Brasil: Política – Gripiña y Copa América

"Nos enseñaron a ver la apariencia y no la esencia de las cosas"

Carlos Marx

"El mundo patas arriba"

Eduardo Galeano

Brasil ¿sólo Futbol y Carnaval?

La República Federal de Brasil, de éste país nos enseñaron que sus futbolistas son magos y artistas, su mayor referente Edson Arantes do Nascimiento el Rey Pelé, en estos tiempos Neimar, pero la lista de jugadores que han pasado y los que aún son vigentes, es innumerable, ya no sólo los creadores o mediocampistas, con el número que los distingue del resto, el -10-, ahora hay arqueros, defensas y atacantes dotados de una extraordinaria habilidad y capacidad, para que, quienes ven en el futbol más que competición y preparación atlética, el arte y la genialidad sigue aún vigente…

La otra cara que nos enseñaron, fue sus espectaculares Fiestas Carnavalescas, mujeres que con su baile típico la samba, dejan a más de uno emocionado y a muchos paralizados…

El Gigante no solo territorial, sino también en su economía e industrialización que llegaron alcanzar, poco era divulgado, menos aún su historia política y social, ello era solo para especialistas…

La Cara poco conocida. Antecedente Histórico Socio-Político

Durante la segunda mitad del siglo XX, América Latina se convirtió en un área de expansión e influencia de los EEUU, dando lugar a dictaduras que usaron la violencia, la represión y la censura para mantenerse en el poder, con ello un nuevo escenario Estatal a través de la cual comenzaría una forma inédita de administración de la vida política y de los asuntos públicos, se expresa en la captura del Estado por instituciones militares.

Brasil vive un golpe de Estado en 1964 (1º de abril) con el derrocamiento de Joao Goulart, donde se unifica la clase dominante civil y militar, cuyo objetivo era prevenir la revolución social que parecía inevitable, se da un inicio de ciclos de golpes militares, donde logran el tan comentado "milagro económico". En esos ciclos militares denota un enfrentamiento entre nacionalistas y liberales de derecha, que dura hasta finales de la década de los ochenta.

A inicio del año 1987 (01-02-87) en Brasil se convocó a una Asamblea Nacional Constituyente y el 05 de octubre de 1988 fue promulgada la Constitución de 1988, constituyéndose en un Estado Democrático de Derecho. Los constituyentes optaron por un Sistema Republicano y Presidencialista, estableciendo como principios constitucionales: La supremacía de la voluntad popular, La preservación de la libertad y La igualdad de Derechos.

Acá no pretendemos hacer un estudio constitucional, pero sí destacaremos aspectos que tiende a promover la democracia, el poder popular y la soberanía de nuestro hermano gigante.

En la Constitución su artículo Nº 1. Establece lo siguiente:

Todo el poder emana del pueblo, que lo ejerce por medio de representantes electos o directamente, en los términos de esta Constitución.

Como podemos ver la Carta Magna de Brasil establece que del pueblo emana el poder, lo que permite como enunciado una transformación del statu quo ya no solo la Ley como simple reguladora, también como instrumento político de gobierno, al pasar los ciudadanos como destinatarios a autores de sus derechos, los valores de la comunidad con la acción Estatal y la ampliación de las acciones colectivas (ciudadanos, partidos políticos, asociaciones, movimientos sociales…).

Continua en su artículo 14, donde establece la Participación Directa en tres acciones socio-políticas como lo son: El Plebiscito, El Referendo y La Iniciativa Popular.

Ahora bien, Brasil cierra el siglo XX como un Estado ineficiente, donde se había acrecentado la pobreza, la corrupción endémica, un Estado como instrumento de la clase política derecha, donde la burguesía industrial y financiera brasileña hace uso de su estructura para acrecentar sus intereses y privilegios.

Para inicios de la década del 90, la estructura del Estado –El Poder Público- era un protagonista del proceso económico, pero en esta década constitucionalmente se vivió varias enmiendas, donde se impulsó las Privatizaciones de los Servicios Públicos, tales como Telecomunicaciones, Radiodifusión, Distribución de Gas canalizado, al igual sucedió con el Petróleo (Exploración-Explotación de Yacimientos, Refinación, Transporte -Exportación e Importación-Petroquímica-Derivados Básicos y Gas Natural), lo mismo con la Metalúrgica y la Siderúrgica.

Se inicia la transferencia de competencias del estado en materia económica a la Iniciativa Privada-Empresarial-Transnacional, de los diversos sectores de la economía. En ese ambiente surgieron Agencias Reguladoras de la Actuación Estatal, en sectores como la Salud, Educación, entre otros. Estructurándose un sistema de Defensa y Manutención de las condiciones de Libre Competencia.

Este contexto recién comentado no era específico para Brasil, era la receta económica impuesta para América Latina, el neoliberalismo lo cubría como un gran manto. Algunos países salían de gobiernos de facto-militares, otros gobernados por partidos que sirvieron a la derecha y extrema derecha, pero todos dictatoriales y seudodemocráticos al servicio de la burguesía criolla, del gran capital internacional y del imperialismo.

Lucha social, movimientos sociales y sindicales

En Brasil en la década de los años setenta, producto de la crisis del régimen militar, comienza un auge de los movimientos sociales, fomentada también por la profundización de la exclusión y la pobreza.

Comenzando la década ochenta, surge en Brasil el partido de los Trabajadores (PT) fundado en 1980, donde aparece el líder del Sindicato de los Metalúrgicos Luis Inacio Lula da Silva –Lula-. El PT tiene dentro de sus orígenes, características muy acentuadas, que hasta hoy han definido al PT como un Partido de Izquierda, en el que han convivido diferentes tendencias, que le han dado al mismo tiempo riqueza y conflictividad.

Entre 1988 – 1992 el PT gana en varios municipios (24) de importancia en ese gigante país que cuenta con más de cuatro mil municipios, su política –Gobernar con Consejos Populares-, –Gobernar con la clase social que los eligió- pero la realidad fue conseguirse con -la lucha de clases- que se opusieron a todas las reformas tributarias que mejoraran las clase sociales populares, los latifundistas urbanos impidieron cualquier proyecto social, al igual que las expropiaciones de terrenos para proyectos de vivienda para las familias de los sin techos, ahí nace el apoyo de los Movimientos Sociales y Populares, para hacer presencia social y política, y así conseguir reformas fundamentales y en especial lo que fuera muy difundido –Los Presupuestos Participativos- para priorizar las inversiones públicas locales-sociales, con la participación de las comunidades organizadas, para ello se realizó consejos comunitarios, asociaciones de pobladores, donde a través de una propuesta la ciudad la dividían en microrregiones, como organización geográfica y geopolítica, buscando una afinidad, organización, planificación y participación entre los ciudadanos, pero también se consiguieron prácticas que se desviaron y desvirtuaron la razón de ser, de lo planteado, Alcaldes y la estructura del partido utilizó prácticas de cooptación a líderes comunitarios, al darle empleos, o cancelarles los arriendos-alquileres donde funcionaba la organización, pasando ésta a comités electorales, al perder la autonomía política en relación con el poder público-local.

En lo referente al Presupuesto Participativo, sin duda lo resaltamos como un avance, al participar la organización social, al obtener logros y transformaciones materiales, a través de los presupuestos Locales que les correspondía, pero también surgieron debilidades, desviaciones y contradicciones, en el fondo de la acción política existía una gran limitación, quienes decidían en lo económico eran las clases dominantes locales, afirmando lo que el movimiento estudiantil y social español certeramente lo denuncia, al decir ¿cuál democracia? –"Yo participo, tú participa, nosotros participamos, vosotros participáis, ellos deciden".

Los gobiernos locales se utilizaron como fines y no como medios e instrumentos políticos para que el pueblo organizado sea el sujeto y actor de su propio destino. Demanda esta no sólo para el Brasil. Los profundos cambios se asientan es en la organización sociopolítica de los movimientos sociales, su claridad, compromiso y misión, más que depender de quienes llegan a espacios públicos de poder político, bienvenidos aquellos que se suman como uno más con los iguales, los explotados, los oprimidos –el pueblo-.

Política en Brasil-Siglo XXI

Brasil abre el siglo XXI con un gobierno de izquierda, el 1º de enero de 2003 asume la presidencia Lula, que luego es reelegido para un segundo mandato hasta el 31 de diciembre de 2010. Con Lula Brasil logra un crecimiento Económico y una estabilidad Financiera, en lo social millones de ciudadanos son sacados de la pobreza, con la política "cero pobreza". Brasil en esos ocho años lidera junto a Venezuela con Chávez un proceso de Integración Regional (MERCOSUR – UNASUR), creando el triángulo geopolítico Caracas-Brasilia-Buenos Aires, que en el 2005 jugó un papel decisivo para darle un golpe de gracia al ALCA, pretensiones éstas del gobierno de los EEUU. En Buenos Aires, a la mano de Néstor Kisnert, Hugo Chávez y Lula, el ALCA fue enterrado -pal carajo-.

Brasil además traza alianzas geopolíticas con India, China, Rusia y Sudáfrica, conformando el Grupo de los BRICS. Brasil pasa de la decimotercera a la séptima posición en el ranking de las mayores economías por PIB nominal.

Dilma Rousseff, dando continuidad del gobierno de Lula asume la presidencia el 1º de enero de 2011, luego es reelegida en el 2014, pero no pudo completar su segundo periodo, ya que vivió un golpe parlamentario -proceso de impeachment- el 31 de agosto de 2016, siendo destituida de la presidencia, asumiendo la presidencia de Brasil de facto parlamentario Michel Temer.

Bolsonaro. Política, Gripiña, Salud, Economía, Copa América…

El presidente Bolsonaro, militar retirado, representante de la extrema derecha en Brasil, desde su campaña se caracterizó por un vocabulario, y un contenido sociopolítico que promueve intereses y que va dirigido a reforzar en una sociedad la xenofobia, el racismo, las desigualdades…

Desde que asumió la presidencia ha sido, no su característica sino su esencia, propia de una clase política dominante, que acaricia con su verbo el fascismo, lo último su negación en aceptar el COVID-19 como una pandemia, asumida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para él, es una simple e inofensiva Gripiña, donde todo está normal e incluso cuestiona hasta la cifra de los fallecimientos, donde como máxima autoridad siempre toma decisiones tardías, es el país donde se ha cambiado en menos tiempo a más Ministros de Salud, en plena pandemia.

Brasil cuenta ya con más de 16 millones de contagiados, y seguro para cuando culmine la Copa América 2021 la cifra estará superando el medio millón de fallecidos, ya que su media diaria de muertes por covid-19 está por dos mil (2000), pero que ha alcanzado cifras superiores a tres mil (3000) por día.

El Capital internacional, la economía capitalista y los gobiernos de derecha, no ven a la SALUD como un derecho social fundamental, donde el Estado tiene la obligación de garantizarla como derecho a la vida, como bienestar colectivo y acceso a los servicios, por el contrario, se privatiza, para que, los que tienen las condiciones económicas accedan, por ello no promueven como competencia del Estado, Sistemas Sanitarios Universales, menos aún una Atención Primaria de Salud, que se fundamente en la prevención, la educación y la participación. Al contrario, promueven que El Estado abandone las políticas de salud, por lo que conseguimos Sistemas Sanitarios Débiles- Frágiles, la NO asistencia planificada, presupuestos irrisorios para las demandas y realidades, ya que el interés del capital es otro, la ganancia, y la corrupción. La vida pasa a ser desechable, y en esas desigualdades que origina y profundiza, la muerte asecha a los pobres, a los excluidos, a los explotados, la muerte sin asistencia es lo que prevalece.

Seguro la Copa América, a pesar de no contar con público en sus estadios, impone un impacto simbólico –todo está normal- El bienestar es el económico, el Futbol paraliza la atención de millones, los goles, dicen ser los amores…

Pero en Brasil, continua la demanda de políticas radicales y certeras en Salud, ante según expertos, avizora el inicio de una 3era ola, que vendrá seguro con más sufrimientos, tristezas, lágrimas y muerte.

Brasil demanda también GOLES políticos-sociales y económicos, y quien tiene la responsabilidad histórica de hacerlo es el PUEBLO, que, con organización, creatividad y acción, veremos pronto, hacer goles para salud, la vida y la felicidad del pueblo…

Néstor Hugo Angulo

-comunero-

Referentes de Apoyo

-. La Evolución Político-Constitucional de Brasil. Marcelo Figueredo. Estudios Constitucionales, Año 6, Nº 2, 2008, pp. 209-246

-. Harnecker, Marta. (1993). Aprendiendo a Gobernar. Alcaldía de Porto Alegre. La Habana. Coediciones Mepla.

-. Harnecker, Marta. (1993). Triturados por el Aparato Institucional. La Habana. Coediciones Mepla.

-. TeleSur – Notables- con Jorge Gestoso. Crisis Sanitaria en Brasil. Dr. Armando de Negri. Epidemiólogo. 15/06/21.

-. Evolución Histórica de Brasil. De la Colonia a la crisis de la "Nueva República". Dos santos Theotonio. (1995). Brasil, Editorial Vozes.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 432 veces.



Néstor Hugo Angulo Araque


Visite el perfil de Néstor Hugo Angulo Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: