Asidero

Los chinos, desean captar el café nicaragüense y venezolano. Rusos, las bananas

Ante, la llegada de la nueva Ruta de la Seda China, no queda otro camino que abrir cauces para atizar los riesgos financieros y, de lo barcos que cruzan los mares para restablecer un reequilibrio electrónico y económico que nos permitan deliberar las importaciones y bienes estadounidenses en un contexto de guerra comercial, donde las prácticas económicas desleales, como el robaje cibernético se encuentran visualizadas y penalizadas.

La economía china, debe sincerarse y la Asociación de Naciones del Sureste Asiático, (ASEAN,), ya dirigió comunicación a Pekín para que se ajuste a las realidades económicas y, deje de enviar material chatarra al Continente Sureño. Ya que la mínima ganancia por negociación va de 200 millones a 350 millones de dólares.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, encabeza la delegación estadounidense que viene deliberando con autoridades chinas lideradas, por el viceprimer ministro Liu He, considerado el conductor de la economía china.

El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, afirmó que la amenaza de su país de imponer aranceles por 60,000 millones de dólares a importaciones de bienes estadounidenses en un contexto de guerra comercial está "plenamente justificada".

Pekín amenazó con subir más las tasas, a las importaciones después de que la administración estadounidense amenazara con aumentar de 10% a 25% las tasas a importaciones chinas por valor de 450,000 millones de dólares. Con un mínimo de 200 millones.

La excusa de los chinos es que, contribuyen a la economía mundial de manera global. En julio, Estados Unidos impuso aranceles del 25% sobre bienes chinos importados equivalentes a 34,000 millones de dólares. Otros productos, por unos 16,000 millones, se vieron afectados por una medida similar en las próximas semanas.

Días después, Washington anunció una lista de bienes chinos por valor de otros 200,000 millones de dólares, de los sectores de la electrónica, marroquinería y mariscos, cuya importación podría verse tasada con aranceles del 10%. A esa caída en el volumen exportado del café nicaragüense se le sumó la reducción de 10.43% en el precio mensual promedio pagado por los compradores internacionales en ese mes.

El café nicaragüense y el de exportación latina, viene sufriendo una caída libre de 1.96%, siendo su precio fluctuante, lo que provocaría una crisis política y económica en el último trimestre de 2018 por el cambio climático y Argentina, asoló los suelos de cultivos transgénico y tóxicos en la fumigaciones, dando como resultado un mayor volumen de personas infectadas por Cáncer, Las ventas al exterior del grano en junio de 2017 alcanzaron los US$76.2 millones, mientras en junio de este año, solo US$50.8 millones, representando US$25.4 millones menos.

En enero de este año frente a enero de 2017, las exportaciones de café registraron una caída de 1.96%, en volumen. Posteriormente, en febrero las ventas se incrementaron en 31.67%.

En los meses siguientes, registraron pequeños incrementos entre 0.52% y 5.18%, pero descendieron en junio, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país nica, desde el pasado 18 de abril.

El café y la gasolina venezolana se lo llevan hacia Colombia, traperos bajo la anuencia militar de ambos países. El presidente de nuestra República Bolivariana de Venezuela diserta un asunto y los miembros y funcionarios del gabinete lo interpretan de otra manera.

Por otra parte, la caída de los precios pagados por el café nicaragüense, mensualmente, ha sido constante durante todo el año, ubicándose en un rango de 5.86% y 11.84%.

Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), dijo recientemente a El Nuevo Diario que los caficultores están en crisis.

Sevilla señaló que el conflicto sociopolítico del país "ha venido a recrudecer la situación de los cafetaleros". La representante de los cafetaleros indicó que debido a la situación de crisis del sector en este ciclo productivo han reducido sus inversiones en el cultivo.

"Nosotros, en este ciclo cafetalero nos hemos hecho más que dos o tres actividades agrícolas. Deshierbamos al terminar la cosecha pasada, en algunos casos aplicamos algunos preventivos para plagas, especialmente para el control de la broca y la roya, y quizás, algunos pudieron aplicar una a dos onzas de fertilizantes", explicó. En la actualidad, los caficultores enfrentan problemas relacionados con el clima, falta de mano de obra, problemas de falta de títulos de propiedad (por la ley de fronteras), falta de financiamiento y la caída del precio.

El presidente de la Asociación de Exportadores de Café (Excan), José Ángel Buitrago, esa tendencia fue incentivada por los atrasos en la salida de la carga hacia los puertos, pero aclara que no significa que las exportaciones de ese producto caerán, "nosotros terminamos de mandar café hasta diciembre".

Además, señaló que para este año calculan exportar dos millones de quintales de café.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 505 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a268575.htmlCd0NV CAC = Y co = US