Mi aprecio por la resistencia cubana y haitiana

Mi respeto y aprecio para el pueblo cubano y haitiano en su lucha de resistencia por el respeto de su soberanía y para que algún día se cumpla el sueño del libertador Simón Bolívar de unificar la patria grande para enfrentar el saqueo de nuestras riquezas de parte del imperio gringo y beneficiar a los más oprimidos.

El digno y valiente pueblo cubano y el liderazgo de la revolución a la cabeza de Díaz Canel ha derrotado una vez más las pretensiones imperiales por desestabilizar la paz de Cuba y entorpecer su camino socialista. Y el pueblo haitiano se ha levantado en armas contra la muerte de su presidente y por la conquista de sus derechos.

El miedo de este gobierno y de todos los que hemos tenido desde 1966 a la fecha no es que los haitianos nos invadan o que se apropien de nuestros territorios. El miedo es que una revolución del pueblo haitiano saque a la oligarquía del poder y que este fenómeno influya a los dominicanos que estamos a punto de hacer lo mismo.

Tanto este gobierno como los anteriores cada cierto tiempo se montan en un discurso racista contra los haitianos para manipular las elecciones y para ocultar el fracaso de la politica migratoria que no ha sido capaz de controlar la frontera ni de deportar a todos los indocumentados vengan de donde vengan que viven en el país.

Estoy de acuerdo con el derecho que tiene la RD de deportar a los inmigrantes indocumentados siempre que se haga con respeto e igualdad. Pero es discriminatorio salir a buscar a haitianos, pedirle documentación y deportarlos, habiendo chinos, colombianos, venezolanos, chilenos y otros sin documentos que nadie molesta.

Debemos recordarle a este gobierno ultraderechista y pro-oligarca que con el pueblo cubano nos unen vínculos históricos, culturales, deportivos y comerciales y con el pueblo haitiano nos unen relaciones comerciales tanto de haitianos en RD como de dominicanos en Haití que ni el odio ni el racismo ha podido separar.

Hay que ser muy perverso y mezquino para negarle servicios de salud a las parturientas haitianas en los hospitales de RD pero no las embarazadas inmigrantes de otros países sabiendo que Haití es el principal socio comercial de RD por encima de EU en exportaciones y el segundo socio detrás de los gringos al incluirse la Zona Franca.

Hoy es contra los haitianos y haitianas embarazadas pero mañana puede ser contra los cubanos y mujeres embarazadas o contra los venezolanos y sus mujeres embarazadas porque podrían ideologizar a nuestra juventud sobre cómo hacer la guerra y tumbar a estos gobiernos dictatoriales y oligárquicos que usufructúan el poder.

Se puede deportar a una embarazada que sea apresada en el Aeropuerto o en Migración de la frontera pero deportarla estando en un hospital, después que pagó peaje a los militares, además de discriminatorio e inhumano es una violacion de su dignidad, sus derechos a la salud y de muchos acuerdos internacionales.

Es entendible que Abinader reniegue de la revolución socialista cubana pero nunca pensé que en un gobierno del PRM iba a utilizar el discurso de la xenofobia y el racismo porque esos mismos que hoy lo aplauden fueron los que ayer crearon la sentencia del TC que le quitó la nacionalidad a Peña Gomez y al padre de Abinader.

Dejen ese discurso trasnochado de que hay intentos imperiales de unificar la isla porque los dominicanos y haitianos estamos unidos desde hace cientos de años en los barrios y en los sectores medios a través de vínculos laborales. Ojalá que juntos demos el paso de unificar la patria grande de Latinoamérica para los latinos.

Pueden seguir con su discurso anticomunista contra Cuba, pueden seguir levantando el muro, pueden seguir deportando y pueden seguir con su racismo y su xenofobia pero ningún gobierno dividirá a estos pueblos hermanos y cuando la patria nos llame estoy seguro que ahi estaremos juntos dominicanos, haitianos y cubanos.

Por más dinero que tenga el imperio y sus lacayos, por más ignorancia a que nos someta, por más capacidad de manipulación para dividirnos. Al final los pueblos de nuestra región se unirán por la libertad y la democracia en contra de sus verdugos imperiales para hacer realidad el sueño de Duarte, Manolo, Luperón, y Caamaño.

El papel de nuestro gobierno es controlar la frontera, evitar el tráfico de armas, de drogas y de trata de personas. Respetar la soberanía de sus vecinos, no intervenir en los asuntos internos de otros países y ayudar a cualquier país de forma humanitaria ante conflictos y tensiones sociales para que sean ellos que resuelvan sus problemas

Fue una injerencia de Abinader llamar a la ONU y a la OEA para intervenir en Haití y desarmar a la población, y peor aún que por el rechazo de sus pedidos ordenara la deportación de embarazadas haitianas y nos metiera el tema de la invasión haitiana para distraernos de la alta inflación y los altos precios de la comida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 390 veces.



Juan Mojica


Visite el perfil de Juan Mojica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: