¿Es inevitable el choque entre Netanyahu y Biden?

El retorno al Poder de Netanyahu en coalición con varios partidos ultraderechistas y ultraortodoxos sería un misil en la línea de flotación de los Acuerdos de Oslo pues piensa continuar con la sistemática campaña de asentamientos ilegales, cuyo penúltimo episodio sería el anuncio de la creación de las nuevas colonias de Asif y Matar con el objetivo confeso de "doblar la población de los Altos del Golán" .

Asimismo, dicho Gobierno representa una seria amenaza a la sui generis democracia israelí al intentar liquidar la actual separación de poderes siguiendo la estela del húngaro Orban. Así, en una carta dirigida a la Corte Suprema y firmada por casi 1.200 militares veteranos de las Fuerzas Aéreas se advierte del peligro que entraña el Ejecutivo de coalición encabezada por el Likud de Netanyahu y que contaría con Sionismo Religioso, Poder Judío y Noam como aliados principales. Según los firmantes de dicha carta: "Venimos de todos los estratos de la sociedad y de todo el espectro político y lo que tenemos en común hoy es el temor de que el estado democrático de Israel esté en peligro".

Asimismo, un comunicado firmado por los líderes de los partidos en la oposición y entre los que figura Yair Lapid, expresa su rechazo al nuevo Gobierno Netanyahu afirmando que : "Cuando volvamos al poder, prometemos cancelar cualquier legislación extremista que dañe la democracia, la seguridad, la economía o la sociedad israelí".

La amenaza a la separación de poderes en la democracia liberal israelí vendría marcada por el anuncio de varios miembros del nuevo Gobierno de aprobar la llamada "cláusula de anulación" que permitirá al nuevo Parlamento judío implantar leyes que contradigan la Carta Magna y eliminar la capacidad del Tribunal Supremo para anularla, lo que supondría el finiquito de la separación de poderes de una democracia liberal y la implementación de una democracia liberal con claros tintes autocráticos.

Así, según Yohanan Plesner, presidente del Israel Democracy Institute, "el paquete legislativo adelantado por el Ministro de Justicia conducirá a un poder judicial controlado por el poder ejecutivo, diezmará la separación de poderes en nuestra democracia e impedirá que el Tribunal Supremo defienda los derechos de los ciudadanos, por lo que israelíes de todos los ámbitos de la vida deberían hablar en contra de estas reformas unilaterales".

Por su parte, el líder de Poder Judío y nuevo ministro de Seguridad Nacional, Ben Gvir, visitó el complejo de la mezquita Al-Aqsa de Jerusalén, considerada según el actual status quo " lugar de oración exclusivo de los palestinos" en una clara provocación a Hamás a la que advirtió que "los judíos tiene derecho a utilizar dichos lugar y que el nuevo Gobierno no se rendirá a las provocaciones de Hamás".

El objetivo último sería provocar una nueva intifada palestina que sirva de pretexto para la expulsión de los palestinos de dicho lugar y la posterior construcción de un nuevo Templo judío, pero la Administración estadounidense ha condenado enérgicamente dicho acto tildándolo de "provocación inaceptable" e instando a Netanyahu a mantener intacto el actual status quo pues una nueva y cruenta intifada daría al traste con la entente entre EEUU, Israel Emiratos Árabes y Arabia Saudí para una próximo ataque a Irán.

En consecuencia, de continuar el Gobierno de Netanyahu con sus políticas autocráticas, no sería descartable un choque entre Netanyahu y un Biden que desearía pasar a la Historia como el hacedor de unos nuevos Acuerdos de Oslo que hicieran posible la utopía de "Dos pueblos, dos Estados".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1285 veces.



Germán Gorráiz López

Analista de temas económicos y geopolíticos

 germangorraiz@gmail.com

Visite el perfil de Germán Gorráiz López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: