Mi palabra

El pataleo imperialista

"Caracteriza a nuestra época

la perfección de medios

y la confusión de fines"

Einstein

Un amigo, quien, a pesar de la grave situación económica, y la está sintiendo en carne propia, como la gran mayoría de los venezolanos; sigue, al pie del cañón; no da marcha atrás, parece un nuevo militante revolucionaria, como, cuando empezó en las filas del PC de Venezuela hace más de 60 años; se ha mantenido aferrado a la lucha por un mundo mejor, pero a la vez consciente de las serias y peligrosas dificultades impuestas por el imperialismo en su afán por dominar al mundo, y lo podemos calificar un antimperialista por convicción, porque además estuvo a punto de embarcarse para la República Dominicana, cuando la invasión gringa.

En días pasados, apenas lo vi, empezó a referirse a un libro del profesor Vladimir Acosta (EL MONSTRUO Y SUS ENTRAÑAS) donde hace un profundo estudio de los Estados Unidos, sus gobiernos y su etapa imperial. En cada expresión hacía referencia a la manera tan machacona, como muchas personas, entre ellas escribientes, no apartan al presidente Maduro, para culparlo de todos los males del país, sin tocar al engendro de Guaidó, y menos del responsable directo de tamaño disparate político de los últimos años, el imperialismo, sin duda alguna el causante de todos nuestros males, por una u otra razón.

Los movimientos del imperialismo en los últimos periodos presidenciales, son sumamente llamativos, sobre todo para personas, como el amigo anteriormente descrito; porque al lado del proceso bolivariano emprendido por el comandante Chávez, los ataques sirven para demostrarnos y enseñarnos que, su raíz hegemónica sigue intacta, y trata de escurrirse, como el agua, para conseguir nuevas brechas, y de esta manera imponer la bota para regresar a tiempos, cuando hacían lo que les daba la gana, y antes cualquier movimiento de rechazo le respondían con la muerte, imponiendo dictaduras apoyadas por la derecha fascista, con el mismo rostro en cualquier parte.

El último movimiento del imperialismo, es, en el grupo de los 7, y fue precisamente para arremeter directamente contra China y Rusia; países, que le han venido presentando serios obstáculos frentes a sus planes hegemónicos, y no precisamente por la vía de la fuerza, sino en base a la tecnología y el avance económico, donde no hay marcha atrás, por ser el nuevo reto de la humanidad, y los gobiernos estadounidenses por el contrario pretenden seguir utilizando para expoliar y explotar a pueblos, con el mayor descaro.

Las respuestas han sido contundentes. China, le enseñó la cartilla al nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, al recordarle que, un grupo de siete no puede imponerle al mundo sus caprichos y arrebatos; pero ahora, cobra más fuerza al saber el gran papel económico que, representan en todo el mundo, y para el imperialismo es recibir advertencias por parte de quien mantenían prácticamente en un permanente chantaje, al cual no están acostumbrados, y menos en medio de una pandemia, el cual agarró a la sociedad estadounidense, con serios problemas empezando por el económico, el cual han hecho brotar a la luz pública una verdadera anarquía, como quedó demostrado en el asalto al capitolio por incitación del ex presidente Donald Trump.

Por la otra parte, está Rusia, y el presidente Vladimir Putin, lo dijo bien claro; ¡Nos están declarando la guerra! a buen entendedor pocas palabras, como reza el viejo refrán. Las provocaciones de Biden, tienen un tono, totalmente fuera de lo diplomático; hace poco tildó de asesino a Putin, dando la sensación de manejarse, como un verdadero tira piedra para intimidar al estilo de Trump, pero con la gran diferencia, el cual lo hace sumamente peligroso, es un político de los más rancios de la política estadounidense, siempre al servicio del gran capital. Ahora todo ha cambiado, y por mucho poder militar, y el aparato mediático cada día más sofisticado, tienen en frente el despertar de los pueblos, y Colombia es el mejor ejemplo.

En medio de este pataleo del imperialismo, el presidente Joe Biden, se empieza a mover, como Alex Rodríguez, después del tremendo desengaño experimentado al perder a la impactante Jennifer López, quien, según Wikipedia tiene un "currículo" para tapar estos episodios propios de la farándula mientras se mueva en ese medio; Así, como Biden, sabe perfectamente a donde va a lanzar el anzuelo, con la montaña de dólares utilizada en estos casos, para seguir pescando títeres, y vendepatria al estilo Guaidó, y en Venezuela, conseguimos está clase de personajes, obsesionados, obnubilados con el chip en la frente haciéndole ver al común del pueblo que, el enemigo es Nicolás Maduro, y por nada del mundo tocan al imperialismo y al pandémico en vía de evaporarse el hazmerreír de Guaidó.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 541 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: