Manos ocultas tras el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén

La decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la ciudad capital de Israel y trasladar la embajada norteamericana desde Tel Aviv a Jerusalén, abandonando así el compromiso de Estados Unidos con la solución de dos estados, está enraizada en la política religiosa de Jared Kushner, asesor de Trump sobre el Medio Oriente y además su yerno. Kushner es el favorito del Primer Ministro israelí Binyamin Netanyahu y del magnate norteamericano de las apuestas, Sheldon Adelson, que ha abierto el grifo para que su equipo de "enviados" al Medio Oriente, dos furibundos ideólogos pro expansión de Israel, el embajador norteamericano en Israel, David Friedman y el Representante Especial para las Negociaciones Internacionales" Jason Greenblatt.

Friedman era socio de la firma de abogados Kasowitz, Benson, Torres & Friedman que representaban a la Organización Trump de propiedad de Donald Trump. Greenblatt era el principal funcionario oficial para la Organización Trump. Kushner –judío ortodoxo—junto a Friedman y Greenblatt representan a una camarilla sionista de extrema derecha que rechaza un Estado Palestino tanto como a una nación palestino-israelí que acepte de manera completa a los palestinos como ciudadanos de un estado secular israelita. Kushner, Friedman y Greenblatt están a favor de un estado segregacionista en el cual los palestinos sean ciudadanos de segunda clase.

Sumadas a Netanyahu y Adelson existen otras manos ocultas detrás del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

En el año 2009 la Oficina Federal de Investigaciones (FBI sigla en inglés) identificó a un grupo de rabinos sirio-judíos ubicados en la ciudades de Nueva Jersey y Nueva York que llevaban a cabo una recolección de fondos para el socio Binyamin Netanyahu de la coalición ultra ortodoxa partido Shas. El vínculo entre los rabinos de Estados Unidos y el partido altamente corrupto de Netanyahu mostró el financiamiento secreto de la expansión de la construcción en la parte oriental de Jerusa

lén. La Organización de Naciones Unidas, ONU no reconoce a Jerusalén oriental como parte de Israel en cambio Palestina la considera como la capital por derecho del Estado Palestino.

Un importante financista de la construcción en la parte oriental de Jerusalén es el rico magnate del juego y la lotería, el judío norteamericano, Irving Moskowitz. Este connotado neoconservador apoya entidades neoconservadoras tales como el Instituto Hudson, el Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional (JINSA sigla en inglés) al Instituto Empresarial Norteamericano y al Centro Político de Seguridad (CSP sigla en inglés). Frank Gaffney, que es un controvertido islamófobo y que fue asesor de seguridad nacional en la campaña presidencial de Donald Trump, actualmente dirige el CSP.

Moskowitz ha estado comprándole tierra a los árabes, principalmente en la parte oriental de Jerusalén con el propósito de convertir la ciudad en una entidad exclusivamente judía. Aún más problemático para las perspectivas de paz a largo plazo en el Medio Oriente es el financiamiento que Moskowitz le brinda al movimiento derechista Ateret Cohanim que desea demoler la Mesquita Al Aqsa en Jerusalén que es el tercer santuario más importante del Islam, conocida también como El Domo o La Roca con el propósito de reconstruir el templo judío.

No obstante y de manera inmediata, es mucho más preocupante la adquisición por parte de Moskowitz del Hotel Shephard de Jerusalén que tiene como vista general al Monte Scoupus. El hotel es considerado legalmente de propiedad del Reino Hashemita de Jordania y que fue tomado como "botín de guerra" luego de la guerra árabe-israelí del año 1967. El hotel fue el centro de la controversial expansión entre el gobierno de Obama y el gobierno de Netanyahu en torno a los planes para convertir al hotel en un edificio de apartamentos exclusivamente para judíos.

En un artículo de opinión en el Jerusalem Post del día 27 de julio, Jeff Baraq, ex editor en jefe del periódico, declara que: "El hecho es que mientras judíos norteamericanos como Irving Moskowitz, pueden comprar terrenos en los vecindarios árabes de la parte oriental de Jerusalén, un residente palestino digamos del área Jeque Jarrah –donde está ubicado el Hotel Shephard—no puede comprar un apartamento en muchas partes del oeste de Jerusalén porque la Administración de Tierras de Israel, poseedora de la tierra, solo firmará contratos con ciudadanos israelíes, que son personas con derecho a la ciudadanía bajo la Ley del Retorno". Dada la inestabilidad política del gobierno de Netanyahu, Baraq tituló su artículo de opinión como "Inestable Gobierno de Netanyahu. Crisis con Estados Unidos Auto Provocada."

Con el socio Shas de la coalición de Netanyhu como centro y fuente del escándalo de los rabinos sirio-judíos en Nueva Jersey y Nueva York y con la familia Kushner involucrada en escándalos delictuales en ambos estados, la influencia de los seguidores derechistas de Israel en el gobierno de Trump se hace aún más obvia. El FBI utilizó a un testigo confidencial para identificar a cierto número de rabinos sirio-judíos en Nueva Jersey y Nueva York quienes utilizaban las sinagogas y las yeshivás como frentes para el lavado de dinero –según informes—para la venta ilegal de copias de carteras y bolsos exclusivos e incluso órganos humanos. El testigo, Solomon Dwek, importante constructor de bienes raíces y dueño de casinos flotantes, fue detenido el año 2006 al intentar cobrar un cheque sin fondos y estafar al PNC Bank por la cantidad de 25 millones de dólares. Dwek es también una figura clave del poderoso clan sirio-judío en Nueva Jersey y Nueva York, el cual ha sido motejado "El Imperio SY" o el "Clan Dwek".

El clan también está vinculado con empresas de Kushner, con una firma de bienes raíces y con grandes edificaciones tanto en Nueva Jersey como en Nueva York.

Jared Kushner y la Organización Trump están siendo investigados por el Fiscal Especial del Departamento de Justicia, Robert Mueller, por actividades de lavado de dinero donde están involucradas las familias tanto de Kushner como de Trump. Se informa que la investigación apunta al lavado de dinero extranjero a través de adquisiciones de bienes raíces que incluyen condominios en edificios tanto de Trump como de Kushner en Manhattan y Nueva Jersey. El lavado de dinero estuvo en el centro del desmontaje de la mafia sirio-judía durante el período en que Robert Mueller fue Director del FBI. El siguiente fragmento de las acusaciones federales explica el tipo de lavado de dinero empleado por los agentes del Shas. Las acusaciones formuladas contra el rabino Eliahu Ben Haim alias "Eli", de la Congregación de Deal en Nueva Jersey, como conspirador solo identificado como "I.M." se basaron en que Israel era la principal fuente de dinero efectivo para Ben Haim, como se cita:

"El acusado BEN HAIM dijo al testigo confidencial (T.C.) que ‘los clientes de hace dos o tres años atrás me siguen llamando’ e indicó que ‘esa es una señal que el mercado está difícil.’ El acusado BEN HAIM también mencionó como su fuente de dinero efectivo, al co-conspirador I.M. y señaló que él habló con el co-conspirador I.M. ‘todos los días o día por medio’. Al referirse al co-conspirador I.M. el acusado BEN HAIM preguntó al testigo confidencial ‘¿Sabía Ud. que me tuvo los últimos cuatro años todo el tiempo enviando mensajes a diferentes lugares del mundo y a diferentes nombres? ‘ ‘Es increíble. Yo nunca había visto algo así. ‘ Cuando el testigo confidencial preguntó si el acusado BEN HAIM se refería a diferentes lugares solo dentro de Israel, el acusado BEN HAIM contestó ‘No, a todo el mundo… Por todo el mundo. Desde Australia a Nueva Zelandia y a Uganda. Quiero decir (…..) (ininteligible) a todos los países imaginables. Turquía, Ud. no lo podría creer… Todos los nombres eran diferentes. Nunca se trató del mismo nombre. Suiza, en todas partes, Francia, en todas partes, España… China… Japón. ‘El acusado BEN HAIM también explicó que el mercado de dinero estaba difícil solo a comienzos y finales de año.

En su declaración explica hasta qué punto llegaban aquellos involucrados en el lavado de dinero en apoyo a la construcción ilegal en territorio palestino con el propósito de cubrir sus rastros. El periódico israelí Yediath Ahnoroth del día 26 de julio del 2009 informó que el rabino David Yosef, hijo del líder espiritual del Shas y ex Rabino Jefe de Israel, Ovadia Yosef, abandonó la casa de Ben Haim en Long Branch, Nueva Jersey rumbo a Israel pocas horas antes que el FBI detuviera a Ben Haim.

En el mes de marzo del 2009 Aryeh Deri visitó la comunidad sirio-judía en la región de Nueva York y Nueva Jersey buscando fondos para un nuevo partido. El sucesor de Deri como presidente del Shas, Elyaha "Eli" Yishai que renunció al Shas para formar el partido ultra derechista Yachad, sirvió como ministro del interior y como vice primer ministro de Israel. Por otro lado, Yishai impidió que la Santa Sede ejerciera control sobre sus propiedades en Jerusalén y en Cisjordania.

Ovadia Yosef también condenó al presidente Barack Obama por presionar a Israel a efectos de congelar los asentamientos. Yosef también pidió la reconstrucción del templo judío en el sitio de la Mezquita Al Aqsa en Jerusalén. Yosef se quejó que "hubiera árabes ahí". Es en este contexto de odio contra los árabes que Trump contribuye a los intereses de la camarilla Kushner-Moskowitz al reconocer a Jerusalén como ciudad capital de Israel, dando marcha atrás a setenta años de política norteamericana.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1342 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: