Trump presionado a cancelar retiro de Siria

La retirada de las tropas estadounidense que han estado interviniendo
en Siria contra Bashar el Assad y apoyando la guerra terrorista contra
el gobierno legítimo de esa nación del Oriente Medio, parece haber
sido revertida por decisión de lo que se conoce como el Estado
Profundo estadounidense.

Todo indica que Trump está sucumbiendo una vez más ante la presión
política del Estado Profundo, dice la senadora republicana por
Carolina del Sur Lindsey Graham quien visitó la Casa Blanca el 30 de
diciembre y luego informó a los periodistas que había hablado con el
Presidente y éste le aclaró que sus planes de retiro solo se están
"ralentizando de una manera inteligente", según dijo Graham a NBC
News. Por su parte, el Washington Post describió la decisión de Trump
como una situación de pausa, no una retirada.

Según dijo la senadora a la prensa, "el presidente prometió destruir
al ISIS y va a mantener esa promesa. Sólo que aún no se ha llegado a
ese punto. Pero, como ya estamos dentro de lo que en futbol se llama
la línea de 10 yardas, el presidente entiende que es necesario
terminar el trabajo".

Para el Senador estadual republicano de Virginia, (Distrito 13)
Richard Black "los principales medios de comunicación se niegan a
reconocer que la lucha más dura contra ISIS y Al Qaeda ha sido llevada
a cabo todo el tiempo por Siria y sus aliados. De hecho, en Estados
Unidos se califica la lucha de Irán contra los terroristas sirios de
"actividad maligna" y se pretende ignorar el hecho de que Al Qaeda en
Siria es al Nusra, que es progenie de la fuerza de Al Qaeda que
secuestró jets y los lanzó contra las Torres Gemelas y el Pentágono,
matando a 3.000 estadounidenses el 11 de septiembre de 2001.

El autor ganador del Premio Pulitzer, Seymour Hersh, escribió que una
revisión de la política siria realizada por la Agencia de Inteligencia
de Defensa en 2013 reveló que el programa secreto de la Agencia
Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) llamado Timber
Sycamore para el suministro de armas y entrenamiento, apoyado por
servicios de inteligencia árabes como el Servicio de Seguridad de
Arabia Saudí había desempeñado un papel de peso en la guerra
estadounidense contra Siria.

Lanzado en 2012-13, Timber Sycamose suministró dinero, armamento y
entrenamiento a las fuerzas terroristas que lucharon contra el
presidente sirio Bashar al-Assad en la Guerra Civil Siria que, según
funcionarios estadounidenses, ha entrenado y armado a miles de
terroristas incluyendo específicamente los de ISIS y a Al Qaeda.

El presidente Barack Obama autorizó secretamente a la CIA a comenzar a
armar a los "rebeldes" de Siria en 2013. Hay pruebas sólidas de que
Estados Unidos planeó derrocar a Siria en 2001; la Embajada de Estados
Unidos en Damasco publicó una estrategia detallada para desestabilizar
a Siria en 2006, mucho antes de la llamada "Primavera Árabe", cuyo
enfoque sistemáticamente ha sido derrocar a su gobierno
constitucionalmente electo, reconocido por la ONU.

"Es repugnante escuchar decir repetidamente que " Bashar al-Assad
asesinó a 500.000 habitantes de su país", como si los terroristas
apoyados por Estados Unidos no hubieran jugado ningún papel en los
asesinatos. He visto cientos de decapitaciones y crucifixiones en
fila, pero ninguna cometida por las tropas sirias. Los principales
crímenes de guerra, como la decapitación de 250 soldados sirios
después de correr por el desierto en paños menores, apenas fueron
mencionados por la Hermandad Siria Musulmana.

"Durante un viaje de cinco horas a través de la Siria liberada este
septiembre, hablé con mucha gente, desde pastores del desierto hasta
monjas y religiosos musulmanes. Hubo expresiones palpables de alegría
porque las fuerzas armadas sirias les habían liberado de los
terroristas, sumado a ello el amplio apoyo popular e inequívoco al
Presidente Bashar al Assad y a las Fuerzas Armadas sirias".

Esta desastrosa guerra nunca habría ocurrido sin planificación y
ejecución estadounidenses. Habría terminado hace años y cientos de
miles de bajas se hubieran evitado si hubiéramos cerrado nuestras
bases de entrenamiento y logística en Jordania, Turquía, Arabia Saudí
y Qatar. La guerra de Siria tuvo poco que ver con la "Primavera
Árabe" y mucho que ver con las acciones clandestinas de la CIA, el
MI-6, el Mossad israelí, el MIT turco, la DGSE francesa, el GID saudí
y otros que trabajaban con la Hermandad Musulmana Siria. Entrenamos y
reclutamos a muchos más terroristas de los que matamos, y volveremos a
chocar con esos supervivientes en otros momentos y lugares.

A pesar de la firme directiva del Presidente Donald Trump sobre una
retirada rápida de Siria, ningún soldado o infante de marina ha salido
de Siria. El argumento de que están retenidos por la lucha contra el
Estado Islámico no se sostiene.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 316 veces.



Manuel Yepe

Abogado, economista y politólogo. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, Cuba.

 manuelyepe@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Yepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Yepe

Manuel Yepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a273973.htmlCd0NV CAC = Y co = US