"Referente histórico y simbólico" en Ucrania

Stepán Bandera asesino y colaboracionista nazi

Para conocer la verdad de lo que está ocurriendo en Ucrania y la realidad del objetivo de la operación militar rusa, para la desnazificación de ese país debemos ahondar en los antecedentes históricos de ese conflicto que amenaza a Rusia con anexionarse a la OTAN, serio peligro aborda esa nación cuando un Estado de clara tendencia fascista se alía a sus rivales, con la firme intención de apuntar más cerca sus armas de las fronteras rusas.

Profundicemos sobre un líder ultranacionalista ucraniano, Stepán Bandera, que fue señalado como un gran colaboracionista de las tropas nazis en la II Guerra Mundial, con un claro historial como responsable de crímenes en Ucrania, Rumania y Polonia.

Líder de una milicia integrada por asesinos conocida como la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), culpables de crímenes de polacos en Galitzia y Volinia, ocasionando la muerte de 100.000 civiles.

Estos milicianos asesinaron judíos en esos territorios y para 1944 cuando los alemanes deben replegarse por el avance aliado, el jefe de la OUN; Banderas; fue liberado para luchar contras las fuerzas rusas que avanzaba.

El político pro nazi establece su cuartel general en Berlín y es apoyado con dinero, armas y tropas para su Ejercito Insurgente Ucraniano. Este asesino había nacido en Steryi Uhryniv, Ucrania occidental, el 1 de enero de 1909.

Era hijo de un sacerdote greco-católico, miembro del Parlamento, cuando Stepan estudia Agronomía se une a la organización ucraniana scout "Plast y comienza a incursionar en la política, convirtiéndose en miembro de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), una organización para la liberación nacional de Ucrania.

Era un fanático que se ocasionaba daño a sí mismo, para prepararse, según él para la tortura si caía en manos de sus enemigos, se enterraba alfileres debajo de las uñas, se azotaba con una correa y se aplastaba los dedos con una puerta.

Se había alistado en la OUN a los 20 años y para el año de 1933 coordina un ataque contra el cónsul soviético en Lviv, dirige el asesinato del Ministro polaco del Interior, roba bancos en busca de fondos para su organización política.

Recibe en la OUN la enseñanza de de Dmytró Dontsov, su padre espiritual, ultraderechista que tradujo el Mein Kampf de Hitler y La Dottrina Del Fascismo de Mussolini y que instruía que la ética debe estar subordinada a la lucha nacional.

Banderas se encontraba preso a cadena perpetua por asesinato y en el juicio realizó burlas en contra de la corte, realizando el saludo fascista y clamando, Slava Ukraïni, «Gloria a Ucrania».

Escapa de la cárcel tras la toma alemana de Polonia y cuando se produce la invasión alemana contra Rusia, ya la OUN lo sabía, les daba las perspectivas de escapar Ucrania del control soviético, además de la unificación de los ucranianos en un solo Estado.

La OUN nueve días después de la invasión a la Unión Soviética participa en la formación de un gobierno ucraniano para asumir el mando del país, si los nazis lo aceptaban, mostrando claramente su tendencia colaboracionista.

El fascista ucraniano con su ejército insurgente que combatió junto a los soldados alemanes, pero antes había sido junto al primer ministro Yaroslav Stetsko enviados al campo de concentración de Sachsenhausen, para los presos políticos de alto nivel.

Banderas es liberado para que iniciara un alzamiento contra el Ejército Ruso, contando con personal alemán entrenado para llevar actividades de sabotaje, espionaje y terrorismo detrás de las líneas rusas.

Los alemanes utilizan la OUN como una fuerza policial, patrullando a los ghetos y colaborando en las detenciones.

Al ser derrotados los nazis se une a la Wehrmacht que estaba en retirada y luego en Ucrania realizan una terrible resistencia contra los rusos, la inteligencia inglesa lo contrató para infiltrar agentes y recopilar información contra los rusos y la CIA utilizó sus colaboradores.

Sus hombres, los combatientes de la OUN, mataron ucranianos señalados como colaboracionistas y a sus familias, cadáveres aparecían señalados como amigos de los rusos. Asesinando 30.000 personas, entre 15.000 campesinos y 8.000 soldados, milicianos y personal de seguridad.

Muchos militares ucranianos que luchaban por la patria consideraban el programa de Bandera inaceptable por lo totalitario y eso hace que renuncie en 1952 como líder de OUN.

Bandera pretende ser el líder indiscutible de la lucha clandestina ucraniana y eso hace que los británicos lo abandonaran, quedando aislado, la inteligencia alemana establece contacto con él y este ayuda a infiltrar agentes a la Unión Soviética.

Los rusos habían infiltrado la inteligencia alemana y conocen la labor de Banderas y deciden eliminarlo, asesinato que realizan el 14 de octubre de 1959 en la entrada de su casa en Múnich, de la mano del agente del KGB Bogdán Stashynsky.

Es importante no caer en el error de muchos de defender al gobierno de Ucraniano de Volodímir Zelenski , ya que se sienten herederos de Bandera y eso es una verdad más grande, que no podemos tapar por más que deseemos figurar. Si lo hacemos debemos juntar los talones, levantar el pecho alzando el brazo y gritar: ¡Heil Hitler!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2554 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Rosario Araujo

José Rosario Araujo

Más artículos de este autor