La tecla fértil

Pekín, su cercanía a Chile y Argentina

China y algunos países latinos, buscan el comercio bilateral, sin Venezuela, para fortalecer a la región y las cooperativas que reflejen un interés común y se adhieran a una Corporación para agilizar los dólares necesarios y, en un salto espectacular de nivel financiero, equilibrarlo con el Yuan. La sincera voluntad de cooperación ya se ha traducido en las estrategias de implementación y políticas concretas. El Presidente Xi Jinping y el Premier Li Keqiang, en sus respectivas giras por América Latina en 2014 y 2015, formularon el nuevo marco de cooperación denominado "1+3+6" (1 se refiere a un Programa: el Programa de Cooperación 2015-2019; 3 a tres motores: comercio, inversión y financiamiento; y 6 a seis áreas clave: energía y otros recursos, infraestructura, agricultura, manufactura, innovación científico-tecnológica e informática) y un modelo de cooperación enfocado en el fomento de la capacidad productiva, ambos planes endosados por correspondientes paquetes de financiamiento por un valor combinado total de 65 mil millones de dólares.

En Santiago de Chile, la segunda reunión ministerial del Fórum China-CELAC, que constituye otra genuina manifestación de la más firme voluntad del gobierno chino de seguir fortaleciendo su cooperación multifacética con América Latina, ahora en el marco de la Iniciativa Franja y Ruta. A juzgar por los resultados arrojados por la reunión y las declaraciones de los dignatarios asistentes, se registra un amplio consenso entre las partes en torno a las acciones a tomar a corto y mediano plazo conjuntamente por China y los países miembros de CELAC, a los que China considera socios indispensables para la construcción conjunta de la Franja y la Ruta, a fin de elevar la cooperación ganar-ganar chino-latinoamericana a un nivel jamás antes visto.

En este contexto, Panamá, gracias a su singular posición ístmica, se destaca sobremanera precisamente como puente y punto de conexión entre China y el conjunto de las naciones latinoamericanas. Tengo plena confianza en que ambos países, trabajando bien una agenda bilateral que contempla, entre otras cosas, auspiciosos proyectos en materia de libre comercio y de desarrollo logístico, obtendrán óptimos resultados ganar-ganar de nuestra cooperación bilateral al tiempo que contribuirán juntos al fomento de la cooperación China-CELAC.

Tanto Argentina, como Chile buscan conformar un bloque de servicios financieros que se aboquen a administrar los arrebatos de la nueva economía y declarar como plausible, los convenios tratados con el gobierno de Xi.

La nueva concepción revolucionaria, busca aires de libertad, pero, también debe existir una disciplina fiscal para agitar las manos para el trabajo fructífero y sostener los sombreros y los corbatines librados al viento, por el trabajo dado.

. Así que, estos países progresistas buscan impulsar un nuevo ideario con base al crecimiento industrial y enriquecimiento de las universidades con una nueva disciplina laboral. El espíritu del trabajo debe fortalecer a los nuevos empleados y la serenidad de ver a su familia crecer, es signo de una gran responsabilidad.

Hay que ser un luchador y constructor de ideales para entender este gran paso histórico y, poner en evidencia los grandes negociados. Es necesario, rescatar la memoria de nuestros pueblos y abrir, las puertas de los cerrazones claustrales y empresariales. Suramérica se abre a un nuevo concepto de trabajo, muy alejado de ese socialismo contaminado por el Estado fallido, tal como se desarrolla en un país hermano como Venezuela.

En América Latina, tenemos un aproximado de dieciocho democracias, sobre un total de veinte y un países, con relación a 1973, que solo había dos.

Las democracias deben medirse en términos de calidad, no sólo por si tienen elecciones medianamente limpias o no, también interesa saber si hay un mínimo de igualdad económica, si las libertades de las personas, de las organizaciones, de los activistas, de los periodistas son realmente efectivas o no y si hay grupos ligados al poder ejerciendo presión para que las personas no hagan uso de o limiten sus libertades.

Una buena democracia debe realizar la aspiración humana de libertad e igualdad, pero en la región hay poderes, aparte de los estatales, que propician desigualdad porque, al contrario de lo que alertó Max Weber en el sentido de que la representación debe ser ejercida por políticos -personas sensibles que entienden y son capaces de sentir las penas de los demás-, la novedad es que en nuestras democracias, en los gobiernos y en las cámaras legislativas están los empresarios que carecen de sensibilidad política. No entienden ni pueden entender al pueblo porque sus fines están más ligados a la ganancia económica.

Esta situación llevó a algunos países a una situación insoportable, el ejemplo es Venezuela, donde echaron a los empresarios y terminaron eligiendo gobiernos extremadamente populistas. El pueblo pone un remedio a esa situación, pero a los líderes populistas no les importa ni se dan cuenta de que en un mundo globalizado tienen que cuidar ciertas variables de la economía. Y eso profundiza aún más la crisis y las clases sociales desfavorecidas terminan pagando estos errores.

El compromiso ideológico es fundamental y se deben respetar las posiciones económicas, como una opción válida para el camino iluminado del crecimiento geopolítico, lo demás no importa.

Los argentinos y chilenos, piensan distintos. Abren el espacio para cautivar a los empresarios extranjeros para avanzar en el campo tecnológico y empresarial al lado de los rusos y gobierno estadunidense.

Así que China, desea mantenerse en socialismo, pero, más allá de su profunda conciencia anticapitalista, busca integrar la conciencia de los trabajadores hacia un sentir del pueblo.

Los romanos entendieron temprano el intríngulis que les planteaba este núcleo social poderoso, pero de convicciones evanescente. "Pan y circo" fue una de las fórmulas elegidas. La otra, promover la exaltación del nacionalista recurriendo a las capas más profundas y primarias de la conciencia del hombre.

China, reconoce la influencia de Italia y España sobre Venezuela, por eso, su único interés es vender los productos latino hacia los países asiáticos.

Estamos en una época de balances y, debe existir una sola política de Estado, como político, el gobierno debe estar ante la lupa del pueblo y protagonizar su propia hazaña histórica en bienestar con el pueblo

El Estado siempre ha sido un actor clave, y en estos aspectos más aún.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 370 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a258732.htmlCd0NV CAC = Y co = US