Cómo nos duele Colombia, Uribe

¿Quien por estas tierras no ha piropeado a una linda colombiana o se ha emborrachado con Diómedes?, incluso dicen que aquí nos llaman zuliano, porque hubo una hermosa princesa colombiana llamada Zulia, que un buen día bajó por esos ríos y con su belleza y su poder a más de uno encantó. ¡Coño!, como nos duele Colombia, desde la Guajira hasta el Putumayo y desde el Bichada hasta el Choco, también es tierra nuestra, de nuestro continente, y eso, ellos lo saben, por eso actúan así, en la oscuridad, a traición y a mansalva, cuando los pueblos de esta América irredenta duermen.

Aquí y allá estábamos esperanzados en las gestiones de paz y de la iniciativa de dejar en libertad a los ex parlamentarios por parte de los insurgentes. Operación esta reconocida y vista ante los ojos del mundo, que venia siendo dirigida por el hoy asesinado guerrillero y comandante, Raúl Reyes.

No ha bastado el clamor de los pueblos del mundo que ansían y exigen a gritos a una Colombia colmada más por el aleteo de las mariposas amarillas de Garcías Márquez , que por el tableteo de las ametralladoras de las águilas negra y el ejercito de su oligarquía.

De todos modos, la lucha ha de continuar y de seguro esta guerrilla, hoy dolida en el combate, seguirá exigiendo una salida pacifica a un conflicto que no lo propiciaron sus sueños de libertad, sino el mismísimo imperio, que hoy está resuelto a sofocar con sus tronidos de guerra, cualquier gesto de autonomía, no solo de Colombia, sino de cualquier pueblo de este lado del planeta.

Ya lo ha dicho el Comandante Chávez, Bush y su cachorro narco presidente, quieren hacer de este país, el Israel del caribe y América del Sur. Esta es la razón de su embestida contra el Ecuador. Hay tambores de guerra en el continente y deben ser apagados de inmediato, por eso la repuesta de Venezuela. No se equivoque señor Uribe, nosotros conocemos a nuestro Presidente y a nuestros pueblos, ya en una oportunidad demostramos que somos capaces, junto al pueblo de Colombia, Ecuador y el resto del continente, de dar si es necesario la vida, en esta lucha por la paz y la libertad.

De tal forma, que esta masacre de los héroes del Putumayo, para nada amilanan nuestra moral de combate; todo lo contrario, nos convoca a pesar del dolor que nos produce Colombia, a gritarle al mundo, como un día lo hiciera nuestro poeta y camarada, el Chino Valera Mora, en su “Amanecí de Bala”: ¡Me voy a despeñar sobre los crueles que han hecho de la patria un agujero, y si no asiste al pecho la camisa y me matan de muerte sin lucero, esperadme, os pido caminando, que yo regresaré como los pueblos cantando y más cantando y más cantando!.

douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2569 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor