Taiwan: la manzana de la discordia

Trataremos de ser metodológicamente riguroso cuando el tema en propuesta significa la entrada definitiva a la "Nueva Época" (Nicolás Maduro Moros dixit) como al nuevo escenario de la "nueva geopolítica mundial" aun cuando los desarrollos económico-militares con impactos sociales en el continente europeo están significando una vía hacia el "cambio de Era" (Rafael Correa dixit). Es decir, el tema en cuestión es tratar de precisar la realidad real de la provincia china de Taiwan en su contexto histórico en los escenarios que se han venido desarrollando desde San Francisco Javier s.j., pero, fundamentalmente, desde la segunda mitad del siglo XIX cuando el capitalismo mundial caminaba hacia su fase imperialista en regiones de Asia precisando, necesariamente, que este capitalismo actual es, sí se nos permite en el lenguaje académico actual, la involución del capitalismo eurocéntrico.

La Geografía Histórica nos enseña que China es una nación conjugada con sus espacios geográficos continentales y sus importantes y estratégicos espacios insulares, entre ellos, la isla de Taiwan (aunque no solamente) cual es el tema en cuestión a tratar en este texto. Al tiempo la Historia de lo que denominamos, actualmente, como la Región del Asia-Pacífico, nos expone la importancia de Taiwan, reiteramos, estratégicamente ubicada, en espacios marítimos con fundamentales influencias geoestratégicas en su región septentrional como meridional.

Curiosidad a resaltar desde lo histórico es la particularidad de que Taiwan se convirtió en colonia japonesa en la que se ha visto sufrido el pueblo de China, como nación histórica. Nos explicaremos sustentándonos en tres realidades de bases históricas: los Tratados Desiguales; el Tratado de Shimonoseki; y el concepto "semi-colonia" aplicado a China en tiempos modernos capitalista-occidentales.

La derrota militar del ejército chino-manchú por la "Guerra del Opio" obligó al imperio manchú el firmar el Tratado de Nanking al cual le siguieron, por sucesivas realidades históricas, las firmas de todo un conjunto de tratados y acuerdos sustentados en el Derecho Internacional Público. En esa línea explicativa, el militarismo japonés por consecuencia de la "Primera Guerra Sino-japonesa" obligó a Pekín, con la firma del Tratado de Shimonoseki, a entregar la isla china de Taiwan convirtiéndose así en una colonia japonesa. Mao Zedong junto a otros líderes chinos denunciarían los "Tratados Desiguales" cuales en su imposición en la territorialidad china generaron lo que se ha denominado como la "realidad semi-colonial".

Por el "Acuerdo del Cairo" junto con el "Acuerdo de Potsdam" las Potencias acordaron y suscribieron el obligatorio retorno de las posesiones japonesas que se encontraban en todo el territorio chino continental e insular a Peking. En el caso de Taiwan para principios del año 1950 aún se encontraba la isla bajo su realidad colonial según el Encargado de Negocios de la República de Venezuela ante el Gobierno Nacionalista de la República de China para ese momento ya exiliado en la provincia china de Taiwan.

La "Guerra Civil" (1947-1949), la derrota del Gobierno nacionalista por los ejércitos del Partido Comunista Chino, el traslado de ese gobierno nacionalista presidido por el Generalísimo Chiang Kaishek a Taiwan, impactaron la región oriental china en una nueva realidad geopolítica con directrices geoestratégicas de importante utilidad para Washington lo que le permitiría su utilidad por las ventajas geográficas y militares de la isla durante la "Guerra de Corea", la "Guerra de Vietnam" como su utilización política durante la temporalidad de la "Guerra Fría" en diferentes escenarios internacionales como organismo internacionales.

Tres escenarios de conflicto entre Washington y Beijing dignos de mencionar. La visita oficiosa del entonces Presidente del Gobierno de China en Taiwan, señor Li Tenghui, a los EEUU de Norteamérica. En segundo escenario la visita del "Presidente de la Cámara de Representantes", Newt Gingrich, a Taiwan. El tercer escenario se refiere a la reciente visita de la "Presidenta de la Cámara de Representantes", Nancy Pelosi a la provincia china de Taiwan. La incómoda visita del entonces Presidente Li Tenghui afectó suspendiendo las conversaciones que sostenían el Estado del Vaticano y Beijing.

Visto lo anterior cabe preguntarnos cuáles serían las razones sistémicas globales en las que se basan los intereses geopolíticos de los EEUU de Norteamérica para "tener que alterar gravemente" las ya dificultosas relaciones sino-norteamericanas.

La importante decisión política de Zhongnanhai como, posiblemente, el análisis, decisión y aprobación de movilizar al EPL adscrito a la "Región 5ta. Militar" y la decisión de extenderla, en reciente fecha, a ciertos espacios en el Golfo de Bohai. Esta decisión tendría sus significados y efectos geo-militares en diferentes regiones militares, cuales hacen costa sobre las aguas que bañan el mencionado golfo de Bohai con dos características: geo-históricas y geoestratégicas. Las geo-históricas referidas a las relaciones sino-niponas mientras que la activación militar en dichos espacios, prácticamente, elevarían los niveles geoestratégicos y tácticos de toda la geografía oriental del territorio chino.

Las recientes actividades militares de China se contienen en dos escenarios: los espacios geográficos referidos a la provincia de Taiwan como espacios nacionales y, en segundo término, objetivar las realidades militares de los EEUU de Norteamérica junto con Japón y la República de Corea en cuanto nos referimos a los acuerdos militares, ejercicios militares conjuntos y las bases militares norteamericanas radicadas en esos espacios asiáticos. Estas realidades afectan las geo-estrategias de la Federación de Rusia, de la República Democrática Popular de Corea como el significado geopolítico de la región geográfica de Alaska con lo cual se elevan los niveles de inseguridad en toda la región oriental de Asia. En última instancia, se posesiona una "nueva geopolítica" en la Región de Asia-Pacífico desfigurando así la importancia de la Región Indo-Pacífico que trata de imponer Washington para las naciones asiáticas.

Ante el escenario en descripción salta del tintero la realidad objetiva de los conductores-dirigentes de estos escenarios; es decir, nos referimos al Presidente Xi Jinping y al Presidente Joe Biden en cuanto a decisiones militares a tomar junto con sus consecuencias en conjunción con sus relaciones particulares con lo histórico-cultural-formativo. En ese orden, están presentes diferencias fundamentales en cuando a la "toma de decisiones" ante un ¿hipotético? escenario bélico. Es por ello que es de necesidad expresar algunas diferencias que podrían marcar, en última instancia, el resultado final de un enfrentamiento sino-norteamericano.

Están presentes, según los procesos históricos, diferencias que son marcadas por el "inconsciente histórico" de cada una de las sociedades y lo significado que se expresa en el "liderazgo que detenta el Poder". En ese sentido, la tradición judeo-cristiana que marca el inconsciente del "emperador del Imperio" en su connotación teologal lo expone en profunda diferencia con el real significado del Poder en el "país del Centro". Es decir, en claras sentencias, el Poder que detenta el Presidente Xi Jinping no es teológico sino que proviene, según nos enseña la Historia de China, del pueblo, generalmente, del campesinado; es de ahí la importancia que Mao Zedong le otorgara al campesinado chino como base fundamental del proceso revolucionario; mientras que por razones teológicas el Poder le es otorgado al Presidente Joe Biden, por ser católico, por "derecho divino", según la tradición. Ambas realidades al momento de "la decisión militar" podrían tener efectos en contrario en la praxis bélica.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 488 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: