresó la madre de Ingrid Betancourt, Yolanda Pulecio, en Caracas, en abril último. No puedo negar que después de los varios diálogos que sostuvimos llegué a admirarla. Como igual me sucedió en París con Astrid, su otra hija. Ambas, aunque burguesas, han tenido un análisis sobre la situación política colombiana más objetivo que los realizados por ciertos dirigentes que se dicen de izquierda”. (Rebelión el 9 –07del 2008):

Ingrid no vivió esta parte del drama. Además, evidentemente está programada para ser candidata presidencial pro-Francia dentro del orden y la institucionalidad establecida, sin mayores determinaciones de cambios dentro de la tradición burguesa colombiana.

Eso explica sus vergonzosos elogios a Uribe y al archi-criminal general Montoya, una vez puesta en libertad, así como sus inconsecuencia respecto a quienes mas contribuyeron a que pudiera salir con vida de esa encrucijada

Las FARC, el ELN, Chávez, Correa…en la mira de EEUU

La aclaración de Fidel de que no esta “sugiriéndole a nadie que deponga las armas” y sus agudas consideraciones sobre la naturaleza de la oligarquía colombiana y del imperialismo estadounidense, sobre su evidente presencia y conducción de la guerra en Colombia y sobre sus propósitos de intervenir en mayor escala en función de la “paz romana” que pretenden imponer…, ayuda muchísimo -respecto- a una reflexión y a un debate de mayor calado, tratándose sobre todo de quien lo dice.

Estoy absolutamente convencido de que EEUU, hasta prueba en contrario y cambio de su política esencial, tiene el propósito de apropiarse de la Amazonia y de sus riquezas. Para ello se propone destruir las FARC, el ELN y las fuerzas revolucionarias y democráticas de Colombia, revertir los avanzados procesos de cambio en Venezuela, Ecuador y Bolivia y volver a aislar a Cuba para intentar desestabilizarla.

Creo que los “tanques pensantes” de ese imperio agresor han llegado a la conclusión de que para ese gran propósito le conviene primero acabar con las FARC, el mayor y más experimentado ejército irregular en esa zona.

Ese es un objetivo A-I del imperio, y por eso su empeño en agredir esa organización insurgente con los medios de guerra más sofisticados, aunque en verdad los golpes recibidos por las FARC no son mortales y ni siquiera revisten gravedad para su existencia. Las FARC no han sido ni descabezadas ni tampoco sus principales contingentes militares han sido destruidas.

Los golpes recibidos afectan en buena medida, pero son perfectamente reversibles. Han servido sobre todo para darle un vuelo alto a la guerra mediática, como mecanismo de aislamiento político temporal. Pero las guerras no se ganan, ni se pierden, en los medios de comunicación.

Creo que las FARC tiene fuertes raíces. Nos lo dice su historia, indicando que nació cercada y rompió el cerco hasta llegar a ser un ejército guerrillero. Ha pasado por tiempos peores y ha sabido reponerse y avanzar.

Ahora necesita y merece solidaridad desde el campo revolucionario, popular y progresista. Necesita respaldo político y moral y no ataques desproporcionados, útiles para los enemigos comunes. Necesita que los verdaderos(as) demócratas y revolucionarios(as) enfilen su cañones contra el régimen criminal de Álvaro Uribe Vélez, contra el plan Colombia-Iniciativa Andina y contra el plan estadounidense-israelí de convertir a Colombia en una especie de sub-imperialismo agresor y de apoderarse de la Amazonía

A quienes enfrentar

Sí, a quienes hay que atacar despiadadamente es a esos binomios malvados oligarquía colombiana-imperialismo-USA, Uribe-Bush, McCain-Bush, CIA-Pentágono-DASMossad…

No estoy pretendiendo que los jefes de Estados revolucionarios o progresistas “sin ton ni son” rompan relaciones o violenten el trato diplomático obligado y formal con un gobierno con el que tienen vínculos diplomáticos, aunque vale también lo que ha hecho Correa en su caso.

Sí digo que los movimiento, partidos, organizaciones sociales, espacios de solidaridad medios comunicación progresistas….tenemos el deber en Venezuela, en Cuba, en Dominicana, en Brasil, en Argentina, en Ecuador, en Bolivia…de contribuir a derrotar ese engendro perturbador yanqui-colombiano que responde al nombre de uribismo y es realmente un narco-para-gobierno terrorista. Tenemos el deber de decir toda la verdad y desplegar solidaridad para con las fuerzas revolucionarias y democráticas de Colombia sin excepción, sin discriminación por sus formas de lucha.

No tiene justificación inhibirse en el reconocimiento y en el homenaje merecido a Maruranda y a los comandantes asesinados (Raúl Reyes, Iván Ríos…), ni en cuanto a la solidaridad que reciban los camaradas apresados. Simón Trinidad y Sonia merecen tanto respaldo como los cinco patriotas cubanos presos en las cárceles del imperio. Los(as) presos(as) en cárceles colombianas pertenecientes a las FARC, al ELN, al Partido Comunista, a los movimientos sociales contestatarios, por igual.

Pienso que líderes tan influyentes y escuchados como Chávez y Fidel- aunque ciertamente, como señalé, han reaccionado en tonos diferenciados- deben escuchar con atención en este tema a mucha gente que los queremos, respetamos y valoramos, y que hemos dado mucha prueba de ello. Creo que Evo y Daniel- con sus matices, y más que matices diferentes, frente al problema en cuestión- también deben ponderar lo delicado del caso.

Estoy convencido de que es preciso tratar el tema de las FARC-Gobierno-Estado de Colombia de otra manera, así como guardar más distancia y presionar inteligentemente a ese Estado podrido e intervenido por EEUU. Las felicitaciones, la profesión de amistad, la cooperación en grande, los elogios o el silencio frente a las atrocidades del régimen de Uribe hacen mucho daño

Es válido plantearle a Correa que haga extensiva su digna postura frente al régimen de Uribe a una revalorización de la situación en que se encuentran las FARC-EP y modere sus juicios frente una fuerza, que lejos de ser adversa, es un aliado importante frente a los planes de agresión imperialista en la zona y al rol perverso del paramilitarismo y sus “inversiones” empresariales, presentes ya en áreas sensibles de las sociedades ecuatoriana y venezolana.

Porque no es justo atribuirle a la FARC la condición de “fábrica de tonterías”, ni presentarla como la otra cara de la moneda que alimenta a Uribe.

Eso puede lucirle a la Ingrid que primero elogió desmedidamente a Uribe y ahora -desde Paris- lo presente como un producto de las FARC y viceversa. Eso equivale a decir que si a ella le tocara gobernar Colombia sin la desmovilización de las FARC ella seria igual que Uribe.

Si Correa ha llegado a la justa conclusión de que no tendría relaciones de Estado con Colombia hasta que exista un “gobierno decente”, no es válido pedirle a las FARC que se flexibilice hasta el punto de ceder unilateralmente, desarmarse y entrar a un proceso de paz con Uribe y su claque en la presidencia de Colombia.

Así no

Creo que las FARC han dado muestra de querer una paz digna y han fijado sus condiciones. Quienes no la compartan que la rebatan y les sugieran otras.

Obsérvese que ni siquiera el ELN, que en estas circunstancias ha aceptado establecer mesas de diálogo en Cuba y en otros países, que muchas personas le atribuyen más moderación que las FARC, ha podido llegar a ningún acuerdo con Uribe y ha pagado un significativo, pero no mortal, costo político por reducir su beligerancia. Ahora Uribe anuncia una ofensiva militar de “exterminio” en su contra, pese a toda la buena voluntad expresada por sus dirigentes a favor del diálogo con el gobierno.

No tengan la menor duda de que si ELN hubiera aceptado deponer las armas, hubiera corrido la misma suerte de todas las organizaciones guerrilleras y para-guerrilleras que se han desmovilizado en Colombia para lograr “espacios legales”. Estos no son tiempo para amarrar perros con longaniza.

Estamos en plena hora de los hornos y hay que andar con mucha firmeza y mucho tino, valorando todas las posibilidades que permitan avanzar, expresando con sinceridad lo que se crea sin darlo como verdad absoluta.

El derecho a criticar respetando

Hay quienes piensan que hablar así, cuando están de por medio diferencias menores o mayores con lideres tan apreciados, es una necedad o un irrespeto mayúsculo.

Hay quienes piensan que quienes no hemos hecho revolución todavía, o no hemos logrado avances importantes en nuestros países, no tenemos derecho a la palabra, mucho menos a la crítica. Hay quienes insisten en endiosar a los líderes, a los héroes y a las heroínas.

Disiento de esa manera de pensar y actuar.

La vida y los procesos son muy complejos y dan muchas vueltas. Nadie, ni el más genial de los revolucionarios, ha sido infalible. Nadie es infalible.

La crítica sincera, constructiva, de altura, incluso el debate denso e intenso, cargado de autenticidad revolucionaria siempre ayuda.

Son muchos ya los fracasos causados por la intolerancia, la incondicionalidad y el temor a la herejía. Por eso sigue siendo válido promover el debate entre los revolucionarios y las revolucionarias para que florezcan todas las flores y compitan muchas escuelas de pensamiento.

La unidad en diversidad es vital para avanzar y recrear proyectos transformadores.


narcisoisaconde@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2153 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: