Conociendo más sobre Afganistán

"León de Panjshir", Ahmad Massoud, en la lucha por la autodeterminación de su pueblo

Hablar del "León de Panjshir", Ahmad Massoud es referirnos a la lucha por la autodeterminación de los pueblos de Afganistán, nación asiática que ha sido el cementerio de los imperios, pero que han sufrido y sufren todas las consecuencias de esa rapacidad del imperialismo y hoy con lo último acontecido le dedicamos este capítulo a este Comandante Guerrillero que combatió primero contra los soviéticos y luego contra los talibanes, siendo asesinado por el cachorro de los yanquis; del cual todavía no se tiene muy clara su actuación; Osama bin Laden.

Amed Sha Massoud, fue un líder destacado y muy querido por su pueblo, una verdadera pesadilla para la invasión soviética.

El periodista y corresponsal de guerra Jorge Melgarejo en su libro “Afganistán, Crónicas de un Corresponsal de Guerra” cuenta que Massoud, después que la población del valle fuese diezmada por los bombardeos soviéticos, junto a diez mil combatientes continuó allí, soportando un durísimo invierno, sin alimentos y enfrentando la embestida enemiga.

El "León de Panjshir", fue un gran guerrero que nunca se rindió, nadie como él en esa nación de duros combatientes. Los habitantes Valle de Panjshir nunca podrán olvidarlo y su tumba, situada en un una alta loma acuden miles personas a rendirle tributo, este lugar desde donde se divisa Bazarak; lugar donde nació; es un centro de peregrinación para los habitantes del valle.

Para ellos era mucho más que un simple líder; era una especie de deidad, a pesar de los años que han pasado de su asesinato; el 9 de abril del 2001, hace 20 años casi, cuando un comando talibán lo asesino, su figura está muy viva.

Este valle situado a 100 kilómetros al norte de Kabul mantiene la premisa de que “Si los talibanes quieren tomar este valle se encontrarán con que Massoud no ha muerto. Él vive dentro de nosotros”, afirman.

Su familia lo llevo a Kabul donde paso casi toda su niñez, estudiando en el Liceo Francés Isteqlal e ingresó en la Escuela Politécnica de Kabul a estudiar ingeniería, podía hablar varias lenguas. Había nacido el 2 de septiembre de 1953.

Su padre llamado Dost Mohammad, era comandante de policía en Bazarak y cuando Ahmad Shah Massoud cursó tercer grado, Mohammad lo nombraron el jefe de policía en Herat, al noroeste de Afganistán. El chiquillo era un estudiante inteligente, en la escuela primaria como en sus estudios religiosos. Posteriormente, acogió un tipo moderado de Islam sunita, con fuertes connotaciones sufíes.

Fue un sagaz lingüista, hablaba con claridad persa, francés, pashtu, hindi, urdu, inglés y árabe

Cuando en el año 1973 se produce un golpe de Estado dirigido por Mohammed Daud Khan, Massoud se dirige a Peshawar a ponerse a la orden de Burhanuddin Rabbani, líder de la oposición islamista por Organización de Jóvenes Musulmanes, rama estudiantil de la Sociedad Islámica.

Regresa a Panjshir en 1975 y participa en la rebelión de la región, pero fracasa el alzamiento y el combatiente debe huir, continuando con actividades clandestinas. La Sociedad Islámica se dividió alrededor de Massoud y Rabbani, conocida como Jamiat-i-Islami, armada con fusiles antiguos y la liderada por Gulbuddin Hekmatyar, de nombre Hezbi Islami, mucho más radical.

Siempre el Comandante Guerrillero le restó importancia a sus acciones militares, dándoles el mérito a sus hombres.

Cuando el Ejército Soviético; desde 1978 a 1992; interviene en el país, Massoud se convierte en el Comandante de la facción Jamiat-e Islami y el Valle de Panjshir en el escenario de las operaciones más importante de los muyahidines, derrotando tropas del Ejército Soviético en siete ocasiones.

La toma del valle, desde donde los guerreros afganos realizaban ataques al túnel de Salang, paso que conduce desde esas tierras a la URSS, que utilizaban los soviéticos para mover los convoyes hizo que los rusos consideraran su captura o muerte.

Derrota siete grandes ataques, dos de ellos son de gran envergadura, en donde se utilizaron un gran número de hombres y material. Utilizaron la mayor cantidad de fuerza aérea con que contaban los soviéticos en Afganistán, ochocientos tanques, tropas especializadas transportadas en helicópteros que no pudieron con las mejores guerrillas de Massoud.

Los 1.000-5.000 muyahidines de Massoud resistieron contra 30.000 soldados soviéticos, esta heroica resistencia le valió a su jefe el sobrenombre de "León del Panshir", que significa en persa, Shir-e-Panshir , concretamente "León de los cinco leones".

Massoud se casó con su esposa, Sediqa, tuvieron un hijo y cuatro hijas, nacidas entre 1989 y 1998. Ella publicó una amorosa memoria de 2005 de su vida con el comandante, llamada "Pour l'amour de Massoud".

El “León de Panjshir estudió las tácticas militares del Che Guevara y Mao Zedong , sus guerreros se convirtieron en practicantes expertos en los ataques de golpe y fuga contra una fuerza superior y capturaron cantidades significativas de artillería y tanques soviéticos.

Cuenta el periodista polaco Wojciech Jagielski en “Una Oración por la Lluvia” que un vez Massoud pasaba revista a un combatiente en una trinchera, las manos temblorosas del recluta hacían que se le dificultase correr el cerrojo del arma y la trinchera era demasiado profunda, haciendo casi imposible que se disparase bien. El Comandante cada vez más irritado por la falta de pericia militar de varios de sus noveles combatientes le dice:

“Cuando nosotros comenzamos la lucha en el Panjshir no tuvimos tiempo de aprender, fue un curso acelerado y duro. A nosotros nos disparaban de verdad. Los que disparaban mal o no sabían hacer una trinchera simplemente morían. Cuando la muerte acecha, rápidamente se aprende a sobrevivir.”

De esa manera él instruía a sus hombres para que no tuviesen una moral baja en la guerra y los convencía en la necesidad de seguir peleando y continuamente enviaba emisarios a Kunduz, Taloqan, Maimana, Kulab, Mazar-i-Sharif entre otros.

La Unión Soviética se retira el 15 de febrero de 1989, esa derrota que ayudaría al colapso de los soviéticos se le debería a los guerreros muyahidines de Ahmad Shah Massoud , pero el régimen comunista se mantuvo tres años más, pero perdieron poder con la caída de la Unión Soviética.

El presidente Najibullah deja el poder por una nueva coalición militar llamada la Alianza del Norte el 17 de abril de 1992, se crea el nuevo Estado Islámico de Afganistán y Massoud es nombrado Ministro de Defensa.

Hekmatyar contando con el apoyo de Pakistán comienza la guerra contra el nuevo gobierno, Abdul Rashid Dostum con el apoyo de Uzbekistán se une con el rebelde forma una coalición anti gobierno y se produce una guerra civil.

Los señores de la guerra arrasan al país, matando civiles y eso hace que se unan un grupo de estudiantes islámicos en Kandahar; zona fronteriza con Pakistán; para vengar esas atrocidades que serían conocidos como “Talibanes”; estudiantes del Corán.

El Comandante Massoud se acercó a este grupo para tratar de involucrarlos para conversaciones sobre elecciones democráticas, pero estos no estaban interesados, con la ayuda de Pakistán y Arabia Saudita, los talibanes tomaron Kabul y derrocaron al gobierno el 27 de septiembre de 1996.

Eran dirigidos por el Mulah Mohamad Omar, un desconocido religioso que ahora instauraba un nuevo orden religioso, que desempolvaba una antigua declaración de principios, que terminó imponiéndose a sangre y a fuego.

Massoud junto a sus hombres se encuentran en el noreste de Afganistán, donde los talibanes intentaron tentarlo para que renunciara a su resistencia, ofreciéndole el puesto de primer ministro en su gobierno, pero él se negó.

Se negó a seguir con la tradición de los matrimonios obligatorios y a la explotación laboral reconocía que hombres y mujeres son iguales, firmando la Declaración de los Derechos Esenciales de las Mujeres Afganas.

Massoud creó la Fundación Cooperativa de Cultura Mohammad Ghazali, citó a participar en esta fundación a científicos, eruditos, autores y artistas, sin considerar sus ideologías. También Masud quería asegurar la libertad de prensa a pesar de las condiciones difíciles.

Tenía el Comandante Guerrillero la fama de haber sido el combatiente más aguerrido en contra de la invasión soviética y los talibanes sabían que les costaría un precio muy alto la conquista del valle de Panjshir.

Ahmad Shah Massoud propuso a los talibanes a principio del 2001 que se unieran a él para unas elecciones democráticas, pero estos no aceptaron.

La posición de este grupo radical se estaba debilitando debido a las medidas del movimiento talibán, como exigir a las mujeres que usen burka , prohibir la música y las cometas uno de los pocos juguetes con que contaban los niños afganos, y cortar sumariamente miembros o incluso ejecutar públicamente a presuntos delincuentes, hicieron poco para que la gente común los quisiera.

Pero no les basto el rechazo de la población, se aferraron al poder, recibieron apoyo de Pakistán y de elementos extremistas de Arabia Saudita entre ellos Osama bin Laden.

Massoud llevaba años advirtiendo al mundo el riesgo de los terroristas árabes escondidos en Afganistán, decía que estos hombres llevarían la destrucción a occidente y nadie le hizo caso a pesar de que contaba con el apoyo de Rusia, China, Irán y la India.

Osama bin Laden envió dos terroristas suicida haciéndose pasar por periodistas a la base de Massoud dos días antes del 11S, el objetivo era quitar a la Alianza del Norte de su mejor comandante, donde se apoyaría Estados Unidos para comenzar la Guerra de Afganistán tras los ataques de Nueva York.

Los terroristas; según cuenta en “Una Oración por la Lluvia” Jagielski; se hicieron pasar por periodistas de una televisora árabe, permanecieron en el campamento de Sayyaf un mes, compartiendo con los soldados y los refugiados, filmaban el valle de Panjshir y se comportaban como cualquier periodistas.

No despertaron ninguna sospecha, ya que también contaban con una carta de recomendación del Centro Musulmán de Londres, desde ese campamento fueron a Fayzabad para encontrarse con Rabbani y desde allí a Khoja Bahauddin para entrevistar a Massoud.

El más joven, de lentes, decía llamarse Muhammad Karin Tushani, el otro de 40 años se llamaba Muhammad Kasim.

Allí pasaron tres controles y no los descubrieron, pudiendo demostrar con esto que existía un traidor en las tropas de Massoud, Cuando llegó el Comandante Guerrillero preguntó qué periodistas llevaban más tiempo esperando y los falsos periodistas árabes tenían dos semanas esperando, entonces fueron elegidos.

En la habitación donde se reunieron estaban la persona que se encargaba de organizar las entrevistas de nombre Asim, el embajador de la Alianza del Norte en la India Masud Jalili, Fahim Dashti y el Comandante, que pidió que antes de empezar a firmar le leyeran las preguntas.

Mientras Tushani leía en inglés las preguntas, el otro colocaba la cámara en el trípode. Al terminar la primera pregunta, exploto la cámara, Dashti fue el que menos heridas sufrió ya que estaba retirado de Ahmad Shah Massoud.

La bomba mató a Asim en el acto y el árabe que hacia la entrevista también murió reventado por el cinturón de explosivo que tenía en la cintura.

El segundo asesino salió corriendo a la calle pudiendo burlar a los sorprendidos soldados, al rato fue capturado, volviendo a escapar hasta que le dieron muerte. Massoud y Jalili quedaron tendidos en el suelo con grandes heridas.

Lo trataron de llevar a Tayikistan en helicóptero, el Comandante estaba inconsciente, sangrando mucho por heridas en el pecho y en el vientre, su cara estaba tan quemada que era imposible reconocerlo.

Estaba con vida cuando lo llevaron al hospital de la División 201 rusa, heredera del Cuadragésimo Ejército soviético, en Tayikistán, pero murió antes de caer la noche.

Afganistán perdió un gran líder, pero ganó un mártir y un héroe nacional. Era un gran combatiente, pero un hombre moderado y reflexivo. Este asesinato fue la primera operación de Bin Laden como jefe del ejército afgano de fieles.

Massoud era el único que se le podía oponer a los talibanes. Osama debía deshacerse de él antes de atacar los Estados Unidos.

Antes había dicho que: “Prefería morir de cualquier manera, pero nunca de manos de otro afgano, por los que combatido toda mi vida”.

La región de Panjshir que controlaba Ahmad Shah Massoud es una de las zonas más tranquilas, condescendientes y inalterables del Afganistán devastado por la guerra, ahora es anunciada por el hijo del "León de Panjshir" como un bastión de la resistencia talibán, continuando con el legado del Comandante Massoud, "el León de Cinco Leones".

El presidente Hamid Karzai le concedió el título de "Héroe de la nación afgana" inmediatamente después de su muerte y su lucha estará en el corazón muchos afganos en aquel país cementerio de imperios.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 642 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: