La Tecla Fértil

Otomanos, buscan avanzar hacia el Sur para disputar el Litio y fundamentar preceptos religiosos

El Medio Oriente, se ha constituido en un protectorado de facto. Lograron tener a mano las armas occidentales que a Joe Biden no les importo. Jamás EE..UU ha logrado una victoria en el exterior, fuera de sus aguas marítimas, siempre ha sido con la ayuda de los británicos y franceses. Los burócratas de La Casa Blanca solo han defendido agresivamente la fuerza liberadora del fanatismo religioso. El problema es estructural, porque han promovido la corrupción, aceptando ciudadanos perversos del fondo público que provienen del Continente Sureño.

El engaño, promovió una confusa retorica plagada de admirativas referencias y, las esperanzas son falsas. Los chinos ofrecen es chatarra a sus aliados a cambio de oro, petróleo, gas y materia prima. Todos, prometen y firman documentos, las obras presupuestadas son canceladas, más no construidas.

Siempre habrá un punto donde se rompe la victoria de la democracia liberal, porque señala el fin de la evolución ideológica de la humanidad, el asunto es que nadie desea responsabilizarse en el fortalecimiento de su país originario. Hay una Europa del Este sin compromisos que, busca anunciar transformaciones en la misma dirección, viendo a Rusia. El antiguo Imperio que busca integrar de nuevo al mundo y, sedimentarlo en una plataforma para arrancar en reformas dirigidas a Estados de la alianza.

El califato otomano renueva sus fuerzas y poder deseando influenciar a La India para lograr extenderse hacia El Sur. Quiero expresar que, el nacionalismo mulsuman avanza como un hibrido desconocido, montando grandes negocios y, buscar olvidar su pasado. Desea tener sus provincias unidas bajo el mensaje coránico.

Hay que ver, quién es el agente estadunidense que busca fortalecer el socialismo dentro de EE. UU y, al mismo tiempo observar a los revisionistas. El petróleo constituye una clave. ¿Me entienden? Son definiciones de repetición y, la lucidez de las armas utilizadas para comprometer y esclarecer la política del Oriente próximo.

En el Líbano, aparte del mundo de los sueños, mujeres morenas de estatura mediana y pelo negro hasta la cintura y ojos verdes, cuyos padres eran temerosos para no dárselas al rey, porque aspiraban un buen casamiento, todos sus residentes alababan a los dioses de Baal y profanos, en un desacato directo a Jehová. Los hombres de esta vasta región y los fenicios perfeccionaron la construcción de embarcaciones para dedicarse al comercio, entre los diferentes muelles que ya existían en el Mediterráneo con el África al frente. Especies, telas, plantas medicinales y efigies en madera junto a los granos procedentes de Ucrania, eran la razón de este sistema de intercambio comercial.

Los venezolanos hemos cambiado de rumbo, se hizo un pacto o un acuerdo firmado en documentos con personajes políticos muy alejados de nuestra cultura, que amamantan hombres y mujeres de cera con leche vacuna cada mañana para vigorizar sus vidas. Han cambiado el rumbo de nuestro destino hacia la pobreza y deprimencia, con poca participación del pueblo en sus asuntos vitales. Son fundamentalismos religiosos.

Quieren empujarnos hacia una nueva religión, la mahometana de Ismael cuyos participantes son todos comerciantes y compiten con los chinos e indios. Cuando, nuestra fuente es cristiana evangélica bajo una jurisdicción monárquica proveniente del antiguo imperio español que colonizo Las Américas. Jamás, seremos sultanes, algunos de ellos musulmanes eran elevados en los años 1945 a 1590 a los altares de la santidad cuando morían y, sus sepulcros se convertían en centros de devoción para sus fieles, sin desatar las furias del clero, que es lo mismo.

Son disputas sucesoriales por el poder, muertes profundas, son dinastías que desean permanecer violentando el orden institucional y, el libre juego de la democracia, gobernantes ineptos sujetos a incesantes intrigas que allanan los caminos para oprimir al pueblo en su esencia, como es el existir y, ya los poetas, pintores como escribas guardan silencio ante el obsequio de una bolsa de comida o, algún beneficio.

Estamos hechizados y cautivados, bajo el encanto de las mil y una noche.

Ya las grandes Corporaciones de Brasil y Argentina quedaron atrás, con la pérdida de Chávez, se rompieron muchos contratos con el eje andino en alimentos y vestimenta a precios módicos. Estos convenios se hicieron con firmas validadas y, que permitían abaratar los precios ante el acoso y destabilización estadunidense. Todos vendían la mercancía, el pueblo venezolano se recreaba y comía pizzas. Las rebajas eran convalidadas entre 5 y veinte puntos. Hoy, por ejemplo, tenemos a un Lula convaleciente que no es el mismo, con el presidente Maduro desea otra negociaciones más particulares y privadas.

Podemos decir, que hay un colapso gubernamental por el robo de dólares del erario público, a la nación misma por parte de castas civiles y militares que no rindieron cuentas sobre obras encomendadas por los presidentes Chávez y Maduro, donde se guarda un absoluto silencio.

Los otomanos preservan su discurso antiguo del despertar musulmán en base a los niveles comerciales hacia América Latina. Piensan solo en la liberación comercial y financiera y, lo importante es que se concentran en su ideología musulmana.¿ Existen todavía los otomanos?. Claro que sí, de nuevo se reorganiza en bloques bursátiles para dominar sus antiguos mercados.

En todo esto hay una realidad, existe una irrupción callejera de los latinos en el interior del Continente que les vio nacer y en Europa, sin olvidar la migración abrupta hacia los Estados Unidos de Norteamérica, cuyos padres son apoyadores de la izquierda sumada al chavismo- madurismo, que viene despertando una actitud antiimperialista y, en el fondo son fanáticos de un proyecto derechista que apoya a nuestro presidente Nicolás Maduro Moros, al igual que María Corina Machado y los diez y seis, (16), pre candidatos de la oposición, Sin duda es el nuevo modelo de participación política y no es aplicable a los pobres, a ninguno les interesa la situación económica de Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1140 veces.



Emiro Vera Suárez

Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajó en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 emvesua@gmail.com

Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: