Si Morena no estuviera a punto de morir, abandonado, saldría a la calle a disputarle a la derecha

1. Las mujeres en México, sobre todo las jóvenes de negro con pasa montañas, están poniendo en jaque a los lópezobradoristas. Desafortunadamente sus batallas combativas no son anticapitalistas por ello hasta mujeres derechistas, clericales, conservadoras, panistas, han logrado penetrar sus manifestaciones buscando crear condiciones para debilitar el gobierno de López Obrador. Los hombres jóvenes más valiosos deberían participar junto a ellas con demandas más avanzadas, aquellas que contribuyan a acabar con todo tipo de explotación, opresión, racismo y desigualdad. Las demandas deben abrirse para abarcar todo el contexto capitalista; si por el contrario se cierran a cuestiones muy concretas se aislarán los trabajadores y se beneficiarán a los opresores.

2. No debería importar que el presidente López Obrador –por miedo terrorífico a la derecha y al clero- no haya sido claro al apoyar la batalla por el feminismo, el aborto y contra los asesinatos de mujeres (y hombres). En muchas ocasiones no es el presidente quien debe analizar y discutir cada uno de los gruesos problemas; le bastaría fijar el rumbo con unas cuantas palabras. Las grandes polémicas (que es obligado que existan para orientar al pueblo) las deberían sostener los líderes de los partidos, en este caso, Morena. Yo he visto a polemistas brillantes –tengan o no razón- como Felipe González, Rafael Correa, Pablo Iglesias, Julio Anguita, que siendo gobierno, han sabido defender con pasión sus posiciones políticas. Pero quienes lo pueden hacer con comodidad y mayor libertad son los líderes de los partidos.

3. La izquierda, por su apoyo incondicional a los explotados, a los oprimidos, al pueblo, ha tenido siempre la enorme ventaja en argumentos y razón; la derecha, que sólo puede defender a los grandes empresarios, los negocios capitalistas y a los gobiernos dictatoriales de derecha, sólo puede recibir apoyo en monetario. Por ello, en este caso del feminismo y otros, si reviviera Morena , le bastaba comisionar a sus diputados y senadores para entrevistarse con los núcleos de mujeres en rebeldía, explicar cómo la derecha históricamente ha sido conservadora, poseedora de una ideología clerical-empresarial, defensora del machismo, golpeadora de mujeres, castigadora de niños, así como no tendría cabida en sus filas.

4. Después de ver el apoyo de López Obrador en dos gigantescas asambleas de trabajadores: la presidida por Haces Barba y la de la CTM, con dirigentes muy desprestigiados que al parecer sólo cambiarán de camiseta, me puse muy preocupado atando cabos para comprender lo que sería adelante el movimiento obrero. La realidad es que en México la CTM dominó el liderazgo desde 1936 con cerca de tres millones de asociados. Junto a otras organizaciones de 100 mil a 200 mil. Fidel Velázquez fue su líder desde que con Lombardo Toledano fundo la organización en 1936 hasta su muerte en 1997. Fue tan poderoso que cada sexenio y el líder campesino en turno, intervenían en la selección del candidato del PRI y seguro presidente dela República del PRI.

5. Morena, el mayor partido hoy en México, con alrededor de dos millones de afiliados, está casi muerto por abandono. Se piensa incluso que esto es “a propósito”, para dejar a López Obrador para que actúe con plena libertad ante sus difíciles relaciones con los empresarios, la derecha y el imperialismo yanqui asesino. La total unidad de los seguidores de AMLO –sus 33 millones de votantes- para poner en prisión a los expresidentes y demás corruptos, para obligar al INE, a jueces y miles de funcionarios a bajarse el salario, a desaparecer el outsourcing que despoja salarios y derechos a los trabajadores. La realidad es que yo no he descartado un “Golpe de Estado” porque son muy poderosos los intereses que se mueven en este país de más de 130 millones de habitantes y más de 2000 multimillonarios inmensamente ricos.

6. La realidad es que Morena, lo único que ha necesitado, es que le den permiso por AMLO para movilizarse a partir de un gran equipo con experiencia que existe en el DF y en todos los estados de la República. De ninguna manera se trata de hacer mítines en cada lugar como AMLO lo ha hecho 18 años. Hay que buscar a los 20 o 30 más valiosos (de preferencia limpios políticos sin mancha, que no tengan cola que les pisen) en cada estado para que ellos se encarguen de organizar círculos de análisis y discusión. Ningún dirigentes puede estar debajo de los muy conocidos corruptos del PRI y PAN que en otros años formaron gobierno con ellos. (1/III/20)





Esta nota ha sido leída aproximadamente 480 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: