El chantaje de EEUU y la UE 

Son diversas las definiciones sobre el vocablo que motivó este artículo, pero casi todos coinciden en que el chantaje es un delito que consiste en la amenaza de difamación pública o daño semejante para obtener algún provecho pecuniario o material de alguien u obligarlo a actuar de una determinada manera. El chantaje o extorsión es una violación de la ley contemplada en el ordenamiento jurídico de muchos países, además, tal acción puede perjudicar la reputación, el crédito y el interés del intimidado.

Si se lee con detenimiento el concepto anterior podemos advertir que la "comunidad internacional", representada por EEUU y la UE constantemente cometen reiterados chantajes contra personajes e instituciones ligadas a la política nacional e internacional. Esta extorsión es preparada con anticipación, en tres fases o etapas. Todo comienza con una campaña bien orquestada de desprestigio en contra de un líder, de algún presidente no comprometido, o instituciones adversas al sistema capitalista. Para la campaña de descrédito cuenta con la mas media internacional, es decir, medios de comunicación como la radio, televisión, prensa escrita, cine, editoriales y redes sociales, acusando a las víctimas de tirano o dictador, narcotraficante, corrupto, terrorista, lavador de dinero, acosador sexual, o cualquier adjetivo que lo descalifique. Así mismo, busca que tal aciaga cruzada oscurezca o perjudique la notoriedad o la aceptación del líder, de un presidente o de alguna institución o agrupación no comprometida con el capitalismo.

Una vez que tal mentira se ha convertido en una "verdad construida", bajo una supuesta amenaza para la seguridad de EEUU, la UE y la democracia, comienza la segunda etapa donde intervienen las organizaciones internacionales como la ONU, la OEA, el FMI, el BM, la OTAN, la ACNUDH (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos), la Reserva Federal de EEUU, además de otras ONGs que deberán hacer su trabajo. Es decir, que en vista de las "evidencias" presentadas por la mas media, las entregadas por ciertas instituciones y algunos "gobiernos democráticos", aquellos organismos recomiendan la aplicación de sanciones a los países donde sus presidentes están "vulnerando" los principios de la democracia, la libertad y "violando los derechos humanos". Evidentemente, tales "pruebas condenatorias y difamatorias" no existen sino en el imaginario de los gobernantes de EEUU y de la UE. Se debe aclarar que muchas de estas argumentaciones han sido fabricadas por empresas especializadas para justificar los castigos a lo que se someterán a todo un pueblo, sin importar la violación de los derechos humanos que aquellos tanto defienden.

La tercera y última etapa se caracteriza por la aplicación de sanciones a solicitud de la "Comunidad Internacional", dichas sanciones, que conllevan un mal ajeno, van desde un boicot económico (atentando contra el libre comercio, bandera del capitalismo), apropiación indebida de activos de la nación sancionada y colocados en los países capitalistas (atentando contra la propiedad privada, un icono del capitalismo); salida del mercado de los productos que exportan los países sancionados, de tal foma que EEUU se ocupará de exportarlos hacia la UE, a manera de monopolio (contrariando la ley de la oferta y la demanda, base del capitalismo), además de las sanciones financieras, entre tantas. Estas sanciones son utilizadas por los gobiernos de EEUU y USA como una herramienta de política exterior para doblegar a los gobiernos irredentos, castigados para que cumplan con lo requerido por la "Comunidad Internacional". Comienza el chantaje, la amenaza según la cual se obliga al país sancionado a actuar de una manera determinada que satisfaga a los intereses de los gobiernos de EEUU y la UE.

El chantaje actual al cual está sometido varias naciones como Cuba (desde hace 60 años), Siria, Irak, Afganistán, Rusia, China, Venezuela, Nicaragua, Líbano, Libia, Irán, Burundi, Corea del Norte, Somalia, Yemen, Bielorrusia, entre tantos, pone en evidencia las hipócritas justificación del régimen de Washington sobre la aplicación de sanciones. Todo esto bajo la infame excusa de la preocupación del gobierno de USA sobre la supuesta violación de los derechos humanos, la ausencia de democracia o prácticas terroristas. Sin embargo, ninguno de los países de la "Comunidad Internacional" ha solicitado sanciones económicas contra EEUU a pesar de que sus diversos gobiernos han violado descaradamente los derechos humanos durante las invasiones y bombardeos, como por ejemplo en Vietnam (más de 1.400.000 muertos de los cuales 200.000 eran civiles), Irak (1.000.000 de muertos la mayoría civiles), Afganistán (más de 300.000 muertos durante 20 años de guerra), Libia (más de 2.000 muertos), sin contar el número de países invadidos por EEUU a lo largo de la historia, tales como Somalia, Yugoslavia, Guatemala, Nicaragua, México, Santo Domingo y Cuba con las respectivas dosis de muertos y destrucción. En cada uno de esas invasiones se violaron descaradamente los derechos humanos de millones de personas y nunca salió un comunicado de la ONU solicitando sanciones contra EEUU. Todos los años la ONU condena, por mayoría casi absoluta, los 60 años de sanciones contra Cuba, pero jamás se han pedido castigo contra EEUU, a pesar de los inconvenientes que sufren los niños y los enfermos cubanos que no tienen acceso a ciertas medicinas consecuencia de las sanciones.

La "Comunidad Internacional" actualmente es testigo del chantaje que EEUU viene aplicando contra Venezuela desde hace más de diez años, a solicitud de la oposición venezolana. Esto no fue más que una maniobra de la Reserva General de EEUU para apropiarse de los activos de la patria de Bolívar colocados en el país del norte y en Europa. Al presente, en la reunión en México se llegó a un acuerdo que podrán aliviar en algo las sanciones, como fue la liberación de solo tres mil millones de dólares de los 30 mil millones secuestrados en bancos del exterior. En verdad, dicho acuerdo no fue con la oposición, estos mequetrefes vendepatrias, no tiene la autoridad para ordenar la liberación de dicha cantidad de dinero, el único que puede hacerlo es la Reserva Federal o el gobierno de USA. Esto pone en evidencia el chantaje de los gobiernos EEUU y la UE contra Venezuela, son estos criminales lo que podrán eximir a los venezolanos de los castigos causantes de tantas desgracias y de los padecimientos de venezolanos, tanto en su tierra natal como en el exterior. Muchos de ellos abandonaron su país debido a una crisis económica causada por agentes extranjeros a petición de la oposición. El chantaje continúa, si liberan a los venezolanos de las sanciones estos recuperarán lo que legalmente les pertenece. A cambio de esta justa aspiración EEUU y la UE ponen condiciones (vulgar chantaje), pero igualmente las compañías energéticas de EEUU, como la Chevron, también obtendrán sus beneficios. Además de lo pactado en el acuerdo en ciudad de México, Venezuela obtuvo otro logro, el reconocimiento de Nicolás Maduro, por parte de EEUU, como el único presidente de la República Bolivariana de Venezuela, dejando al pelele de Juan Guaidó como lo que es, como un títere innecesario y enterrado políticamente para siempre, un sujeto inservible para los intereses de los capitalistas.

Es sorprendente elimperativo y la indignidad de EEUU, que al igual que chantajea a varios países también lo hace con el 51 estado de la Unión, es decir la UE. Los gobiernos europeos deben cumplir los mandatos de Washington, sino lo hacen podrán ser sancionados. De allí la crisis energética de Europa durante este invierno, dado que EEUU les prohibió a los gobiernos europeos que le compraran gas a Rusia para que las empresas gasíferas estadunidenses se lo vendiera a cuatro veces el precio que les pegaban a los eslavos. No cabe duda, el chantaje es una estrategia económica que dentro de poco aparecerá en los libros de economía y su autor merecerá el Premio Nobel.

Los pueblos del mundo esperan con insistencia el surgimiento de una organización internacional, diferente a la ONU, una institución que defienda verdaderamente los anhelos de los seres humanos del planeta, muy lejos de los intereses económicos de una nación en especial o de las grandes corporaciones financieras e industriales. Que el desarrollo de una nación no se mida solo por el PIB, ni tampoco por las ganancias de las empresas, sino por la calidad de vida de sus habitantes, por la posibilidad de que estos logren satisfacer las necesidades básicas como salud, vivienda, educación, alimentación y recreación, así mismo, que los salarios devengados se correspondan con la aspiración del obrero o empleado para vivir una vida digna. Un mundo en paz no se logra con la aplicación de sanciones para que las miserias de unos sirvan para que otros vivan de manera ostentosa.

No cabe duda los gobiernos de EEUU y de la UE están cometiendo un delito, un chantaje siniestro que perjudica a millones de personas de diferentes países, un crimen de lesa humanidad que debe ser sancionado por instancias judiciales internacionales, pero como tal apelación es imposible los asesinatos de millones de personas quedarán impunes. Razón tuvo el escritor italiano Giovanni Papini (1881-1956) cuando escribió: "Quien tiene fuerzas roba, mata; seguro de la impunidad se hace ladrón y asesina. No hay otra moral que la de los lobos, otro código que el de los buitres" Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 793 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor