Crítica ácida

Ku klux Trump, represivo coronavirus político

En momentos que la rebelión afrodescendiente hierve en EE UU y enciende la indignación universal contra la fatua democracia perfecta del imperialismo capitalista embrutecedor, en Venezuela damos respuesta a la convivencia racional. En efecto, la firma por factores de oposición y gobierno a una iniciativa de paz testimoniada por la OPS Organización Panamericana de la Salud, hace historia frente a la horrorosa pandemia que azota la humanidad.

"El Covid-19 que azota al mundo representa un reto para la salud, la economía y el bienestar de la sociedad venezolana. Con el fin de salvar vidas, proteger al personal de salud y reducir la transmisión de las enfermedades es necesario el trabajo complementario de todas las entidades públicas y privadas", es parte del texto en el documento o convenio de colaboración firmado entre el Ministro del Poder Popular para la Salud por el gobierno legítimo venezolano, un miembro del G4 opositor: Primero Justicia, Acción Democrática, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, y el delegado de la OPS, para luchar contra la peligrosa situación sanitaria.

Entretanto individuos cercanos al klu klux klan, grupo de encapuchados asesinos terroristas, surgido al finalizar la guerra de secesión en EE UU, son basura e irracionalidad por excusas de "venezolanos" que disfrutan la vida con dinero mal habido, y se alegran de asfixiar a su tierra natal desde una imbecilidad llamada "gobierno de transición". Defensores y perritos falderos pitiyanquis reciben hueso-dólares, o en cualquier moneda, por hacer historia entregando la soberanía de su patria a gobernantes y negociantes de naciones extranjeras.

Todo ante el horror de las imágenes kukluxklanescas en EE UU con policías de raza blanca en auténtico combate a manifestaciones de desobediencia civil, consecuencia de la brutalidad policial que no ocurre en Venezuela. La derecha que acá apeló al terrorismo guarimbero con la bendición de curas fachos, ahora deben aguantarse su contradicción devenida en estrepitoso fracaso del modelo salvaje derrotado pero desparramador de propaganda sobre "the way of life", precisamente en la nación donde vemos nuevas violaciones racistas y manifestaciones multitudinarias de afrodescendientes exigiendo justicia.

En defensa de "ciudadanos de segunda" negros, hispanos, musulmanes y otros, en la ONU la racionalidad enfrenta arbitrariedades de La Casa Blanca y la cruda represión a manifestantes, que obligó al cobarde presidente actual a encerrarse varias horas en un bunker. En el seno del pandemonium clasista se cometen "crímenes de guerra", "terrorismo" y "actos de genocidio", según el reclamo a sanciones económicas contra determinados gobiernos. Lo expresaron expertos y diplomáticos en el seminario web "El impacto de medidas coercitivas unilaterales en la lucha mundial contra el COVID-19", organizado por Belarús, China, Nicaragua, Cuba, Irán, Rusia, Siria, Zimbaue y Venezuela".

Conocer sus explicaciones indica claramente que donde hay racionalidad histórica de la mano del socialismo, permite ver en este momento a los USA reviviendo el mal escondido racismo del Klu Klux Klan, que desde su fundación en el Siglo XI elimina negros, incendia sus propiedades, y desea mantenerles en la esclavitud, aplicándoles leyes que hoy desempolvan, ante la rebelión Siglo XXI en ciudades que magnifican falsamente en el brillo del cine y la televisión de influencia internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 574 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: