Base de operaciones

El filósofo del Zulia con su nuevo aporte a la metafísica

**** El filosofo del Zulia, con su nuevo aporte a la metafísica que implica una revolucionaria concepción de la Patria, se incorpora definitivamente entre los sabios que orientan la acción social.

El filósofo del Zulia; Manuel Rosales, ha hecho un nuevo y sustantivo aporte a la ontología –la disciplina filosófica que estudia el ser- al calificar al Presidente Chávez de “traidor a la patria”. Ciertamente es revolucionario el uso existencial de ese ser que es la patria, ubicándolo en el espacio virtual del mercado, desligándolo, gracias a los avances de la cibernética, de la ya grosera vinculación con el espacio físico. Desde luego eso coloca a nuestro Jefe de Estado en la categoría de un hombre del paleolítico, que sin tener un signo lingüístico para designar el espacio que domina, lo considera como propio (patria propia). Y en el mejor de los casos, ubicándolo en las bandas predatorias prehistóricas, que visualiza el espacio, que comparte con su grupo, como común a sus homólogos (patria común). Creo que incluso le niega la posibilidad de considerar como valida la noción de “patria republicana”, que concibe el espacio compartido por una población como el resultado de un acuerdo tácito o explícito de sus miembros de utilizarlo y defenderlo para mantenerlo como base fundamental de su existencia. Dentro de esa concepción ya existe una racionalidad que separa definitivamente al hombre de la naturaleza y lo ubica decisivamente en el ámbito ideal de la cultura, que tiene como expresión más sublime ese espacio metafísico que le da las características fundamentales que distinguen al ser humano y la sociedad globalizada que ha conformado. Obviamente, quien ataca ese espacio, hoy sagrado, donde el capital es fuente de la vida humana, es traidor a la patria

Así es extremadamente racional su subordinación, y la de sus seguidores, a ese líder que encabeza la defensa de esta nueva idea de patria, personificado en George W, Bush, quien tiene como seguidor fundamental en este espacio primitivo suramericano a ese genial y virtuoso hombre que es Álvaro Uribe. Pero ese liderazgo hasta ahora había sido exclusivamente pragmático. Se había ocupado solamente de los hechos. Inclusive los padres de la praxis que orienta su acción política – los empresarios estadounidenses, europeos y japoneses (integrantes del trilateralismo) - únicamente se habían ocupado de desarrollar su tesis en el campo “científico” de la economía, sin incursionar en lo metafísico. De allí que el aporte de nuestro filosofo, que compite en profundidad con los proporcionados, pero ya anticuados, de un Satre, o de Heidegger o Habermas, tiene que despertar el orgullo de aquellos que anacrónicamente nos sentimos venezolanos. Se tiene que entender que la tarea de este gigante del pensamiento será colosal. Convencer a más o menos unos 14 millones de coterráneos primitivos que visualizan el espacio del Estado como su patria, no es tarea fácil. Le tomará a los seguidores de esta nueva idea más o menos el mismo tiempo que le tomó a los discípulos de Jesús cristianizar al Imperio romano. Mientras tanto esos seres serán reos del delito culposo de traición a la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4482 veces.



Alberto Müller Rojas*


Visite el perfil de Alberto Müller Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad