El Reloj del Tiempo

Cuentos orientales en las figuras del mundo helénico y alemán

Para este período presidencial, Vladimir Putin gobierna bajo condiciones especiales, porque tiene bajo su responsabilidad crear el Proyecto de la Unión Euroasiática, consistente en una nueva integración en el antiguo espacio soviético. Antes, de los actuales acontecimientos, Rusia y Ucrania ya habían sostenido un dialogo abierto para la formación de un espacio común. Desde 1992 se firmaron un Acuerdo de Libre Comercio en el marco de la comunidad de Estados Independientes, (CEI), El presidente Putin fue claro, expresando que el paquete financiero no significa un acuerdo final sobre el gas y la entrada de Ucrania a la Unión Aduanera Económica, (UAE).

En 2011, VP planteó en un artículo de La Revista Izvetia, un proyecto de trabajo mancomunado para la integración Euroasiática junto a otro proyecto a nivel latinoamericano esbozado por Carlos Andrés Pérez sobre integración Sudamericana ya que era presidente de la Internacional Socialista y reconfirmado luego por Hugo Rafáel Chávez Frías, el cual fue revisado exhaustivamente.

La concreción de este objetivo fue en primer lugar la creación en 2015 del Proyecto de la Unión Económica de Eurasia. En este proyecto se incluyen ya Rusia, Bielorrusia y Kazajstán. Esta estructura intenta ser un espacio de integración económica y política. El objetivo euroasiático es crear condiciones favorables para el crecimiento económico de los países que la integran. El retiro de las tarifas aduanales produce un efecto de crecimiento del intercambio comercial. Por ejemplo, con Kazajstán el comercio ha aumentado considerablemente con Rusia en dos años. Por lo tanto, ésta esperaba que Ucrania participara en este proyecto.

Como se ha anotado ya, la situación económica de Ucrania es crítica y se halla al borde de la moratoria. Por ejemplo, durante la época soviética, la ciudad de Járkov descollaba en industria y ciencia. Por los acontecimientos después de la desintegración de la Unión Soviética, la ciudad rusa de Bélgorod, vecina de Járkov, que durante la época soviética era considerada agraria y prácticamente constituía una fuente de recursos naturales para Járkov, hoy produce artículos industriales per cápita cuatro veces más que en esa época soviética. Esto significa que la producción industrial y la calidad de vida han decaído en Járkov y que es difícil encontrar alternativas en el estado en que se encuentra hoy la economía ucraniana.

Por tanto, el objetivo de la relación ruso-ucraniana, ya en la etapa postsoviética, era aumentar la cooperación en la esfera de producción de naves espaciales, en la energía atómica y en la producción de aviones. Había proyectos concretos como los AH-124, AH-140 y AH-148, aviones pertenecientes a la línea KB Antonov, que Rusia y Ucrania producían conjuntamente. También estaba el proyecto de construcción de un complejo de producción de naves espaciales y, en cuanto a la cooperación en el sector de energía, la construcción del ciclo de combustible para energía atómica de sus plantas de producción de energía eléctrica. Éstos eran proyectos de miles de millones de dólares, que sustancialmente podrían haber elevado las posibilidades de la economía ucraniana y la habrían hecho diversificarse en la era postsoviética

Ucrania ante la presencia de la OTAN se encuentra bajo presión y desea un espacio geopolítico de occidente para darse un salto económico y, tener bajo su control la tecnología de armamentos y fabricación de partes en helicópteros y aviones de combates.

Ucrania tiene una enorme importancia para Rusia desde el punto de vista geopolítico. Desde finales del siglo XVIII fue una parte vital del imperio zarista y la cuna del nacimiento de los eslavos y su primer estado: la Kiev de Rus en el siglo x de nuestra era. Posteriormente, los rusos se expandieron al este hasta llegar a Siberia oriental, que posee frontera marítima con Japón. Después perteneció a la Unión Soviética en calidad de república federada. Por esa razón, ambos países tenían vínculos económicos estrechos; Rusia era el más grande socio comercial de Ucrania. Por su posición geográfica en el Mar Negro, este país era clave para Rusia, para obtener acceso marítimo, pues ahí se encuentra Crimea y, en ésta, la Flota Rusa del Mar Negro, además de que constituye un acceso al Medio Oriente y al Cáucaso. Por esta situación, después del derrocamiento de Yanukóvich, Rusia decidió apoyar un referendo, en esta península y por cuyo resultado el 97% de la población votó a favor de la reincorporación a Rusia. Finalmente, Rusia dio este paso crucial para su seguridad nacional.

Esto ocurrió porque después de que la UE y la OTAN se extendieron hacia los países de Europa del Este, que estuvieron bajo la influencia rusa después de la Segunda Guerra Mundial, la pérdida de Ucrania significaría el aislamiento de Rusia con respecto de Europa y su degradación a una potencia regional, como se ha señalado ya. Por tanto, la batalla por Ucrania tiene un carácter explosivo. En los medios de comunicación alemanes es evidente el apoyo al avance alemán hacia el este. Incluso en algunos medios se acusa al presidente Putin de conducir una operación de división de Ucrania, aduciendo que sólo desea la confrontación, pues únicamente fronteras firmes pueden proteger su régimen.

Al respecto, en el apartado "Peligros militares y amenazas de guerra a la federación rusa de la doctrina militar de la federación rusa", actualizada en 2015, el gobierno ruso plantea su propia visión del conflicto, cuando argumenta que las principales amenazas exteriores son: a) el crecimiento del potencial militar de la OTAN y su orientación a funciones globales, realizadas en violación al derecho internacional, el acercamiento de la infraestructura militar de los países miembros de la OTAN a las fronteras de la Federación Rusa por medio de la sistemática expansión del bloque; b) la desestabilización de la situación en determinados países y regiones y la ruptura de la estabilidad global y regional; c) el despliegue y aumento de contingentes militares de países extranjeros (grupo de países) en territorios de países fronterizos con la federación rusa y sus aliados y en aguas adyacentes entre otros objetivos con el de ejercer presión política y militar sobre la federación rusa; d) creación y despliegue de sistemas estratégicos antimisiles que interfieren con la estabilidad global y desbalancean la correlación de fuerzas en la esfera nuclear con capacidad de un golpe global y también el despliegue de sistemas no nucleares de armas de alta precisión.

Las consecuencias de la crisis de 2008 en la economía rusa no habían sido superadas y a éstas se sumaron las dificultades de la caída del precio del petróleo, su menor exportación por la menor demanda y la subsecuente caída del poder adquisitivo del rublo. Esto ha afectado el poder adquisitivo de la población rusa y también a países como Alemania, que exporta mercancías a Rusia. Los problemas que han provocado las sanciones occidentales de 2014 a la economía rusa representan de un 25,30 a un 30, 45% de su problemática actual. Desde su reincorporación a Rusia, Crimea también tiene un bloqueo económico.

En cuanto a Occidente, desde el punto de vista geopolítico, para la estrategia estadounidense y la de la Unión Europea (UE), la separación de Ucrania con respecto de Rusia es una de sus prioridades y una estrategia puesta en práctica que lleva veinte años. Esta estrategia ha consistido en impedir que Rusia tenga nuevamente influencia en Ucrania por medio de varias tácticas, desde el financiamiento de grupos de oposición, creación de redes sociales proestadounidenses y la realización de la revolución naranja en 2004, cuando Víctor Yuschenko, un presidente proestadounidense, ascendió al poder. Sin embargo, sus cuatro años de presidencia no mejoraron la situación económica y social del país, pero sí empeoraron las relaciones de Ucrania con Rusia, lo que trajo consigo el alza al precio del gas de parte de Moscú para Kiev.

Así, política y militarmente, Rusia, sin Ucrania, no puede fácilmente proyectar poder en el Cáucaso norte, ni sobre Belarús, ya que el río Dniéper, la principal vía de transporte acuático de este país, fluye al sur de Ucrania y es cercana y está bien conectada con Polonia y los Países Bálticos. Esta realidad geográfica significa que, si el gobierno de Belarús cambiara su posición a favor de Rusia por otra administración, la posición geopolítica de Minsk se hubiera acercado a Ucrania en el periodo en que Yúschenko era presidente. Por tanto, haciendo una prospectiva a largo plazo, es fácil entender por qué el triunfo de un gobierno prooccidental como el de Yúschenko, y también por qué el de Petro Póroshenko, impactó tanto en Rusia. Ucrania, por lo demás, posee una frontera cercana a ciudades como Volgogrado o Moscú y al puerto de Sebastopol en el Mar Negro, que es el único puerto de agua templada cerca de Rusia.

Así, tanto Ucrania como Rusia han perdido a causa de este conflicto, y Rusia, por lo demás, se ha visto inmersa en una difícil situación económica, consecuencia de las sanciones de Occidente. Solo la habilidad de Putin la ha repotenciado y actualizado porque es el presidente de mayor influencia en su área política.

Recientemente, Moscú publicó dos proyectos de acuerdo en los que exponía sus exigencias para rebajar las tensiones en la frontera ucraniana. Estas demandas incluyen el retroceso de los despliegues de la OTAN en Europa del Este a algún punto de la década de 1990, lo que significa que muchos países vecinos de Rusia y que estaban bajo el control de la Unión Soviética estarían menos protegidos por la alianza.

La salida de Jorge Arreaza de La Casa Amarilla, (Cancillería), constituye un descalabro para el gobierno de Nicolás Maduro Moros y se rompe la línea de gobierno a nivel internacional. Al yerno de Chávez lo alejaron del poder, tal como le sucedió a Elías Jaua Milano y nos vamos a un foso en el plano internacional.

Putin, solo desea resultados positivos para Rusia, La crítica del capitalismo como sistema intrínsecamente perverso realizada por el cristianismo de la liberación parece más actual que nunca; entre otras razones, por la crisis ecológica y el cambio climático que amenazan directamente la supervivencia de la humanidad en este planeta. Desde el punto de vista ecosocialista, el capitalismo no es sólo un sistema de explotación, como lo plantea tradicionalmente el pensamiento marxista, sino también de destrucción del medio ambiente y de los equilibrios ecológicos. Superar el capitalismo es un imperativo categórico por razones de justicia elemental. Es un sistema absurdo en el cual unas decenas de multibillonarios poseen más riqueza que la mitad de la humanidad. También hay que sobrepasarse porque se trata de una cuestión de supervivencia para la humanidad: el capitalismo no puede existir sin expansión sin límites. Por eso, la destrucción de las condiciones de vida en el planeta pertenece a su lógica interna.

Acabar con el capitalismo es una tarea compleja y difícil, pero no tenemos otra salida sino llevar adelante esta lucha antisistémica. Como decía Bertolt Brecht, quien lucha puede perder; pero quien no lucha, ya ha perdido.

Mariano Picón Salas, decía que hay que sentarse en una poltrona como lo hacía y soñaba Adolf Hitler y ver desde allí luchar contra los analfabetos, enviándolos al infierno salpicados de cenizas al fumarse un puro cubano. Se supone que Picón, juzgaba los pensamientos lujuriosos de Hitler, dándonos a entender que en su época y las que vienen, los políticos han perdido el poder, solo se sientan en las antiguas oficinas del Congreso Nacional, hoy Asamblea Nacional para hacer ejercicios de autocríticas y el pueblo pasando pruebas infernales como lo venia padeciendo los barineses ante unos Chávez que guardaban silencio y un Wilmer Castro Soltedo que dañó toda la red alimentaria del Estado dándole poder a extranjeros que rompen con nuestra soberanía nacional.

Dijo, "Ya sabe usted que los analfabetos van al limbo y puede ser la única ventaja de los países subdesarrollados"

Ahora, tenemos una lucha de gladiadores, el Imperio Romano- Vaticano, El Imperio Otomano y el Mesopotámico- Turco- Egipcio en una sola lucha y Rusia abriéndose paso y siendo acosado, una región donde los políticos no han evolucionado al igual que Nicaragua, Argentina, Cuba, Venezuela y Colombia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 485 veces.



Emiro Vera Suárez

Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajó en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 emvesua@gmail.com

Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: