1941-1945 la gran guerra patria

COMIENZAN LOS NUBARRONES

Ya han pasado cierto tiempo de la Victoria de la Gran Guerra Patria, pero la intención no es volver a señalar la heroica resistencia del pueblo soviético contra el fascismo hasta el próximo 9 de mayo del año que viene, la intención es no olvidarla y conocer como fue.

No podemos ni debemos olvidar, no solo el día de la victoria, sino la gesta valiente de un pueblo que sacrifico casi 20 millones de personas para frenar el avance del nazismo.

Una herencia que fue entregada a los rusos y que hoy esa nación se enfrenta al renacimiento de otro Reich, con valor y con sacrificio como lo comenzaron a realizar desde el 22 de junio de 1941, cuando la Alemania Nazi ataca la Unión Soviética para eliminarla de la faz de la tierra.

Cuando el fascismo nazi en ese año 41, se apresta para atacar a la URSS lo hace para acabarla como sistema político y económico y es asombroso que se haya silenciado como el pueblo soviético cerró el paso al Tercer Reich para que conquistaran al mundo.

Que no fueron los únicos que se enfrentaron a los nazis, es cierto, pero fueron los que más sacrificio realizaron para defender sus territorios y elevarse sobre la muerte y lágrimas de millones de europeos.

Hoy en día es escandaloso el silencio cómplice sobre el reinicio del fascismo en Ucrania y como Occidente ha respaldado una nación que se erige como los continuadores del legado de un fascista como Stepan Bandera, firme partidario del Nazismo.

Por esto es que consideramos un deber traer acá, parte de la gesta del pueblo soviético en defensa de la libertad, con todo y que el imperialismo con su maquinaria de propaganda han querido hacer y lo han logrado instituir a los Estados Unidos como los ganadores de la Segunda Guerra Mundial, poniendo a su servicio el cine, la literatura y la televisión.

Primeramente transitaremos por los momentos más importantes de la resistencia soviética ante la invasión fascista, que antes de resaltar como se logró derrotar a Hitler, debemos saber cómo comenzó todo.

La crisis del Capitalismo que había comenzado desde los tiempos de la I Guerra Mundial y la Gran Revolución de Octubre de 1917, una de sus etapas decisivas de esos tiempos, surgen con la toma del poder en Alemania del Nazismo en 1933, con la intención de cambiar el mapa de Europa por vía violenta, con la mirada complaciente de las potencias occidentales que en vez de frenar el crecimiento de los fascistas alemanes, les otorgaban concesiones incentivando en contra de los países soviéticos.

Los intereses de Francia e Inglaterra no cederían después de lo conquistado al final de la I Guerra Mundial y trataban de enemistar a la Alemania fascista con la Unión Soviética, al Capitalismo lo unía su rivalidad con el Socialismo.

Por otro lado las fuerzas imperialistas japonesas en 1937 atacan las provincias centrales en China, apoderándose de un inmenso y rico territorio, esta ocupación reducen los intereses colonialistas capitalistas y los japoneses planeaban operaciones militares en contra de la URSS.

Ya para 1938 el imperio del Sol Naciente realiza movimientos militares cerca del Lago Jasán con la intención de sondear las fuerzas soviéticas, pero fue un fracaso ya que el Ejército Soviético rechazó las pretensiones japonesas.

De la misma manera aumentan las pretensiones expansionistas tanto de Alemania como de Italia, el fascismo italiano agredió Etiopia, tomando Abisinia en octubre de 1935 y al año siguiente estas dos naciones apoyan las fuerzas también fascistas de Francisco Franco, en la Guerra Civil Española.

Ese mismo año Alemania decreta el servicio militar obligatorio y eso hace aumentar significativamente el ejército germánico, además desarrollan el programa de preparación económica de Alemania para la guerra y al cabo de cuatro años estaría preparada para una guerra total.

El volumen de la fabricación de materiales para la guerra había aumentado que en el año de 1936 era solo era el 8 por ciento, en tres años al 23 por ciento. Ese mismo año el fascismo teutón tenía más de 4.000 aviones y 3.000 tanques.

En 1936 el ejército alemán contaba con 39 divisiones, tanto de infantería y de tanques, tres años después pasaron a ser 102 y para 1940 a 156 divisiones prestas para el combate.

El Nazismo preparándose para la agresión contra la Unión Soviética forma 58 divisiones, con este crecimiento aumentaban las aspiraciones agresivas de la Alemania Nazi. No podemos olvidar que en el año de 1937 entre Alemania e Italia concertaron un acuerdo sobre la política exterior que era común para los dos países, formando el Eje Berlín-Roma.

Después la Alemania de Hitler firmó el Pacto Anti-Comintern con Japón en contra de la Unión Soviética y en 1937 de adhirió a ese pacto la Italia de Mussolini.

El 11 de marzo de 1938 Hitler invade Austria con 200.000 hombres y al cabo de dos días es anexionado a Alemania, proclamando los fascistas la "reunificación" de Austria con Alemania.

El siguiente paso de los Nazis es agredir a Checoslovaquia el 1 de octubre de ese mismo año, es cuando entran y la ocupan, además de Bohemia y Moravia, siendo proclamados protectorados alemanes y Eslovaquia es convertido en "Estado Independiente".

La Unión Soviética consciente de lo que se avecinaba propuso a Inglaterra, Francia, Checoslovaquia y los Estados Unidos tomar medidas y estaban dispuestos a acudir en ayuda de la nación invadida si esta se lo pedía.

En espera de la petición de ayuda de Checoslovaquia la URSS concentró tropas en la frontera, un cuerpo de tanques, 6 brigadas blindadas y 12 aéreas, pero la nación checa ni occidente pensaban oponerse a la agresión de los germanos.

La guerra apenas se asomaba en Europa, ya existían conflictos que no tardarían en convertirse en campos de preparación para un enfrentamiento mundial. Los soviéticos apoyaron a la República Española en 1936 cuando explotó la insurrección de Franco.

Al ver la nación germánica que las potencias occidentales no dicen nada continúan con su política de expansión y el 11 de abril aprueba el líder alemán la invasión a Polonia, mientras tanto los fascistas italianos atacan Albania.

Para nadie era un secreto de los planes de Alemania de invadir Polonia, Inglaterra y Francia prometen ayuda militar si son agredidas.

La Unión Soviética en conocimiento de que pronto podría estallar la guerra propone el 17 de abril de ese año crear una coalición anti alemana, una ayuda militar entre los soviéticos, Francia e Inglaterra, pero las conversaciones para que se diera este pacto tardó mucho, además los dos países occidentales tenía la intención de arrastrar a la Unión Soviética a una guerra con Alemania sin que se afectaran los intereses de Francia e Inglaterra.

El Delegación Militar Soviética presidida por el Comisario del Pueblo para la Defensa K. Voroshilov propuso tres variantes para una acción conjunta, la primera variante era que si las dos naciones occidentales era atacadas por Alemania la Unión Soviética destinaria; si Inglaterra y Francia movilizaban el 90 divisiones de sus fuerzas para defenderse del Nazismo, los soviéticos movilizarían en ayuda 63 divisiones de fusileros y 6 de caballería, con dos millones de efectivos y materiales de guerra.

La segunda variante era que si los alemanes atacaran Polonia y Rumania y los occidentales declaraban la guerra a Hitler los Soviéticos participarían con igual número de divisiones igual que Inglaterra y Francia.

La tercera variante si los teutónicos atacan a los soviéticos a través de los territorios de Finlandia, Estonia y Letonia, de una vez Inglaterra y Francia deberían entra a la guerra con el 70 por ciento de sus fuerzas.

A Inglaterra y Francia no les interesan las proposiciones realizadas por los soviéticos, se dedican a sabotear esos planes, enviando personas de poca importancia en las conversaciones con Moscú para que condujeran las negociaciones con lentitud, además de averiguar datos sobre el ejército rojo, como rapidez en su movilización o sus planes estratégicos, demostrando que no pensaban unificar esfuerzos para oponerse a los posibles planes del Nazismo.

Lo más grave fue desde finales de agosto de 1939, las dos potencias coloniales negociaban con los hitlerianos un nuevo pacto de cuatro; Inglaterra, Francia, Alemania e Italia, a espalda de los soviéticos.

Inglaterra lideró estas negociaciones con su Primer Ministro Chamberlain, el Ministro del Exterior Halifax, uno de los primeros consejeros de Chamberlain de nombre Wilson, el Ministro de Comercio Exterior Hudson, el Conservador Ball y el Laborista Buxton en representación de sus partidos, el Suplente Parlamentario del Ministro del Exterior Butler.

Por parte de los alemanes estaban el Embajador alemán en Londres Dirksen; el Consejero del Embajador; Kordt; el Funcionario Gubernamental para Misiones de Responsabilidad Wohlthat.

También participaron los intermediarios entre Alemania y el gobierno de Chamberlain, el industrial sueco; Dahleerus, el Alto Comisario de la Sociedad de Naciones en Danzing, Burckardt y un Diplomático alemán; A. Trott zu Solz.

La manera que los ingleses podían seducir a Alemania era señalar sus deseos de interrumpir las conversaciones con la Unión Soviética. Se buscaba dividir al mundo en dos esferas la anglosajona en el oeste y la alemana en el este.

Con esta complicidad de estas potencias con Alemania, los soviéticos se encontraban en una peligrosa situación, escenario que se agrava con la firma en Tokio un acuerdo donde Inglaterra reconocía las conquistas de Japón en China el 24 de julio de ese año.

La Unión Soviética ya estaba condenada al aislamiento internacional y amenazada por estos agresores occidentales desde el este y el oeste. Era preciso retardar esta posible coacción y por esto concluyen el 23 de agosto un tratado de no agresión con Alemania y esto alarga un poco que los soviéticos se vean arrastrados a la guerra en el año de 1939.

Este pacto fue razonable a pesar que los stalinistas se vieron forzados a tomar esta decisión ya que elimino la posibilidad de que fuese formado un frente único de Estados imperiales contra la URSS.

El Gobierno Soviético en una disyuntiva complicada: dejarse arrastrar hacía un conflicto con Alemania, en una desfavorable situación promocionada por Inglaterra y Francia o lograr que la guerra fuese aplazada, dedicándose a aumentar su capacidad bélica para defender a su país.

Pero irreversiblemente las cartas estaban echadas y el enfrentamiento entre Alemania y la Unión Soviética se daría.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1333 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: