Asidero

El Nuevo Orden Mundial acelera su paso hacia el 2028, y satélites observan El Cono Sur

Los aldeanos de América, jamás han entendido el mundo del comercio, y pocos reconocen el universo industrial, muy diferente a los europeos que reaccionaron radicalmente, cuando se acentuaba en sus caminos, las voces de benignidad, libertadad, igualdad, y fraternidad. Atendiendo el campo agrícola, comenzando después de la II Guerra Mundial dedicarse más al cultivo de la tierra, construir aljibes de agua cristalina para el ganado y uso personal.

Europa estaba romantizada, y en una lucha encarnizada por la supervivencia, cada cual, como género humano, tenían una tarea que hacer, incluso, los sacerdotes y sus superiores estaban obligados hacer su contribución. De allí, de esos pueblos procede la insistencia en la restauración de antiguos derechos que, eran suyos por largo tiempo. Como dije, había campesinos radicales que no permitían que el legado urbano no influenzaran en sus costumbres y ritos.

Estas ideas, acabadas de esbozar atrajeron los pequeños artesanos y oficiales de cada ciudad, agobiados de deudas, víctima de la ascensión de grandes empresarios. Algunos sabían escribir, fueron a menudo ellos, los que contaban junto a los sacerdotes, los agravios y éxitos de los núcleos urbanos y campesinos, facilitándoles de esta manera las crónicas a los historiadores, como escritores y poetas. Tal circunstancia hace doblemente difícil aislar el componente estrictamente campesino. De toda esta evolución hagiógrafa, se consideró las primeras manifestaciones del izquierdismo extremista en los campos, La Guerra Civil Inglesa y, la Revolución Francesa.

Hay tres revoluciones dadas, la campesina donde uno de sus últimos impulsores fue Mao Zedong, (Mao Tse Tung), la de la oligarquía y burguesía. Cada una con un programa urbano y rural en particular.

En lo político e ideológico ya conocemos que de las mencionadas surgieron tres movimientos de rnmancipación como fuerza activa: la inglesa, francesa, y la dada en el Norte de América. La que ofrecieron mayor amplitud fue la francesa, hombres libres que estaban sujetos a nuevas situaciones y restricciones represivas que, en cualquier otro continente, en 1789, todos estos movimientos se volvieron revolucionarios, a excepción de España que tenía un carácter colonizador en la búsqueda de esclavos y oro, perlas y animales silvestres como salvajes.

En América Latina, los partidos políticos se han convertido en pragmáticos, han venido evolucionando desde los tiempos del General Juan Vicente Gómez, y en la década de los ochenta a la actualidad, sus propuestas éticas cayeron al oportunismo político, siendo destinadas a ser simplemente maquinarias destinadas a ganar elecciones, o sí no les agrada al poder militar, los presidentes son derribados mediante una intervención castrense, abandonando algunos ordenadores de la prosecución ideológica en general.

El degaste de los esquemas tradicionales de poder, ha generado el fenómeno de anti política como momento emblemático de nuestro tiempo, el cual desarrolla una ilusión de un nuevo espacio de creación y replanteamiento del poder, dándole un barniz a las nuevas formas deterioradas de cambio de control y poder. Hemos exaltado la ilusión, como elemento fundamental y constitutivo de la política, ya que ofrece un efecto de realidad y permite la construcción de mitos articuladores en la imaginación del colectivo, que viene generando un consenso rutinario, y la docilización del sujeto a la luz de los nuevos temas disciplinarios y de los cambios discursivos, ocurridos del Siglo XVII al XXI.

Venezuela, país del Cono Sur, ha sido muy dispersada socialmente, y el campo político ha caído en su última fase por la inclusión militar en lo civil. Continua la hegemonización de la derecha en un gobierno de izquierda, y la partidización implacable utilizando indiscriminada y universalmente los recursos del poder institucional, de toda posición intermedia en la utilización de la ciudadanía con la ayuda de satélites.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 710 veces.



Emiro Vera Suárez

Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajó en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 emvesua@gmail.com

Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: