Glenn Diessen: hace un año… ¿Por qué la guerra de Ucrania significa la derrota para la hegemonía de EEUU y la alianza de la OTAN?

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://www.strategic-culture.org

*/Rusia no está retrocediendo, pero no se puede decir lo mismo de Estados Unidos y sus aliados que están de manera creciente enfrentando una posición geopolítica debilitada./*

Luego de un año de guerra en Ucrania, Rusia no ha colapsado de la dramática manera en que Estados Unidos y sus aliados europeos de la OTAN estaban confiadamente pronosticando.

El presidente norteamericano Joe Biden, en su visita a Polonia y Ucrania recientemente, elogió la "unidad" de la OTAN y la Alianza Transatlántica.

La realidad es que la Alianza Occidental Transatlántica está demostrando síntomas de fragmentación a causa de la inmensa presión sobre la economía europea debido a que los gobiernos europeos están a la cola de la política hostil de Estados Unidos hacia Rusia.

Las protestas callejeras a través de toda Europa están creciendo contra la OTAN y las elites gobernantes, pues aparecen como sirvientes de la política norteamericana. No se trata solo de la guerra en Ucrania. Todo el orden capitalista occidental está temblando en sus bases principalmente debido a las ambiciones hegemónicas de Estados Unidos. La guerra de Ucrania es solo una manifestación de la geopolítica subyacente.

Contrario a las grandes expectativas occidentales, la economía rusa se mantiene fuerte y sus operaciones en Ucrania parecen estar imponiéndose. Todo esto a pesar de que el bloque de la OTAN liderado por Estados Unidos les está "lanzando todo lo que puede" en contra de Rusia para derrotarla, desde interminables suministros de armamento en apoyo al régimen de Kiev, hasta constantes rondas de sanciones económicas con el propósito de colapsar la economía de Rusia.

Glenn Diessen es un profesor de la Universidad Sur-Oriental de Noruega.

Es un experto en política internacional y Relaciones Exteriores de Rusia.

Diessen sostiene que Rusia hace tiempo se ha estado preparando para una confrontación con Estados Unidos y sus aliados europeos. Desde que Estados Unidos apoyó el golpe de estado en Kiev el año 2014 y la traición a los Acuerdos de Paz de Minsk el año 2014 y 2015 Moscú calladamente se dio cuenta que tendría que reforzar su economía y soportar el anticipado enfrentamiento con Occidente.

Desde entonces Rusia ha construido sus fuerzas militares a sabiendas que venía un conflicto. Igualmente importante, Rusia tomó medidas estratégicas para proteger su economía diversificando su comercio con la emergente maquinaria Euroasiática en crecimiento global. Rusia ha resuelto abandonar la viejísima impresión de enfocar la noción, que tiene siglos de antigüedad, de considerar asociarse con Occidente para desarrollarse en vez de orientar sus intereses económicos hacia China, la India y el Sur Global. Occidente no se ha dado cuenta de estos profundos cambios geoeconómicos y en consecuencia presume que ellos podrían castigar a Rusia económicamente. Biden puede seguir aplicando el viejo imperativo norteamericano de "diga tío" a sus declarados enemigos.

Eso explica por qué Rusia no se ha quebrado bajo las sanciones occidentales o a partir de la feroz hostilidad militar que Estados Unidos y su OTAN han desatado vía Ucrania.

Dissen sostiene que la confrontación estratégica en la que Washington se ha embarcado en contra de Rusia (y China) rebotará y fragmentará la alianza transatlántica occidental. Ya estamos siendo testigos del aumento del furor público a través de la Unión Europea contra los gobiernos que han "cometido suicidio económico" al alinearse con Estados Unidos y alienándose a Rusia como confiable socio comercial, en particular con respecto a sus abundantes y asequibles recursos energéticos.

La mentalidad tipo Guerra Fría de Estados Unidos "nosotros o ellos", suma cero, conflicto perpetuo y todo lo demás, será su principal caída cuando choque con la Alianza Transatlántica en el altar de las ambiciones hegemónicas y el dominio imperial.

Los gobiernos europeos incesante y tontamente cayeron en la agenda de Estados Unidos en su búsqueda de la hegemonía Occidental. Al hacerlo, las elites europeas están destruyendo sus propias economías nacionales y provocando un creciente descontento público y protestas. Los estados europeos y la misma Unión Europea están en peligro de colapsar a partir de la ruina económica, no Rusia.

Esto a su vez, está fomentando la ira popular hacia Washington y está socavando la supuesta solidez de la unidad Occidental.

La retórica del presidente Biden acerca de la "unidad Occidental" pareciera ser más bien soberbia antes de la caída en vez de una reflexión sobre la realidad.

Occidente ha calculado mal el impacto de la guerra de Ucrania debido a que no pudo entender la emergencia de la economía global multipolar y cómo sus sanciones económicas ya no tienen el poder coercitivo que una vez tuvieron.

Rusia no está retrocediendo porque no tiene por qué hacerlo. Eso no podría decirse de Estados Unidos y sus aliados europeos, quienes están de manera creciente en presencia de una debilitada posición geopolítica.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1624 veces.



Finian Cunningham

Analista internacional


Visite el perfil de Finian Cunningham para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: