Inhabilitaron al 90%, ahora si podrán ganar comodamente

¿Así quién pierde?. Tan solo de esa manera el madurismo puede ganar unas elecciones, porque en buena lid, es decir, sin trampas ni argucias nunca pudiera hacerlo. Con 600 mil votos, que es lo que les queda, no se gana una elección presidencial en Venezuela. Por eso se la están jugando completa con el autoritarismo, y usan el poder que proporciona tener el control del estado para violentar la constitución, violando los derechos políticos del 90% del pueblo venezolano, es la única manera que pueden ganar. Pues claro, quién, en cuyo caso, les puede ganar unas elecciones bajo esas condiciones, nadie.

Sin embargo, el problema aquí no está en que se haya inhabilitado, con razón, a la candidata de los gringos, la mismísima que pidió encarecidamente a nuestro enemigo histórico, el imperialismo norteamericano,  que por favor,  bombardeara a Venezuela,  y que una vez que se haya consumado la masacre contra "la gran bestia", o sea, el  pueblo de Venezuela, ah, entonces  la colocaran a élla a administrar el cementerio. No, pero ese no es el problema esencial que oculta la verdadera inhabilitación, el asunto aqui es otro.

El asunto es, que tanto el madurismo y su chiripero de partidos de maletín, como fedecámaras, y la misma maría machado, todos condimentados con su adoración del sueño americano, no están con el pueblo, sino en contra de él. Estos enemigos de la nación venezolana, se han gastado una fortuna, que,  por cierto, no es de ellos, pertenece al pueblo venezolano -porque en este país toda la riqueza del estado,  constitucionalmente,  es propiedad de todos los venezolanos - pero se la han gastado, para tratar de ocultar,  que el que está literalmente inhabilitado es el pueblo venezolano, es decir, el 90% que ha manifestado querer sacarlo del gobierno, al madurismo a punta de votos, y junto con este a todos los demás, el chiripero de partidos de maletín, como a fedecámaras, y la misma maría machado. Y ese horizonte de derrota que se posa  sobre sus ojos, los tiene desesperados, los  aterra, a tal punto, que parecen personajes sacados de los cuentos de terror de Edgar Alan Poe, es que ellos saben, por alguna vía se enteraron,  que los empobrecidos del chavismo y de la oposición se juntaron solitos,  nadie los ayudó, fue el empobrecimiento y la traición que sufren,  lo que hizo que se conformaran en una nueva mayoría, que comienza a retarlos y son una amenaza para su permanencia en el poder, porque el pueblo cuando se arrecha reclama su lugar sin estar conspirando mucho, y no pierde el tiempo en preguntar cuántas patas tiene el gato, simplemente va es pa'lante, desafortunadamente, por los momentos, no ha podido forjar en su seno una dirección política colectiva que esté a la altura de las exigencias del instante actual.

He aquí el meollo del asunto, lo demás es pura paja, diversionismo, chismografía. El problema profundo por el que atraviesa Venezuela, es la confrontación que se desenvuelve entre dos proyectos históricos de sociedad, entre la vieja sociedad capitalista, subdesarrollada, dependiente y corrupta hoy representada en el madurismo y la oposición progringa + fedecámaras,  y en la acera contraria está la sociedad de los productores libremente asociados, he aquí el meollo del asunto.

Es evidente que como resultado de las desgarrantes contradiciones que atraviesa la sociedad venezolana se anuncia la cercanía de una revolución social. Por lo tanto, se hace indispensable la creación de un grupo dirigente cohesionado sin reservas y fiel pero a los intereses del pueblo trabajador. Ha de ser una organización tan estrechamente ligada al pueblo que no pueda verse ninguna diferencia. Pero ese grupo dirigente no puede crearse sin una intensa labor de organización, lo que implica también una aguda labor pedagógica, asimismo una enérgica labor de propaganda de las ideas (el programa).

Ese grupo tendrá la responsabilidad de construir un gran frente nacional de la unidad popular, que insistimos, por las particularidades del devenir de nuestra historia como de nuestra identidad cultural, dicho frente debería asumir la experiencia de las Juntas Patrióticas, que en el padado, tanto en 1810 como en 1957 sirvieron a la liberación política del pueblo venezolano. Por qué buscar entonces, a los vivos entre los muertos o, fotocopiar modelos de otras latitudes, por qué copiar y pegar si en nuestra geohistoria tenemos toda una experiencia de creación heroica.

Nuestra propuesta es como sigue, concentrar toda nuestra atención, desplegar todas las energías del campo popular en articular un grupo dirigente bien organizado, cohesionado que tenga una única tarea, impulsar la creación de la Junta Patriótica de Salvación, con las características de ser un frente donde participe toda persona con el deseo de superar el desastre provocado por el madurismo y su séquito del chiripero de partidos de maletín y fedecámaras. Las condiciones objetivas hacen vislumbrar que una revolución del pueblo trabajador está cercana, por lo tanto, urge la creación de una organización que pise el acelerador y dirija con firmeza y destreza el timón de esta revolución, no esperemos hasta tenerlo todo perfectamente acabado para hacer li debe hacerse, lo que si se requiere es una poderosa articulación y unidad revolucionaria y construir la Junta Patriótica de Salvación.

Qué va a pasar cuando maduro se proclame ganador con el 10%, eso es difícil saberlo con exactitud. Sólo el pueblo organizado en la Junta Patriótica de Salvación pudiera llegar a saberlo, porque así se comporta la dialéctica de la historia. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 978 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: