La revolución china y su salto histórico definitivo

Para nosotros y el mundo entero llegar a conocer y comprender el avance y desarrollo vertiginoso de La Gran Potencia China y su histórico papel ejemplarizante, es necesario señalar varios de sus antecedentes históricos inmediatos que creemos son de gran relevancia.

Primeramente, debemos considerar que China se establece como República Moderna es a partir del 1 de enero del año 1.912, bajo el liderazgo de Sun Yat Sen y el partido del Kuomintang, también llamado: partido nacionalista. Como podemos ver en relación con otras naciones del planeta, el surgimiento es bastante tardío, pero realmente tenemos que apreciar que es el momento cuándo finalmente logró salir de todo un avasallante oscurantismo feudal, el cual le fue impuesto a todo el pueblo chino por milenios.

El Partido Comunista en China, marxista-leninista surge en un Congreso fundacional que se llevó a cabo en Shanghái del 23 al 31 de Julio de 1.921. En los comienzos actuaban colaboracionistamente con el Kuomintang, pero en esta organización dominaba la filosofía e ideología, burguesa y pequeña burguesa comercial y terrateniente. Pronto entraron en contradicción antagónica con el PCCH, el cual era de ideología proletaria en el campo y la ciudad. Ante conflictos internos sangrientos, el PCCH, crea El Ejército Popular de Liberación Nacional. Un joven llamado Mao Tse Tung, ejemplar militante comunista, es el designado comandante en jefe de dicho ejército. Este desarrolla además del combate, los soviets o comunas de producción agrícolas y de productos industriales manuales.

Inevitablemente en 1.927, se agudizan las contradicciones y se produce la guerra civil entre las fuerzas revolucionarias del Partido Comunista de China, dirigidos por el Comandante Mao Tse Tung y las fuerzas llamadas Nacionalistas del Kuomintang encabezadas por el sanguinario generalísimo chino, Chiang Kai-shek.

Japón en 1931, inicia su posicionamiento expansivo territorial hacia China con la conquista de Manchuria, en donde establece el Estado títere de Manchukuo. La invasión total del Imperio monárquico de Japón a todo el territorio chino, la emprende en el año 1.937.

Ante tal situación, hubo una gran reflexión interna entre las fuerzas en pugna, las cuales decidieron ante una propuesta del Partido Comunista, al reunirse en varias sesiones con el Kuomintang; de aliarse nacionalmente, para enfrentar la invasión y dominación japonesa y luchar contra ésta.

Posterior a la derrota de Japón en 1.945, las áreas del Suroeste que habían sido controladas por dicha monarquía, fueron ocupadas por los Nacionalistas del Kuomintang con el apoyo de las fuerzas militares de los EE.UU. de Norteamérica y hacia el Noroeste se desplazaron las fuerzas Comunistas con el apoyo de la URSS. Ambas potencias, La URSS y los EEUU de Norteamérica se reunieron en varias oportunidades para tratar de promover acuerdos entre las partes.

Se produce la rendición del imperio japonés, el 15 de agosto de 1.945, cuya firma definitiva se efectúa el 2 de septiembre de 1.945.

Mao, inteligentemente, había mantenido una serie de encuentros con Chiang Kai-shek, los cuales habían sido auspiciados por los EE.UU de Norteamérica, y en los cuales el mismo Mao Tse Tung, se mantenía totalmente dispuesto a participar en un gobierno democrático de coalición.

Las Actuaciones de la URSS, ante todo, eran muy prudentes ante la fuerza de exterminio que ahora, EE.UU., poseía con su nueva arma militar ¡La Bomba Atómica! Su recomendación a las fuerzas de Mao Tse Tung, era el manejo hábil y cuidadoso de su accionar político militar ante el imperio yanqui

El 14 agosto se firmó un tratado de amistad y alianza, por el cual se concedía la soberanía de la región donde se ubicaron las unidades comunistas de Mao Tse Tung. La URSS, acordó aportar al pueblo chino de las zonas liberadas de los japoneses, todo el apoyo para el desarrollo de industrias y transporte propio comunitario.

EE.UU. había reconocido como autoridad legítima a Chiang Kai-shek, a quien autorizaron para estar presente el 2 de septiembre de 1.945, al recibirse la rendición directa japonesa en el acorazado de EE.UU de Norteamérica, El USS Missouri (BB-63). Además, le proporcionaron aviones para que sus tropas estuviesen en zonas claves del Norte y el Este, desde sus bases en el Sudoeste de China.

Los camaradas de Mao Tse Tung, se instalaron y organizaron llegando a aumentar en cientos de miles sus fuerzas militares en Manchuria, en el Norte de China, donde días antes triunfara El Ejército Rojo de la URSS.

Desde Qinhuangdao, al Sur de la Gran Muralla China, unidades nacionalistas atacaron a las tropas comunistas de Mao, las cuales se encontraban en Shanhaiguan; los nacionalistas penetraron en Manchuria, en ese momento dichas fuerzas nacionalistas eran numérica y armamentísticamente superiores, y además, contaban con el pleno apoyo del poder de Los Estados Unidos de Norteamérica, quienes para el 15 de noviembre se apoderaron de la ciudad, persiguiendo seguidamente a las tropas comunistas en su retirada hacia Jinzhou, el día 25 de noviembre ya estaba tomada. Entre Noviembre de 1.945 y octubre de 1.946, los nacionalistas se apoderaron de todo el Sur de Manchuria.

50.000 marines de EE.UU tomaron las provincias de Shandong y de Hebei, procediendo a ocupar puertos y aeródromos en nombre de los nacionalistas y tomar en forma especial el aeropuerto de Pekín. Toda la franja costera desde Cantón al sur y el norte en Pekín, fueron tomadas totalmente por los nacionalistas. A sólo tres meses de finalizada la guerra, toda la línea costera desde cantón, en la zona Sur hasta Pekín, quedaron en poder de los nacionalistas de Chiang Kai-shek.

Las tropas de Mao Tse Tung, a partir del invierno de 1.946-1.947, contraatacan y detienen el avance de las tropas de Chiang Kai-shek, al mando del General Du Yuming.

En lo que respecta a la política diplomática de EE.UU de Norteamérica, Harry Truman envió al General George Marshall, con el objetivo político de lograr una tregua, entre las fuerzas internas en pugna, para que formaran un ejército mixto, bajo control estatal y lograr que se creara un gobierno de coalición nacional. Se dio un ambiente relativamente conciliador. El General Marshall, creyendo haber logrado su objetivo, regresó a los EE.UU., y solicitó mayor apoyo económico para el gobierno de Chiang Kai-shek. La misión de Marshall finalmente fracasó.

Diplomáticamente, Stalin y la URSS luchaban por mantener todas las opciones abiertas, con la intención de lograr posibilitar y preservar la posibilidad de transformación revolucionaria en China y a la vez, evitar una confrontación que justificara a EE.UU de Norteamericana el uso de su Bomba Atómica.

Tácticamente, los comunistas emprenden dentro de sus principios socioeconómicos un proceso de acciones de reforma agraria, procediendo en lo inmediato a la persecución de todo un pillaje que se había instalado en las zonas rurales al servicio de poderosos terratenientes, los cuales arremetían contra el campesinado; campesinado el cual una vez liberado, también se incorporó a combatir al lado de los revolucionarios comunistas y se fue integrando al ejército revolucionario de Mao Tse Tung.

Se constituye la ampliación del Ejército Popular de Liberación (EPL), para julio de 1.946, el cual tiene sus raíces como ya sabemos, en la lucha revolucionaria llevada a cabo por El Partido Comunista de China desde el 1º de agosto del año 1.927.

Los revolucionarios de las unidades comunistas del Sur, decidieron defender sus posiciones entre diciembre de 1.946 y abril de 1.947, resistieron cuatro intentos de asaltos de los nacionalistas de Chiang Kai-shek. El gran líder revolucionario, Lin Biao y sus ejército revolucionario del norte, mediante acciones de guerra de guerrillas, acosó, todas las incursiones nacionalistas, facilitando la derrota y retirada de las mismas.

Las fuerzas revolucionarias por su forma humana de justicia, logra que contingentes enteros de las fuerzas nacionalistas deserten y se pasen a formar parte del Ejército Popular de Liberación. En el Ejército comunista, reciben reeducación revolucionaria, de lucha anti explotación de la clase terrateniente y por el logro de una nueva Patria Socialista Comunista en China.

El 8 de enero de 1.947, George Marshall, abandona China y se va a Europa, para controlar y organizar, el plan Marshall el cual el mismo, había dirigido en su elaboración, para la reconstrucción de Europa. Uno de los grandes negocios dirigido por el gran centro imperial industrial militar financiero de La Corporación Rockefeller.

A mediados del año 1.947, el ejército comunista lanza varias contraofensivas en Manchuria, logrando inmovilizar las guarniciones de: Changchun, Jilin y Shenyang, inutilizando las vías férreas a Chiang Kai-shek, quien se ve obligado a mandar las tropas a la zona, por medio de un costosísimo puente aéreo.

Al mismo tiempo, las tropas de Mao Tse Tung, lanzan una ofensiva hacia el Sur de China, ocupando las provincias de Hebei y Shanxi. Para el mes de diciembre presenta su informe al Partido Comunista, donde exalta y asegura el próximo triunfo de la Revolución Comunista en China. A los 4 meses de ese momento, recuperan en acción sorpresiva y envolvente la provincia de Yan’an. Posteriormente en lo inmediato dos grandes ciudades de Henan, Luoyang y también Kaifeng y Jinan, la capital de Shandong.

Las tropas de Chiang Kai-shek, al ser golpeadas y derrotadas en combate, profundizan la deserción y se pasan al ejército revolucionario.

En Marzo de 1.948, Lin Biao, cerco al enemigo en varios puntos. En septiembre de ese mismo año, se lanza todo un gran ataque en la zona Nordeste de China y en casi dos meses logran tomar en forma completa a Manchuria.

El Ejército de Chiang Kai-shek, perdió en combate más de medio millón de soldados. Las divisiones derrotadas fueron las más asesinas y además eran las mejores entrenadas y armadas por los EE.UU de Norteamérica.

A partir de septiembre de 1948 los asaltos y las derrotas de las tropas nacionalistas fueron rápidas y el 10 de enero de 1949, se rindieron a grandísima escala, estableciéndose a todos los niveles la superioridad del Ejército Popular de Liberación Nacional.

Chiang Kai-shek, desesperado, buscó llevar a cabo negociaciones y solicitó la mediación de Gran Bretaña, EE.UU de Norteamérica, la URSS Y Francia. Las cuatro potencias rechazaron la propuesta.

El 14 de enero los comunistas establecieron condiciones y solicitaban la eliminación del declarado criminal de guerra, Chiang Kai-shek. Éste dimitió y cedió sus poderes al General Li Zongren. El día 22 de enero las fuerzas revolucionarias entran a Pekín y cae también Tianjin. Se trataba de la campaña llamada de Ping jin, que se dio entre noviembre de 1.948 al 31 de enero de 1,949. Al entrar el 22 de enero de 1.949 a Pekín, el Ejército Popular de Liberación, marca la concluyente del gran triunfo de la Revolución proletaria campesina en China, la cual retumba en todo el país asiático.

Se instalaron las conversaciones nuevamente, pero, en dos meses no se llegó a ningún acuerdo. Los comunistas reanudan su ofensiva, tal como lo habían establecido para el 20 de abril de 1.949. A los pocos días entran a Nankín, antigua capital de la República China. En mayo son tomadas Shanghái y muchas grandes ciudades y las capitales de varias provincias.

¡Un Gran Acontecimiento!

Se cayó la histórica mentira de José Stalin, quien manifestó de persona a persona a Harry Truman, en Potsdam, acerca de que "La URSS, ya poseía la Bomba Atómica" lo cual era totalmente falso. Esta mentira se mantuvo en el más alto secreto de Estado, hasta la fecha de la gran prueba, con la cual Los Proletarios Bolcheviques sorprendieron a todo el imperialismo mundial, pero, principalmente a los EE.UU de Norteamérica y al emporio financiero capitalista industrial militar impulsado por la dinastía de Los Rockefeller.

La URSS, los días 20, 21 y 22 de agosto de 1.949, comprobó con éxito LA BOMBA ATÓMICA. Un proyecto, el cual, en medio de la gran ruína que provoca toda guerra, llevó a cabo en 4 años exclusivos de dedicación, sacrificio e investigación hacia ese objetivo específico. Es el caso de una gran y nueva nación, la cual estaba destrozada por la agresión expansiva que emprendió el imperio Alemán y sus aliados imperiales internacionales, sin embargo, para salvarse a sí misma y al mundo, tuvo que iniciar, construir y profundizar a partir de las experiencias espeluznantes de HIROSHIMA y NAGASAKI, en las cuales El Imperio de los EE.UU de Norteamérica, lanzó militar y criminalmente dos bombas atómicas, cuando ya los japoneses, estaban derrotados.

Las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki lanzadas por los EE-UU de Norteamérica. Significaron para la URSS y el mundo, un gran impacto terrorífico. Ante todo, el mundo vio aquello y se hizo necesario poseerlas con la mayor prontitud, ya que el más grande asesino acababa de surgir planetariamente, el cual era una síntesis de FASCISMO-NAZISMO, KU KLUX KLAN, SIONISMO e INQUISICIÓN, esta última institución, La Inquisición, es la madre histórica occidental de todos.

A diferencia del Neoimperio de Los EE.UU de Norteamérica, el cual utilizó espacios abiertos, La URSS, usó para la prueba una torre de 30 mts., logrando una potencia de 22 kilotones. Desarrolló, un sistema de protección humana que no hubo en los laboratorios de USA. La URSS, lo superó militarmente, obteniendo también en su experimento los principios fundamentales para obtener la primera arma termonuclear, mediante la fusión nuclear, lo que le permitió lograr la primera BOMBA DE HIDROGENO. Los EE.UU de Norteamérica, lograron la misma pero en 1.952.

Llamada revolucionaria importante

Ante un gran enemigo imperial explotador y expoliador, en estos momentos, sólo se le puede enfrentar y dominar estratégica y realmente; con además de poseer la fuerza filosófica e ideológica científico-proletaria y de políticas acertadas; necesariamente, también los recursos, armas y tácticas militares, superiores a las que ellos posean, para poder así limitarlos y someterlos en su accionar y desenvolvimiento, hasta derrotarlos definitivamente. Aun cuando sabemos y estamos seguros de ello, que finalmente, la razón histórica del avance de todos los pueblos del mundo, se impondrá planetariamente.

¡Triunfa la revolución socialista-comunista en China!

Las fuerzas revolucionarias, las cuales habían aceptado sentarse para tratar de negociar acuerdos políticos militares, establecieron, que las conversaciones se iniciaran en febrero en el propio Pekín. Mao y sus comandantes, manifestaron que las reuniones tenían que ser concretas y tenían que aceptar las exigencias de justicia que reclamaba todo el pueblo chino. No hubo acuerdos y a finales de abril como ya dijimos se reinicia la ofensiva revolucionaria.

En los EE.UU de Norteamérica, hubo la propuesta de lanzar una Bomba Atómica en China; pero, fue rechazada la idea. En los debates ellos sostuvieron que la URSS, poseía la Bomba Atómica y por lo tanto, manifestaron su temor a un conflicto mayor y complejo de gran envergadura, con la capacidad creativa y de poder suficientemente demostrada por los soviéticos en la guerra contra las fuerzas nazis de Alemania.

Nosotros, podemos imaginarnos, cual sería para aquel momento histórico el temor del imperialismo mundial y fundamentalmente el de USA y sus grandes perspectivas económicas capitalistas con aquel sorpresivo acontecimiento.

LA REVOLUCIÓN CHINA, es proclamada el día 1º de octubre de 1.949, bajo la dirección revolucionaria del Partido Comunista y del Ejército Popular de Liberación Nacional (ELPN), como un nuevo poder armado en el país y de todo el pueblo explotado y oprimido de China.

El generalísimo Chiang Kai-shek y todos sus seguidores huyen y van a refugiarse en la isla de Taiwán (Formosa). Los órganos de inteligencia de los EE.UU de Norteamérica, lo orientan a constituir y fundar "La República de China", denominada "China Nacionalista" reconocida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU); opuesta a la República Popular de China, Socialista-Comunista; la cual no fue reconocida por la ONU.

Esto último, el no reconocimiento de La República Popular China, en la Organización de Las Naciones Unidas, conflictuó las relaciones con La URSS. Stalin y el Partido Comunista Bolchevique se alejan de La ONU y deciden confrontar aquella injusta decisión.

Este acontecimiento fue un duro golpe al imperialismo mundial y en especial al imperio de Los EE.UU de Norteamérica. Ahora, eran dos potencias socialistas-comunistas: La gigante y victoriosa URSS y la naciente y gran Revolución Socialista Comunista de CHINA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 888 veces.



Ronald Romero Peña


Visite el perfil de Ronald Romero Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: