Complicidad Criminal del Occidente Colectivo con el genocidio israelita contra los palestinos

Occidente vota en la ONU contra una decisión que ordene a Israel un altoalfuego en Palestina, que es la única de detener el genocidio que Israel comete impunemente ante los ojos del mundo. Lo comete de manera desgarradora y desconcertante, los horrores en Gaza crecen. Israel mata a 250 personas al día, ataca hospitales, bombardea a los supervivientes en tiendas de campaña, impide que más del 75% de la ayuda humanitaria llegue a un lugar donde "todas las personas tienen hambre", una cuarta parte muere de hambre, la mayoría tiene frío y 60.000 están mutiladas. En un hospital asediado, un médico canadiense que estaba de visita acaba de presenciar 15 amputaciones al día; él mismo extrajo 10 globos oculares rotos por la metralla de niños de tan solo dos años. Mientras observamos, se lamenta: "La humanidad le ha fallado a esta gente".

A esta altura la letanía probablemente adormece, pero aún así: hasta la fecha, el Ministerio de Salud de Gaza estima que más de 25.490 personas han muerto, al menos 10.000 de ellas niños, y más de 63.354 han resultado heridas, muchas de ellas permanentemente discapacitadas. En las últimas 24 horas, al menos 195 palestinos murieron y 354 resultaron heridos. Con la intención de "asfixiar" el sistema de salud de Gaza –después de haber arrasado cientos de clínicas médicas, matado a más de 340 médicos o enfermeras y dejado sin medicación a 350.000 pacientes enfermos–, las fuerzas israelíes han rodeado Khan Younis y están bombardeando zonas alrededor del hospital Nasser, el único hospital importante. El hospital sigue funcionando en el sur. Médicos Sin Fronteras informan de una situación "catastrófica": salas repletas de miles de pacientes heridos, pasillos llenos de personas desplazadas y traumatizadas, balas impactando dentro del hospital, el personal siente que el suelo tiembla bajo los intensos bombardeos mientras los escombros caen sobre ellos desde los techos, metralla golpeando los terrenos y una sensación de pánico", agravada por la presencia de tanques y fuerzas israelíes que bloquean todas las rutas de salida.

Haga clic aquí para obtener nuestro boletín informativo GRATUITO Sin publicidad, sin subvenciones gubernamentales, estos son medios independientes.

El salvajismo continúa. Las tropas israelíes también irrumpieron en los hospitales más pequeños Al-Khair y Al-Amal, administrados por la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina, donde arrestaron al personal médico e impidieron que las ambulancias recuperasen los cuerpos. El proyecto de Israel de "destruir sistemáticamente" Gaza no se ha detenido en los hospitales: también destruyeron 1.000 de unas 1.200 mezquitas y recientemente volaron la Universidad de Israa, la última institución de educación superior superviviente de Gaza, en su marcha hacia el genocidio cultural. Esta semana bombardearon a familias desplazadas que vivían en tiendas de campaña en el barrio de Al-Mawasi en las afueras de Khan Younis, matando al menos a 40 e hiriendo a más; También bombardearon a familias que se refugiaban en la escuela Al-Mawasi y en otros cuatro sitios cercanos que albergaba hasta 30.000 personas sin hogar. Hasta ahora de alguna manera se han abstenido de bombardear al millón de palestinos, la mitad de la población de Gaza, hacinados en campamentos de tiendas de campaña de plástico en Rafah: un "ambiente de olla a presión (de) caos total, miedo e ira generalizados (donde) todos tienen hambre y frío". – pero dales tiempo.

Otras cosas que ha hecho "el ejército más moral del mundo": disparar contra personas desesperadas y desplazadas que intentaban enterrar a sus familiares asesinados en terrenos hospitalarios o en cualquier espacio que pudieran encontrar; tumbas excavadas y destrozadas en los cementerios, afirmando estar buscando rehenes; y ante la inminente hambruna generalizada, dispararon contra cientos de civiles hambrientos en las afueras de la ciudad de Gaza que se habían reunido para esperar los camiones de la ONU que transportaban alimentos, matando e hiriendo a varios de ellos. Un padre dijo que había caminado 8 millas para encontrar algo de comida para sus cinco hijos hambrientos; sobrevivió, pero no consiguió harina. Mientras la retórica genocida de los líderes de Israel llega inexorablemente a los soldados en el terreno, las tropas también se han filmado alegremente saqueando casas, destrozando juguetes y prendiendo fuego a suministros humanitarios destinados a los desesperados habitantes de Gaza, que reciben una fracción tan obscenamente minúscula de lo que se necesita para salvar vidas que un director de UNICEF compara la situación con "tratar de hacer gotear asistencia a través de una pajita para satisfacer un océano de necesidades".Como en el mundo árabe Los Houties son los únicosque hantenido una reacción efectiva para presionar a Israel para que abandone los bombardeos con aviones e guerra a la población civil palestina de 2,5 milloones que viven desde hace 10 años bajo asedio y bloqwueo por los sucesivos gobiernos israelíesEl ataque de HJamas a Israel no fue un ataque terrorista, fue una respuesta a 10 años de terrorismo de Estado por parte de los sucesivos gobiernos de Israel. Sin que Occidente osara criticar la arbitraria y cotidiana injusticia criminal de Israel contra los palestinos originarios de Palestina. Ahora que los Houties han encontrado un medio para presionar para que Israel suspenda el genocidio que comete en Gaza, interrumpiendo el abastecimiento de Israel por el Mar Rojo. Occidente ha reunido una flota de buques de guerra de la Otan para atacar a los Houthies, no solo de barcos de los sólidos cómplices anglosajones de Israel sino que incluyendo un barco de guerra francés. Juan imprudencia de Macron que se dejó llevar por su pasión Zionista como antiguo empleado que fue de la familia Rothschild. Macrón olvida que su principal deber es mantener la paz social en Francia, donde la población de origen árabe es muy grande y difícilmente apoyan el envío de una fragata francesa para proteger a Israel mientras extermina a 2,5 millones de civiles palestinos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 963 veces.



Umberto Mazzei

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Florencia (Italia ) y Profesor Emérito de Relaciones Económicas Internacionales del Instituto Sismondi de Ginebra (Suiza)

 umbertomazzei2@mail.com

Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: