Washington le declara la guerra a Moscú y a Beijing

Mi suegro, don Cesar, llanero de San Fernando, Apure, de pura cepa originaria, hubiera expresado que no le gustaría estar en los "zapatos de Nicolás" (Maduro Moros) ante los escenarios en curso que se vienen desarrollando a nivel mundial en cuanto a la geopolítica global y sus incidencias en las nuevas teorías militares, los desarrollos en ciencia y tecnologías militares, en la ciberguerra y ciberespacio, en las novedosas construcciones de "última generación" en buques y submarinos, obviamente, de guerra, en las evoluciones en los nuevos diseños de lo aeronáutico, aeroespacial, aviones y misiles, como en los escenarios en diferentes países cuando se observan descabezamientos en las más altas responsabilidades en los centros de las salas de guerra. Aparentemente, ningún país se estaría escapando de realidades como las descritas sobre las bases, aparentes, de posibles ¿futuros? escenarios de guerra según los expertos en estas materias bélicas. No lo digo yo!!!...

Cualquier curioso en temas de geopolítica, geo-estrategia, posibles escenarios de guerra, decisiones de alto nivel junto con movimientos políticos que impactan los equilibrios sostenidos por años en espacios geográficos de muy alta conflictividad como, a título de muestra, la decisión del Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, al aprobar el traslado de "su embajada" desde Tel Aviv a la ciudad santa de Jerusalem, estarían alterando los equilibrios y supuestas tranquilidades mundiales posteriores a la finalización de la "Guerra Fría" y la "Caída del Muro de Berlín". ¡Que vivan la glasnost y la perestroika!...

En ese mismo orden, el movimiento de buques de guerra en las aguas ¿territoriales? que circundan y/o son cercanas a la península de Corea, en ejercicios conjuntos de la flota del Pacífico estadounidense con sus "socios y aliado" (Japón Australia, Gran Bretaña y Corea del Sur); escenarios que se expresan en su conjunción con el acuerdo alcanzado en "inteligencia" de los EEUU de América, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelandia de profundo calado internacional incluyendo los lógicos impactos en la región referida al entorno de naciones en el Mar Caribe; además y en adendum a la realidad significativa que representa el "QUAD", Quadrilateral Security Dialogue (QSD), acuerdo informal entre EEUU de América, Japón, Australia y la India aún y cuando este último país, la India, aún estaría en discusión interna el aprobar su incorporación a tal acuerdo geoestratégico con, evidentes, alcances geopolíticos en toda la región de Asia y el Pacífico ya que alteraría un "acuerdo de entente" no firmado de "equilibrios regionales" para poder así mantener la "pax asiática". La primera víctima a tratar de impactar sería la famosa tesis en su praxis de China en el desarrollo del "collar de perlas" y la base china en Sri Lanka.

Cualquier curioso que se dedique a seguir temas militares, nos exceptuamos en ese sub-conjunto de estudiosos, solo nos adscribimos a los chismes y a la obligante "pajita dialéctica", conocerá como la OTAN viene realizando una profunda reingeniería global en su tradicional diseño sustentado en la "vieja Guerra Fría" hacia un nuevo esquema socio-militar e ideológico que le está permitiendo diseñar un nuevo modelo de la "nova Guerra Fría" no solo en lo conceptual-militar como también en su "nueva doctrina anti-rusa", por ideología de vieja data, en considerando nuestros acercamientos analíticos en y sobre las bases reales y objetivas de la objetiva dependencia a corto, mediano y largo plazo de los países comunitarios del petróleo y gas rusos. ¡Ay! Sancho porqué dependemos tanto de la imaginería!...

En este nuevo modelo en su praxis socio-militar se observan algunas particularidades como son las radicalizaciones anti-rusas y anti-Putin de Polonia, Estonia junto a otros países del Báltico, Finlandia, tradicional enemigo de Rusia, y la probable incorporación de Suecia, además de las realidades geo-estratégicas de Noruega e Islandia. Definitivamente, los miedos y temores de los europeos occidentales a las fronteras occidentales de Rusia aún se mantienen desde la Revolución Bolchevique más cuando observamos los giros históricos cuando desde la Rusia parisina se ha caminado hacia la Rusia rusificada. ¡El Don apacible!...

Los escenarios en América Latina, evitando entrar en la militarización de la sociedad estadounidense de evidente demostración real como lo pudimos observar durante las manifestaciones de ciudadanos afro-americanos y las formas militarizadas de las represiones en contra de esas expresiones de democracia reprimida como así también lo pudimos conocer, sí lo analizamos en sus profundos detalles, las formas como se reprimieron, policialmente, las manifestaciones del 99% contra el 1% en ciudades emblemáticas como Nueva York y Chicago, se están expresando con claras preocupaciones de los ciudadanos por y a causa de decisiones tanto gubernamentales como legislativas, ahora de moda y trabajando al unísono ideológico, en países como México, Panamá, Ecuador, Perú, Argentina, Brasil, Paraguay, solo a título de referencias (el triunfo electoral de fecha reciente del señor Piñera, en Chile, solo significa poner la guinda en la torta).

Es decir, venimos observando, con curiosidad y asombro, que desde el tránsito de Hugo Rafael Chávez Frías a la eternidad, como gobiernos y partidos políticos de países latinoamericanos han venido "girando hacia las derechas" con radicalidad indiscutible, ignorando lo fundamental del concepto "Democracia", sea en su expresión conceptual en la representatividad, bien ella se exprese con la democracia participativa, afectando en profundidad objetiva tanto en el inconsciente colectivo como en el consciente de las sociedades afectadas con conciencia y aprobación de esos gobiernos dependientes de los históricos paradigmas diseñados, expuestos e impuestos, en el entorno calificado como "patio trasero" (Doctrina Monroe), descrito, en su nueva versión, en el marco de la reingeniería del imperialismo norteamericano, con clara diafanidad, por el Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, expuesta en la exposición de su proyecto, para su tesis política del "New Deal, New America, New American Way of Life", titulado:

https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2017/12/NSS-Final-12-18-2017-0905.pdf

Es decir, según "soplan los vientos", como diría mi señor padre que era militar de guerra, aparentemente, algunos de los países latinoamericanos se vienen incorporando a la actual reingeniería de la geopolítica mundial del sistema capitalista, en el marco de las líneas de acción dictadas desde Washington, ante los demostrables por reales avances de dos países considerados, históricamente, como los enemigos de "lo occidental", como son Rusia y China.

Es, en ese orden de ideas, que venimos conociendo "esos movimientos geo-militares", arriba señalados, aún no en toda su totalidad ni importancia, ante los cuales algunos de los gobiernos de países latinoamericanos vienen "subiéndose al carro del neo-capitalismo", asumiendo lo significativo que ello representa, en el marco global de esa nueva geopolítica capitalista, en sus compromisos por sus supervivencias de clase ante los avances de las sociedades populares que vienen reclamando alcanzar para disfrutar de sus "derechos naturales" frente a lo significado que representa "el dinero, como globalidad objetiva". ¡Viva el protestantismo globalizado!...

Es, en esa línea del discurso, cuando nos, nos atrevemos a considerar la importancia de no solo la geo-estrategia como también la de la geopolítica de Venezuela, en el marco referente de su historia como las objetivas responsabilidades de su gobierno revolucionario bajo las responsabilidades conducentes de Nicolás Maduro Moros en su objetivo entorno geográfico como allende del continente americano.

Al tiempo debe la revolución bolivariana y chavista objetivar las realidades que se vienen expresando en lo global-militar como en los probables más que posibles desarrollos de escenarios de guerra tanto los presentes-actuales como los escenarios que se podrían desprender de declaraciones de altos funcionarios tanto del imperio estadounidense como de las actitudes y comportamientos de sus "socios y aliados" cuando nos vemos en la obligación de tener que asumir las realidades globales en curso por las contradicciones que se están expresando en la confrontación tangible de Washington con Moscú y Beijing.

Ahora bien, en esa misma lectura, es el petróleo, aguas arriba y aguas abajo junto a las tecnologías correspondientes al sector petrolero, el factor fundamental, esencial y necesario, en un entorno de violencia que se exprese tanto en lo doméstico como también en el entorno externo-geográfico nacional-venezolano. Desarrollemos.

Una de las tesis que circularon en la política venezolana en aquellos tiempos de la Cuarta República con relación a un posible desarrollo de las relaciones bilaterales sino-venezolanas, eran los posibles y probables impactos en las relaciones venezolano-estadounidenses tanto por la bilateralidad como por los entornos geográficos y estratégicos de Venezuela en considerando, en la política real e impuesta, la tesis del "patio trasero" y las consecuencias reales más que especulativas que tendrían esos posibles desarrollos en las relaciones bilaterales de Venezuela y China. Es de considerar las realidades político-ideológicas que se irían desarrollando desde el triunfo electoral de don Rómulo Betancourt en el marco de la "Guerra Fría". ¡El trotskismo betancourista versus el estalinismo del PCV!...

El proceso que se desarrolló en las relaciones bilaterales sino-venezolanas comenzaría a tener ciertos grados de importancia y profundidad con la designación de don Régulo Burelli Rivas como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario ante el Gobierno de Beijing en pleno proceso de "reforma y apertura" liderada por DengXiaoping.

Se debe recordar que don Régulo ejerció responsabilidades de Embajador ante el Gobierno de la Unión Soviética por largos ocho años con lo cual le dio una extraordinaria experiencia en lo significativo de la burocracia socialista como en el trato con aquellos sectores intelectuales siempre polémicos. Pero sería con la llegada a Miraflores del Gobierno del Comandante Chávez Frías cuando esas relaciones sino-venezolanas "rompieron paradigmas" produciendo un importante desarrollo en las relaciones bilaterales que son de todos y todas conocidos.

Aquellas y las actuales relaciones en sus desarrollos bilaterales con países considerados por unos como países comunistas, por otros como países socialistas, tanto con China como con Rusia, han tenido impactos reales en la geopolítica mundial tanto por lo geográfico como por lo político-ideológico y militar no solo en las relaciones bilaterales venezolano-estadounidenses sino en las importancias tanto en lo geopolítico como geo-estratégico en Latinoamérica, Centroamérica como en el Caribe.

En ese orden, según la nueva tesis de Donald Trump, "America first", significa que "…hay que subirse al carro de la Historia…de la Historia de los Padres Fundadores…", como diría, Ronald Reagan. La "Crisis del Imperio Romano" se ha transformado en "conciencia imperial-imperialista" asumiendo sus errores, crisis, objetivando su economía junto a sus debilidades sociológicas y, fundamental, "la ideología expansiva en sus principios fundamentales" contenidos en la Constitución estadounidense en su más reales principios que le han servido para ir, paulatinamente, imponiendo un "modelo de democracia" no participativa, no representativa, sino asumida en la globalidad significada por el concepto imperio junto al concepto imperialismo desde aquella decisión de la "Conquista del Oeste".

¡William Shakespeare diría: "…to be or not to be, that is the question…"!...

Aquel gobierno que se considere estar al mismo nivel de capacidades militares, por solo señalar un solo tópico, para confrontar objetivas realidades cónsonas con la política imperial-imperialista estadounidense, aquel gobierno que considere en sus análisis, realidades geográficas objetivas, por inevitables, en sus justificaciones de confrontación sustentadas en la "soberbia del débil", debería objetivar "fortalezas y debilidades" según los reales escenarios continentales donde se ubique dicho subjetivo gobierno. Ello no significa que en el marco de realidades y negociaciones sustentadas más en las fortalezas geográfico-materias propias que en sus propias debilidades sociales y fortalezas vecinales, un gobierno en procesos revolucionarios en "pleno desarrollo", debería analizar, reflexionar, objetivar, en sus propias realidades, los contenidos, en sus actualidades históricas, las tesis de Vladimir Ilich Uliano, aka: Lenin, sobre "Imperialismo, fase superior del Capitalismo" junto con "Un paso adelante, dos pasos atrás".

 





 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 548 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a256776.htmlCd0NV CAC = Y co = US