Asidero

China y su alianza transnacional con países del Cono Sur

La alianza con el chavismo, le hizo muy mal a Lula Da Silva, como a Dilma Rousseff, porque, determinaron el populismo en Latinoamérica y el asistencialismo, que constituyeron verdaderas bombas de tiempo, llevando en primer lugar a Brasil hacia una bomba de tiempo, como grave crisis económica a Venezuela en una desaceleración económica progresiva. Esta claro, entonces que entre Colombia y Venezuela no hubo química gubernamental. Ahora menos y, entre Brasil y nuestra patria una alianza de plena corrupción en obras hidráulicas fundamentales.

Jair Messias Bolsonaro (1955), un emergente excapitán del Ejército de su país, asumió la presidencia de Brasil convirtiéndose en el 38° mandatario del gigante sudamericano, el Estado, sin discusión, más importante de la región de América Latina. Estamos refiriéndonos al país de cuya gravitación geopolítica ningún Estado periférico —todos los países de Sudamérica lo son respecto del Brasil— podría exonerarse de su impacto e influencia. Es verdad que algunos Estados, como sucede con Argentina, mantienen un nivel de dependencia realmente relevante. Las expectativas sobre lo que viene expresando Bolsonaro son muy grandes, pues la actitud social básicamente está determinada en el fenómeno del cambio con que la mayoría de sus compatriotas esperan que se haga eficazmente visible en el tiempo y, con ello lo más importante: aplaque el hartazgo colectivo en que ha estado sumergido el país en la última década por el legado de la izquierda populista. Lejos de ser el mandatario que no ha ocultado sus canteras ultraconservadoras, las formas con que se ha mostrado estratégicamente durante la campaña electoral en su país —por su discurso ganó tribunas de adictos que al final le dieron la victoria, aplastando a la partidocracia adepta al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva—, tampoco es para creer que constituirá su gobierno una caja de Pandora.

Más bien se ve como un flamante jefe de Estado que asume las riendas de un país complejo y diverso, pero sobre todo lleno de aspiraciones sin faltar al realismo político de un Estado relevante de las relaciones internacionales del continente y del mundo. Bolsonaro sabe que no la tendrá fácil —sufrió un atentado contra su vida durante la contienda político-presidencial—, por esa razón tiene hacia adelante una agenda grande y diversificada, pues llega al poder en una etapa difícil para la vida política brasileña, donde la corrupción ha monopolizado gran parte de la vida nacional y generado una crisis de valores políticos a todo nivel. En cuanto al Perú, Bolsonaro debería decidirse hacia ese país como el más idóneo, pues sabe que en el siglo XXI la cuenca del Pacífico que les baña sigue dominando económicamente.

Ello, según la agencia Reuters, luego de que la venta de dólares de empresas y de administradoras de fondos de pensión (AFP) se vio emparejada con la demanda inicial de divisas de bancos y de inversores extranjeros ante los temores sobre el crecimiento de la economía mundial, recordando que esta moneda cerró el 2018 con un alza del 4.05 %.

Agregó que, a nivel global, una contracción en la actividad manufacturera china, en diciembre, y de la actividad fabril en la zona euro, reforzaron las preocupaciones sobre el crecimiento de la economía global.

Por lo tanto, el único país en retraso es Venezuela por las ideas expuestas por su presidente, Nicolás Maduro Moros, porque China mantiene relaciones comerciales con países de izquierda o derecha, lo importante es la moneda en comercialización.

Del mismo modo, Reuters informó que el oro seguirá subiendo y tocó sus niveles más fuertes en más de seis meses, (agosto- 2018, enero 2019), luego de que el descenso de los mercados de acciones en las bolsas de valores internacionales, aumentó la preocupación por la debilidad de los mercados globales, generando una aversión al riesgo y que favorecía a este metal precioso. Mientras Rusia y Turquía se llevaban el oro venezolano a sus depósitos por el canje de la deuda por préstamo a largo y segundo plazo.

Así, el oro al contado sumaba un 0.19%, a $ 1.284,6 por onza luego de llegar, más temprano, a los $ 1.288,66, máximo desde el 15 de junio. Los futuros del oro en Estados Unidos subían un 0,6 por ciento a 1.289,40 dólares la onza.

Tener claro el objetivo es el primer paso para el éxito. Pero en la crisis de estos días contra la corrupción, andamos distraídos con tanto ruido político. Todos los afanes están sobre los personajes de la escena oficial, en tanto que hay poca preocupación por las fuentes de la propia corrupción. La corrupción potente se financia con dinero obtenido criminalmente. Lo habilitan el narcotráfico, la minería informal, la tala ilegal, el contrabando, la trata de personas y el robo en obras públicas. Bloquear esas fuentes sería una victoria categórica. Además, con tantas manifestaciones contra la corrupción, uno imagina que sería muy fácil aprobar políticas públicas contra esas fuentes. Pero no hay leyes que lo manden, ni interés para ponerlo en agenda, ni marchas que lo pidan.

Muchos se benefician de nuestra riqueza y todos, quieren prender la llamarada de la guerra, a ver si la sujetan, pero, los cuarenta generales que controlan nuestras riquezas, irán hasta el final, no es fácil despojarse de tantos benéficios en los últimos años, sobre todo del oro del Arco Minero y la madera del Amazonia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 277 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a276329.htmlCd0NV CAC = Y co = US