Snowden y la seguridad nacional extraordinaria de Venezuela

La cara de rabia, de rencor, de odio y de muerte del señor Jhon Bolton dejará de meternos miedo, por cuanto ya no ejerce como Asesor de Seguridad de la Casa Blanca de los Estados Unidos. El presidente Donald Trump lo despide, so excusa de hacerle cometer errores y predisponerlo a tomar decisiones no confiables, mediante sugerencias que podemos calificar de "tremendas" (como las de cualquier niño malo). El par de Twitters de Trump son taxativos:

I informed John Bolton last night that his services are no longer needed at the White House. I disagreed strongly with many of his suggestions, as did others in the Administration, and therefore.... ....I asked John for his resignation, which was given to me this morning. I thank John very much for his service. I will be naming a new National Security Advisor next week.

"Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. No estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en la Administración, y por lo tanto ... ... le pedí a John su renuncia, que me fue dada esta mañana. Le agradezco mucho a John por su servicio. La próxima semana nombraré un nuevo Asesor de Seguridad Nacional"

La sorpresa ha sido grande para los venezolanos. Más aún cuando el presidente Trump anuncia que esas malas "sugerencias" del señor Bolton tienen relación con Venezuela, Cuba, Irán, Rusia y Corea del Norte. ¿Es acaso esto una distracción, en la antesala de un juego de guerra, que involucra a USA y Colombia de un lado, y del otro a Venezuela y Rusia; cuya fase color naranja ya ha sido puesta en marcha por el Presidente Nicolás Maduro? ¿Se puede creer en ese cambio repentino de la política de los EE.UU?

Dejar sin asesor de seguridad nacional a los Estados Unidos durante una semana no es una política de Estado "normal" en ese país. Poner en el cargo a un interino que ha trabajado como un apéndice del mismo señor Bolton durante treinta años —el señor Charlie Kupperman—, es parte de la misma torta. ¿Qué pasaría si se diera una intentona de guerra colombo-venezolana durante ese vacío? ¿Negaría Estados Unidos su participación en tales hechos, haciéndonos creer que por carecer de un asesor de seguridad en funciones, ellos se lavan las manos como Pilatos?

Por casualidad he visto recientemente la película "Snowden" del productor estadounidense Oliver Stone, y entreveo en este personaje, y en dicho film, muchas claves de esta compleja realidad político-militar, político-social y político-estratégica entre Estado Unidos y la República Bolivariana de Venezuela.

La película en cuestión fue escrita por Stone y Kieran Fitzgerald, y trata sobre el experto en informática Edward Snowden, basada en los libros The Snowden Files de Luke Harding y Time of the Octopus de Anatoly Kucherena. Wikipedia nos refiere el argumento en estas cortas líneas: (narra) "La épica historia del hombre que en 2013 puso en jaque a los EE.UU. Cuando Edward J. Snowden desveló los documentos del programa de vigilancia mundial secreto de la NSA abrió los ojos del mundo y cerró las puertas de su propio futuro. Se vio obligado a renunciar a su carrera, a su novia de toda la vida y a su patria. ¿Fue un patriota o un traidor?"

En síntesis, el Snowden de la realidad se basó en sus principios morales y éticos, en su amor por la humanidad, el respeto a la vida y a los derechos humanos universales, y descubrió los objetivos y fines de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) —una suerte de CIA de la CIA—, en torno a la llamada "seguridad de la información"; patrón éste que le permite rastrear cada celular en el mundo, así como crear virus o malwere ("en inglés, malicious software, ​ programa malicioso, ​o programa maligno que hace referencia a cualquier tipo de software maligno que trata de afectar a un ordenador, a un teléfono celular u otro dispositivo") para desactivar sistemas de electrificación y alumbrado en Japón, Irán, China, Rusia, Brasil, Venezuela o cualquier otro país-nación del mundo. Durante este año de 2019 esa tecnología ha sido ensayada y ejecutada en Venezuela con absoluta impunidad.

Refiere Snowden que todos los líderes mundiales son espiados, así como las grandes corporaciones petroleras y demás industrias claves del mundo, sin que estos se den por enterados; con la excusa del terrorismo internacional, tan acentuado en los discursos electores de los Bush, de Obama y de Trump. El fin último de esa agencia, la NSA, es proporcionarle a los EE.UU su supremacía política y social a escala mundial, justo ahora que su moneda bandera, el dólar, se tambalea, y que el sentimiento global anti imperial, anti unipolar, anti unilateral, explota en todos los continentes. ¿Qué efecto tendría para la humanidad, por ejemplo, que del mismo modo que Trump le solicitó la renuncia a Jhon Bolton, se le solicitara a Trump su renuncia inmediata del cargo, considerando que su actitud arrogante y supremacista causa más daño que bienestar a la sociedad de los Estados Unidos? Considerando, además, que su racismo contra los latinos e inmigrantes pasa del descaro al salvajismo al maltratar niños, separar familias, causar muertes y persecuciones, desapariciones forzadas, moviendo inmensos recursos estratégicos para el país para construir el muro de la muerte en la frontera de EE.UU con México.

Medio planeta aplaudiría y se decretaría Día de Júbilo Universal en todos los pueblos de la tierra, si Donald Trump renuncia al cargo de Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

La justificación que esgrime los EE.UU desde su centro de espionaje masivo, la NSA, según Snowden, no es que se intente usar el poder militar y tecnológico para el bien del mundo, ni para evitar una tercera guerra mundial; sino para manipular datos de todas las embajadas del mundo, de todos los partidos políticos del mundo, sin importar la lengua de cada país; de todos los ministerios de defensa del mundo, mediante el hackeo, para lastimar de todas las formas posibles (como ocurre hoy en Venezuela con una guerra asimétrica llamada de cuarta generación, que crea terror sicológico, hambre, muerte e incertidumbre) a aquellos presidentes y líderes mundiales que no sigan las reglas impuestas por USA. Por cierto, en la película "Snowden" de Oliver Stone, aparecen dos veces Hugo Chávez y Evo Morales, como muestra de esta materia.

La Agencia Nacional de Seguridad, que en realidad es una agencia internacional de espionaje muy avanzado, con más de 40.000 miembros activos, principalmente hackers y programadores de sistemas de computación de todo el globo, invade la privacidad mundial a nivel de fotos, videos, correos electrónicos, estados financieros, desarrollos de armas, desarrollos industriales (verbigracia, Huahuei y su G5), cuentas de Facebook, Twitter, WhatsApp y afines, para no dejar cabos sueltos.

Esto explica las más de cincuenta incursiones de aviones espías estadounidenses en el espacio aéreo venezolano por el mar Caribe; con drones militares por el lado de la Guajira colombo-venezolana, y seguramente con satélites posicionados sobre el techo celeste de Venezuela. La última idea descabellada de Trump de crear una plataforma militar espacial para controlar la tierra y la seguridad nacional de los Estados Unidos desde el espacio extra terrestre, apunta desde ya a que la NSA creará una sucursal exterior para jodernos la vida desde dentro y desde fuera de la tierra. ¿La será fácil lograr este objetivo?

No olvidemos que en mayo de 2017 regresó del espacio extraterrestre, después de dos años de misiones secretas, el super dron militar estadounidense X-37B (un Vehículo de Pruebas Orbital —OTV, por sus siglas en inglés—), cuya explosión sónica al ingresar a la tierra causó pánico en Florida. Ese dron militar llevaba para 2017 cuatro misiones externas para acumular 2.085 días en órbita con la posibilidad cierta de desarrollar armas "para ser utilizadas en o desde el espacio." Según la ficha técnica de la Fuerza Aérea de EE.UU, El X-37B mide 2,9 metros de alto, 8,9 metros de largo y pesa unos 4.990 kilos, y pone a prueba el uso de un nuevo combustible secreto para su propulsión.

El ex presidente Barak Obama calificó su decreto de guerra contra Venezuela como una "amenaza inusual extraordinaria para la seguridad nacional" de su país, en marzo de 2015, y consecutivamente esta orden "ejecutiva" ha sido ratificada y enroscada a medidas coercitivas criminales; pero en realidad, los Estados Unidos son una amenaza extraordinaria, muy usual por cierto, muy flagrante, para los demás países del mundo, incluyendo a sus aliados, dentro de los cuales se incluye su lava culo Colombia. No nos quede duda de que los EE.UU son una amenaza extraordinaria para la vida civil, para la vida pública, para el Estado venezolano. Están jugando a matar al país, a desangrarlo, a apretarle el cuello con el peor escarmiento.

¿Qué pasaría si ante el actual ejercicio de guerra, con alerta naranja, autorizado por el gobierno de Venezuela, se le dijera a los EE.UU: Señores de la Casa Blanca y del Pentágono, la República de Venezuela dispone de misiles Zircón apuntando directamente a sus bases nueve bases militares en Colombia, y si ustedes nos amenazan con un ataque militar y sus drones, haremos uso inmediato de éstos?

¿Quieren saber qué tecnología militar de factura china y rusa, de última generación, tiene Venezuela? ¿O prefieren evitarle más drama social a su país, y respetar las reglas de juego del nuevo orden mundial que se está gestando? Ningún imperio cae por arte de magia, pero los EE.UU no deben apostar a la muerte mundial creyendo que no es posible la tercera guerra mundial. Realmente ésta puede estar más cerca de su casa de lo que se suponen, a pesar de su muy sofisticada agencia NSA y su tan publicitada artillería criminal militar.

*****

Sobre la NSA, Wikipedia nos refiere lo siguiente:

"La Agencia de Seguridad Nacional (en inglés: National Security Agency, también conocida como NSA) es una agencia de inteligencia del Gobierno de los Estados Unidos que se encarga de todo lo relacionado con la seguridad de la información.1​ Con este propósito en ella trabajan distintos tipos de especialistas como matemáticos criptográfos, lingüistas, operadores de polígrafos, expertos en radiofrecuencias, programadores y hackers, operadores de puestos de escucha para espionaje, etc. Fue creada en secreto el 4 de noviembre de 1952 por el presidente Harry S. Truman como sucesor de la Armed Forces Security Agency (AFSA). Su existencia no fue revelada hasta la década de 1970 en el marco de una serie de investigaciones del Comité Selecto del Senado de Estados Unidos realizadas para depurar responsabilidades dentro de las agencia de espionaje estadounidenses tras una serie de abusos y escándalos. La agencia se dedica a mantener la seguridad de los sistemas del estado estadounidense. Las operaciones de la NSA han sido motivo de críticas y controversias al descubrirse el espionaje y vigilancia al que sometió a prominentes figuras en las protestas contra la Guerra de Vietnam y su espionaje económico y a diversos líderes. Los documentos sobre programas de vigilancia secreta sacados a la luz por Edward Snowden en 2013 demostraron que la NSA intercepta las comunicaciones de unos mil millones de personas en todo el mundo y vigila las comunicaciones de los teléfonos móviles de cientos de millones de personas, situándola como uno de los principales responsables de la red de vigilancia masiva. En Estados Unidos, recopila y almacena los registros de llamadas de todos los estadounidenses."



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1225 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a282293.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO