Mi palabra

Trump y Bolsonaro cavan su propia fosa

"La verdadera fuerza invisible

es la fuerza sin la violencia;

la violencia siempre se vuelve

contra quien la ejercita"

Eliphas Lévi

Los dos países más poblados de América, son presentados ante el mundo, como verdaderas potencias militares y económicas de América Latina; los demás simplemente los hacen ver, como arriados por el mismo camino, por cuanto mandatario es elegido por el todopoderoso "dólar" en Estados Unidos; Brasil, se ha convertido en la retaguardia del imperialismo en estos momentos para ejecutar sus planes, tratando de mantener su "patio" trasero a su libre albedrío, con un mandatario, con los mismos arrebatos de personalidad del jerarca estadounidense; protagonistas para estudiar los encargados de la salud mental.

De los 35 países integrantes del continente americano, Estados Unidos y Brasil, se encuentran azotados por la pandemia del coronavirus 19, y en menor proporción algunos cuyos gobiernos se encuentran totalmente entregados a cualquier mandato de Trump, destacando entre ellos: Colombia, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú, Canadá, y Panamá, al seguir contraviniendo las instrucciones de la OMS, pero todos sin excepción sufren los rigores del capitalismo implementado por diferentes métodos y formas por los gobiernos estadounidenses. Cuba socialista sirve de ejemplo antes el imperialismo y sus defensores al no respetar la libre determinación de los pueblos al aplicar un bloqueo salvaje y criminal, pero a pesar de esa acción inhumana se encuentran dando muestras de solidaridad y sabiduría para enfrentar el terrible virus que azota a la humanidad.

La pandemia del coronavirus a puesto a prueba al capitalismo, y por muchos retoques no pueden esconder las arrugas, el cual tienden a profundizarse, precisamente en los dos gigantes de América, por las grandes desigualdades sociales, más el racismo desenfrenado provocando brotes de violencia, producto de la misma violencia –la muerte de George Floyd– pero a esto tenemos que agregarle la actuación fuera de la normal por parte de los dos mandatarios, quienes van dejando un catálogo de expresiones propias para armar un test psicólogos y psiquiatras.

A estos dos gobernantes se le han unido dos personajes, quienes no tienen nada que envidiarles por sus deseos irresistibles de poder: Duque, y Guaidó, pero tan falta de capacidad a lo Trump y Bolsonaro, que han caído en un vacío incontrolable, al cual muchos de sus seguidores se están tapando los oídos para no escuchar el irremediable estruendo al caer, como ha sucedido con una lista muy representativa de mandatarios, quienes se cobijaban con el manto del imperialismo y hoy se encuentran olvidados, y con toda seguridad sin ninguna posibilidad de volver: Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo del Perú, quienes se dieron a conocer más por estar plegados al gobierno estadounidense, que por las buenas acciones–políticas– a favor del pueblo peruano.

Antes este panorama, nuestra amada y querida patria, se merece un capitulo aparte en este momento, cuando el imperialismo ha desatado todos sus mecanismos de acción para frenar un nuevo florecer: el proceso bolivariano, el cual estamos defendiendo con todas sus fallas y errores, más los inducidos por las sanciones y presiones del imperialismo, que al sentirse acosado recurre a lo más cercano para tratar de mantener su hegemonía en América. Por algo Mike Pompeo se termina de convertir en el nuevo "arbitro" electoral de Venezuela, al salir con unas expresiones tan fuera de su ámbito en una clara intervención en los asuntos internos de nuestro país, lógicamente aprobado por los más guindados con las agresiones de los gringos.

Nadie puede negar la actitud valiente y preventiva del Presidente Nicolás Maduro, frente a la pandemia. Los resultados están a la vista de todo el mundo, y en estos momentos, cuando las estadísticas han empezado a crecer en ningún caso es por culpa del gobierno venezolano. Las causas están en nuestros vecinos –mandatarios– a quienes poco les importa la salud del pueblo, por defender los intereses de los grandes capitalistas, y los números no mienten por muchos maquillajes que les quieren hacer: Brasil, con casi un millón de infectados y muy cercano a los 50 mil muertos, y Colombia, 57 mil infectados, y rumbo a los 2000 fallecidos, porque para ellos, lo que cuenta es el dinero–dólares– mientras Venezuela, y el gobierno presidido por Nicolas Maduro, presenta cifras muy distantes al calor del sacrificio y la perseverancia en el mensaje, que son un ejemplo para el mundo, a pesar de todas las dificultades y los ataques despiadados del endemoniado imperialismo representado por Donald Trump. Trump y Bolsonaro se hunden en tierras movedizas, y parece marcado su destino.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 731 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas