El BRICS nos invita a recorrer el mundo multipolar para defendernos de la voracidad de los países occidentales

El espíritu de quien fungió como potente voz de los pobres de la tierra, se mueve a través de océanos, mares, cordilleras, valles y praderas cual Cristo resucitado desde el firmamento de su Epifanía, el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, extendiendo su poderoso brazo libertario a los pueblos irredentos de nuestra América, provocando la más consistente, inteligente y definitiva sublevación de los oprimidos de siempre contra la opresión del gran capital occidental aglutinado en el decadente Grupo de los 7, integrado por Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia y Japón.

Es que cuando se habla desde el corazón se traspasan las barreras del tiempo y lo dicho realiza lo proclamado, Hugo Chávez se puso al frente de la unidad de los países de América Latina y el Caribe con la fuerza que siempre lo caracterizo, su visión era participar de ese nuevo mundo desde la unidad territorial, cultural y del compartir el mismo idioma, para aportar desde nuestra realidad a la paz y el progreso de la humanidad.

Con ese liderazgo fuerte estuvo a la vanguardia de iniciativas como el ALBA, UNASUR, CELAC y el Banco del Sur, la implementación de una moneda común, el SUCRE, entre otras tantas iniciativas de integración regional para los pueblos de América Latina y del área del Caribe. Su llama votiva consumió su frágil envoltura carnal, liberando un espíritu que se entremezclo con la pobreza de los hijo del Dios viviente, la tierra, el aire, las corrientes de agua, se hizo fuego en el corazón de los verdaderos revolucionarios, y ahora ese fuego hace arder las banderas de las naciones, dotándolas de sentido y rumbos definidos.

Estamos viviendo una era donde agoniza el modelo dictatorial de las naciones ricas de occidente, mientras se va configurando un nuevo bloque de naciones que nos invitan a recorrer el sueño de ser tratados como seres humanos, mientras el viejo bloque apuesta a la esclavitud de los pueblos, el saqueo de las inmensas riquezas de nuestros territorios, la abolición de nuestra historia y la subyugación del espíritu, surge uno que tiende la mano invitándonos a construir un mundo nuevo, a compartir las riquezas en lugar saquearlas, llevándonos por senderos de felicidad, complementariedad y progreso sin renunciar a lo que SOMOS.

Luego de la crisis de las burbujas hipotecarias del año 2008, cinco países apuestan a una nueva organización, estos son: Rusia, China, India, Brasil y Suráfrica, nace el BRICS, con una población de 3,200 millones de personas, equivalente a un 42% de la población del planeta y cubriendo 39 millones de kilómetros cuadrados de la superficie del planeta, para un 27% del total, sumando un producto interno bruto entre todos de 26,060 millones de dólares. Generando un verdadero pánico para las naciones ricas de occidente lideradas por los Estados Unidos.

El 22 de agosto del presente 2023 se reunieron en la ciudad de Johannesburgo en Suráfrica, los miembros del BRICS, anunciando que a partir del 1 de enero del 2024 serán incorporados al BRICS seis países, estos son: Argentina, Etiopia, Arabia Saudita, Emiratos Árabe, Egipto e Irán. Esta nueva sumatoria de países representara el 33% del comercio mundial, el 37% del PIB y el 46% de la población mundial. Y se esperan más adiciones a este poderoso bloque económico, social y cultural.

Tras la guerra de Rusia y Ucrania, el grupo de naciones lideradas por los Estados Unidos infringieron una serie de sanciones económicas a Rusia, sanciones estas de la que no se hicieron eco los países del BRICS. Estamos asistiendo al choque de los dos bloques hegemónicos del mundo, el G7 versus el BRICS, mientras un grupo se debilita, el otro se va fortaleciendo, esto se está dando en medio de una inflación mundial que casi desencadena otra gran depresión o parálisis económica, en la que se verán afectados con más rigor los pobres del mundo.

Como podemos darnos cuenta el mundo se está moviendo a gran velocidad hacia una organización política que va tomando distancia con el pasado, un modelo agoniza mientras otros avanza indetenible, y ante la enorme riqueza que concentran las naciones del BRICS, las naciones del Grupo de los 7 lideradas por los Estados Unidos anda como cual fiera salvaje devorando las riquezas de los países en vía de desarrollo, se desata la fiebre del oro en la isla Dominico-Haitiana.

El dólar es una moneda fiduciaria avalada por el poderío militar de nación imperial que ostentan los Estados Unidos, mientras China y las naciones del BRICS no obstante poseen las reservas en dólares más grande del mundo, igual están guardando oro en grandes cantidades en las reservas de sus bancos centrales.

La empresa minera norteamericana Newmont Minning, quien compro el 40% de las acciones a Barrick Pueblo Viejo, igual poseen 50 permisos mineros en el territorio haitiano. Todo lo anterior en contraste con el informe de marzo del 2016 del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo en colaboración con el Ministerio de Energía y Minas, denominado: Potencial energético y minero de la zona fronteriza dominico-haitiana. Y si le agregamos la solicitud de explotación de la minera UNIGOLD presente en los candelones de Restauración, para extraer millonadas de onza de oro, hecha a principios del año 2022, uno se pregunta a que es que están jugando estas empresas infernales y depredadoras en complicidad con el Establecimiento de Dominicana y Haití.

Según el informe anteriormente señalado, con los planes de explotación de oro de las empresas mineras , pesar que en la isla sobreviven dos naciones, Haití y Dominicana, estaríamos condenando la isla completa a la desaparición dado el terrible impacto ambiental que nos ocasionaría, destruyendo nuestros acuíferos y dejando desoladas nuestras tierras. Veamos el ejemplo de Barrick Pueblo Viejo en el Distrito Municipal de Zambrana Abajo, en Cotuí.

Es por eso que mi amigo Vladimir Putin señala con indignación como las naciones ricas de occidente saquean a los países pobres prevaliéndose de las peores prácticas y sin ruborizarse, son capaces de asesinar naciones por la codicia desmedida. Por eso en este ambiente de nubes negras en el que nos encontramos, nuestros pueblos ven al Bloque del BRICS, principalmente a la Rusia de Putin con esperanza. No nos desaparecerán, un DIOS vivo y verdadero, se ha de manifestar y nos cubrirá con su manto protector, lo verán los ojos traidores de tantos dominicanos que cayeron en las garras del Diablo, solo para ser vencidos y humillados. No se puede destruir naciones así porque si, como un gigante nos levantaremos e impediremos la destrucción de la isla, y seguiremos viviendo y existiendo en el paraíso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Rafael Guillén Beltre


Visite el perfil de Rafael Guillén Beltre para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: