El desastre de las vacunas de ARNm con el COVID-19 ¿Por qué no se cuenta la verdad?

Cientos de millones de personas parecen creer, ciegamente, que una vacuna contra el Sars-COV-2 es la única solución a la crisis sanitaria originada por esta pandemia, pero ¿por qué se ha dado esta visión automática de una vacuna como única solución? Hay muchas posibilidades, ninguna de ellas científica, más bien son todas razones psicosociales, económicas y políticas. Lo cierto, es que ya se ha comenzado a inocular la primera dosis de las vacunas de ARN mensajero (es decir, vacunas de tratamiento genético como las de Pfizer, Moderna y Astra-Zeneca) en diversas zonas del mundo y los resultados sí que son verdaderamente catastróficos.

Hasta el 22 de enero, se habían reportado al Sistema de Notificación de Eventos Adversos por Vacunas (VAERS) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC de Estados Unidos) unas 329 muertes, un subconjunto de 9,845 de eventos adversos totales, después de la vacunación (ósea de la inoculación de adenovirus a través de ARN mensajero) contra COVID-19. La cantidad real de eventos adversos probablemente sea significativamente mayor. VAERS es un sistema de vigilancia pasiva que se basa en la voluntad de las personas y los profesionales de presentar informes de forma voluntaria. Un caso muy llamativo es el del médico obstetra de Miami, Dr. Gregory Michael que el 3 de enero murió después de sufrir un derrame cerebral hemorrágico. Michael murió unas dos semanas después de recibir la vacuna COVID de Pfizer-BioNtech. Aunque se enfermó solo tres días después de recibir la vacuna. El New York Times citó al Dr. Jerry Spivak, un experto en trastornos sanguíneos de la Universidad Johns Hopkins, diciendo: "Creo que es una certeza médica que la vacuna está relacionada con su muerte".

Al sur de España, en el territorio arbitrariamente usurpado a España por Inglaterra en Gibraltar, han muerto un total de 63 personas relacionadas con la enfermedad desde que el 3 de marzo de 2020 se confirmó su primer caso. Sin embargo, lo alarmante es que hasta el pasado 31 de diciembre de 2020 solo habían muerto 7 personas por coronavirus en el pueblo del peñón de Gibraltar, mientras que desde el primero de enero de 2021 ya han muerto 56 personas ¿Qué es lo que ha cambiado? Lo único que ha cambiado es que en Gibraltar se han administrado hasta el domingo 24 de enero las primeras dosis de la vacuna a 9.807 personas. La edad media de los fallecidos, luego de ser vacunados con adenovirus a través de ARN mensajero (vacunas de Pfizer-BoiNTech, Moderna y Astra-Zeneca), en todo el mundo ha sido de 76,5 años.

En Cádiz (España) fueron vacunados a principios de año los residentes y los trabajadores de una residencia de ancianos con la primera dosis de adenovirus a través de ARN mensajero (vacuna de Pfizer). Para el día 18 de enero habían fallecido ocho mayores, el día 28 ya habían fallecido 30 y para el 31 de enero ya había 46 muertes de ancianos y 28 residentes más de un total de 94 residentes que había en la residencia, además de 12 trabajadores que habían sido contagiados con Covid-19 y que fueron todos "vacunados". Ante este hecho, la inoculación de la segunda dosis de la vacuna ha tenido que ser interrumpida ante el riesgo inminente para la salud pública, y en particular para los usuarios y trabajadores de este centro, al no poderse garantizar el actual protocolo de desinfección y aislamiento de los casos positivos que se incrementan exponencialmente con la inoculación de las "vacunas". Los datos sobre las muertes después de recibir la vacuna experimental de Pfizer-BioNTech también están surgiendo de Israel, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza. Noruega inició una investigación sobre las vacunas después de que la Agencia Noruega de Medicamentos recibiera informes de 33 presuntas reacciones adversas a medicamentos con resultados fatales tras la administración de la vacuna Pfizer-BioNTech. Las agencias farmacéuticas y federales atribuyeron la mayoría de estos casos a una "coincidencia". Respecto a estas "coincidencias", el presidente de Children’s Health Defense (CHD), Robert F. Kennedy, Jr. Dijo "La coincidencia está resultando ser bastante letal para los receptores de la vacuna COVID" y acotó que, "Si los ensayos clínicos son buenos predictores, es probable que la tasa de coincidencia aumente drásticamente después de la segundo dosis".

Aún ante esta realidad científica muchas personas siguen clamando por la vacuna, se niegan a ver esta verdad objetiva y sostienen de forma religiosa una fe ciega en las "vacunas". Esto puede ser consecuencia del pánico que se ha sembrado entre la población mundial, muchas veces con base en datos empíricos erróneos. En este sentido, la Iniciativa de Salud Pública del Instituto para el Conocimiento Puro y Aplicado están acusando a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de violar la ley federal de Estados Unidos al inflar las cifras de mortalidad por el Coronavirus. Los CDC inflaron ilegalmente la cifra de víctimas mortales por COVID en un 1.600 por ciento mientras se desarrollaban las elecciones presidenciales de 2020. El estudio donde se demuestra el fraude se llama «COVID-19 Data Collection, Comorbidity & Federal Law: Una retrospectiva histórica», y fue elaborado por Henry Ealy, Michael McEvoy, Daniel Chong, John Nowicki , Monica Sava, Sandeep Gupta, David White, James Jordan , Daniel Simon y Paul Anderson. "El CDC promulgó ilegalmente nuevas reglas para la recopilación de datos y la presentación de informes exclusivamente para COVID-19 que dio lugar que se inflen en un 1.600% los totales actuales de víctimas mortales de COVID-19″, declaró el grupo de vigilancia All Concerned Citizens en una declaración proporcionada a NATIONAL FILE, refiriéndose al estudio del Instituto para el Conocimiento Puro y Aplicado. La idea ha sido, probablemente, la de vender una idea de caos generalizado que siembre el pánico necesario para que las personas acepten una vacuna experimental de adenovirus con ARN mensajero, sin fijarse en las enormes fallas que tiene y la enorme cantidad de muertes que está dejando tras la inoculación de su primera dosis.

Lo cierto es que existen tratamientos para superar el coronavirus, sin ningún efecto secundario y en un tiempo muy breve, a través de medicamentos muy baratos como la Ivermectina y ahora, parece que también podría funcionar como un antiviral efectivo contra el Sars-COV-2 el Isothymol o Carvativir mencionado por el gobierno de Venezuela. Ambos son tratamientos sin ningún efecto adverso y con más de 40 años de utilización en humanos, sin ninguna consecuencia. Mientras tanto, las vacunas de adenovirus con ARN mensajero son una tecnología nueva y experimental que apenas ha sido probada en ratones con muchos efectos adversos y contra la cual los ciudadanos no tenemos defensa contra las farmacéuticas ya que las mismas han firmado una clausula con los gobiernos del mundo que les exime de toda responsabilidad en caso de efectos adversos en los pacientes o muerte por causa de la "vacuna".

Respecto a esta "vacuna" de adenovirus por medio de una ARN mensajero, los doctores David Martin y Judy Mikovits, quienes han sido muy abiertos hasta ahora al exponer los intereses económicos detrás del tema del COVID, dicen lo siguiente: "Esto no es una vacuna … sólo se está usando el término vacuna para escabullir esto bajo las exenciones de salud pública … Este es un ARNm empaquetado en un sobre de grasa que se entrega a una célula. Es un dispositivo médico diseñado para estimular la célula humana para que se convierta en un creador de patógenos ¡No es una vacuna! En realidad, las vacunas son un término legalmente definido … según la ley de salud pública … según los estándares de los CDC y la FDA, y una vacuna tiene que estimular específicamente la inmunidad de la persona que la recibe, pero también tiene que interrumpir la transmisión … Han sido muy claros al decir que la cadena de ARNm que ingresa a la célula no debe detener la transmisión. Es un tratamiento. Pero si se discutiera como un tratamiento, no obtendría el oído comprensivo de las autoridades de salud pública, porque entonces la gente diría "¿Qué otros tratamientos hay?" Esta última, es la pregunta que toda persona con un razonamiento medio debería hacerse y no dejarse llevar por la propaganda de pánico que busca anular nuestro juicio objetivo, en base al terror, y llevarnos por el incierto camino de estas vacunas experimentales de alto riesgo que están vendiendo las trasnacionales farmacéuticas. Al respecto, cabe recordar las palabras de Hermann Goering (exdirigente Nazi) quien afirmó "La gente siempre puede ser llevada … eso es fácil. Todo lo que tienes que hacer es decirles que están siendo atacados". Las masas están siendo llevadas a una vacunación masiva y forzada con una vacuna experimental con muchos efectos adversos, para beneficio económicos de las grandes trasnacionales farmacéuticas, con la excusa de que estamos siendo "atacados por el virus más letal de la historia", con base en los datos amañados de los CDC de Estados Unidos y de los diversos centros de control epidemiológico de cada país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3133 veces.



Alejandro López González

Ingeniero Electricista en la Universidad del Zulia. Trabajó como investigador y como Analista de Mercados. Fue miembro de la mesa técnica de construcción del Plan Nacional de Formación (PNF) en Electricidad del Ministerio del PP Para la Educación Universitaria y representante de la Universidad Bolivariana de Trabajadores "Jesús Rivero". Actualmente se dedica a la investigación de temas socioeconómicos y geopolíticos del petróleo y las energías alternativas.

 ae.lopez.gonzalez@gmail.com      @aleslogo

Visite el perfil de Alejandro López González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas