AUKUS Confirma las tendencias de la política exterior de un Estados Unidos en retroceso

AUKUS es el nombre de la nueva alianza militar, tecnológica y de inteligencia, conformada por Australia, Reino Unido y Estados Unidos, y dirigida obviamente en contra de China. Muchos han declarado sorpresa ante este anuncio o se han concentrado en el escándalo del rompimiento del acuerdo mil millonario previo entre Australia y Francia para la construcción de submarinos convencionales; no obstante la conformación de AUKUS no hace más que confirmar las tendencias de un Estados Unidos que se adapta a regañadientes a un nuevo orden inminente, que quien escribe ha venido analizando en los últimos años.

Estados Unidos es plenamente consciente que el momento unipolar ya pasó, y que un nuevo orden ya es un hecho, la instauración de la multipolaridad, el regreso de las zonas de influencia interconectadas a través de redes comerciales globales, la implantación en un futuro cercano de zonas monetarias (Dólar, Euro, Rublo y Yuan), la consolidación de potencias regionales, y el establecimiento de alianzas económicas y militares regionales, representan las tendencias geopolíticas planetarias. Por otra parte el avance de China es indetenible, y los estadounidenses lo saben; la política de contener a China, es en el fondo una estrategia de dilación que busca retrasar lo más posible la consolidación de China como la primera potencia mundial en todos los sentidos y parámetros. Ante este panorama Estados Unidos, asume que ya no puede ejercer la hegemonía global, manteniendo la presencia intimidatoria de sus fuerzas en todos los escenarios del globo; en consecuencia se repliega en muchos de ellos, no sin antes dejar las condiciones lo suficientemente inestables para garantizar el caos en todas las regiones y estados a los que alguna vez invadió y destruyó, la caótica huida de Afganistán después de 20 años de guerra sin fin, sin lograr ninguno de los objetivos formales, pero si el objetivo no declarado de la destrucción del estado en el marco de la doctrina Rumsfeld-Cebrowski, constituyen el ejemplo más reciente de esto.

Ante el reconocimiento de la imposibilidad de continuar como el policía mundial, EEUU se ve obligado a establecer prioridades, por lo que define a China como la mayor amenaza a su hegemonía, y dirige la mayoría de sus fuerzas al teatro del pacifico; aun así, los estadounidenses evalúan que el balance de fuerzas en la región no les favorece en caso de valerse exclusivamente de sus recursos, por lo que en forma desesperada procura involucrar a actores regionales que se comprometan con la contención del gigante asiático, para ello crea el QUAD, con la participación de Australia, Japón e India, como un mecanismo de cooperación de esfuerzos y recursos en el objetivo común de contener a China; pero el QUAD no es una alianza político-militar como la OTAN, no implica el intercambio de investigación y desarrollo de tecnologías estratégicas, ni compartir recursos y equipos considerados de Uso exclusivo de los complejos militares industriales de las potencias occidentales; los EEUU se asumen como naturalmente superiores, y la base de esa pretensión es racial y colonialista, por lo que todos sus aliados que no sean anglosajones, tienen que aceptar la condición de vasallaje y no se les tiene permitido acceder a sus poderosos juguetes bélicos; esta condición es la que deben aceptar tanto los japoneses (que aún son tratados como los perdedores de la segunda guerra) como la India (todavía vista como ex colonia británica) en el QUAD; pero también los socios Europeos de la OTAN, que por muy primer mundo que se asuman, no han dejado de recibir bofetadas para ubicarlos en su lugar, la última de las cuales viene en la forma del rompimiento del contrato naval francés con Australia; si bien franceses, alemanes, italianos y españoles poseen importantes complejos industriales militares y cierto poder defensivo, y los franceses además son potencia nuclear y miembro permanente del Consejo de Seguridad, lo cierto es que ninguno de ellos son anglosajones, por lo que desde el excepcionalismo estadounidense, son inferiores y no son dignos de confianza.

Desde hace un tiempo vengo diciendo que EEUU se replegaría dentro de un grupo constituido por aliados del llamado occidente colectivo, la mayoría de ellos bajo la condición de vasallaje de facto; un sistema de alianzas dirigido en forma dictatorial por USA con un núcleo sustentado en la anglo esfera, ya reunida en la alianza de espionaje de los 5 ojos (EEUU, UK, Canadá, Nueva Zelanda y Australia), y ahora llevada al grado máximo de integración con AUKUS (Australia, Reino Unido y Estados Unidos), como alianza militar, tecnológica, de inteligencia, de investigación y desarrollo; el punto que demuestra el grado de integración es precisamente el escándalo de los submarinos nucleares para Australia; tenga en cuenta que hasta ahora los submarinos nucleares solo eran operados por las potencias nucleares que lograron desarrollar por si mismos las tecnologías necesarias, así como, por su condición de potencias atómicas, poseen el combustible necesario para su funcionamiento; es decir, que Australia sería el primer país no nuclear en desplegar tales activos. La situación de los submarinos abre en efecto una caja de Pandora, por cuanto crea un mercado que no existía y de hecho sienta un precedente potencialmente terrible de cara a la no proliferación nuclear; qué impide ahora que la India, que solo ha logrado desarrollar (no sin dificultad) un submarino propio, y depende de arrendar submarinos nucleares rusos, exigir la venta de submarinos nucleares para su flota; si sus aliados QUAD (Australia y EEUU) se niegan, que le impide a los rusos hacer la venta, y si estos, por su relación cercana con China, no lo hicieran, quien dice que los resentidos franceses (que ya construyen submarinos convencionales en la India) no ofrezcan sus barracudas nucleares a los indios; y ya abierta esta carrera, porque no Japón, Corea del Sur, Turquía, Egipto, Argelia, o cualquier otra potencia media regional con los recursos suficientes y sus propias razones, pueden aspirar a convertirse en nuevos operadores de uno de los activos más peligrosos del arsenal nuclear mundial. Si vamos más allá, se abren las puertas para una mayor integración naval Ruso/China con un intercambio potencial que compensaría debilidades reciprocas; me refiero a submarinos nucleares Yansen rusos (de los mejores del mundo) para China y destructores/cruceros chinos Tipo 055 (de los mejores del mundo) para las flotas de superficie de Rusia en el Mar del Norte y el Pacifico.

AUKUS confirma la tendencia de un Estados Unidos en retroceso, que se repliega y atrinchera rodeado por sus iguales (anglosajones), obligando al resto de sus vasallos a sacrificar sus propios intereses para continuar con su favor y su cuestionable apoyo y compromiso, procurando involucrar al mayor número de actores posibles para contener el avance chino con los recursos de terceros, explotando diferendos y conflictos históricos, que impliquen el menor riesgo posibles para sus propios activos. Si las movidas geopolíticas desesperadas de EEUU logran debilitar al dragón en una o dos décadas no se descarta un ataque traicionero del Águila ya posicionada alrededor del territorio del gigante asiático; de cualquier forma, creo que los Chinos están haciendo mejores jugadas en el tablero, y no son los únicos actores moviendo fichas, todos los jugadores se fijan en los movimientos de los otros antes de hacer los suyos; solo EEUU parece querer imponer su propio juego aun modificando el tablero, el problema es que esa forma de actuar, su complejo de superioridad racial, y su aún inmenso poder militar, combinado con la imposibilidad de aceptar una realidad en la que deje de ser la primera potencia mundial, puede volver potencialmente peligroso el accionar estadounidense, tanto por las acciones propias, como por las que pueda desatar en respuesta a decisiones como las tomadas en el marco de AUKUS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 388 veces.



Oswaldo Espinoza

Pltgo. MSc. Docente/investigador UBV-CEPEC. Investigador asociado del CIM.

 oswaldoespin@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: