¿Dónde están? Ya van 43 años secuestrados. Exigimos que aparezcan ¡YA!, sanos, y salvos

Al Pueblo De Venezuela,

Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,

A los Pueblos y Gobiernos del Mundo,

A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales,

A la Opinión Pública Nacional e Internacional,

Al Mundo entero,

Hermanos y Hermanas:

LA COORDINADORA SIMÓN BOLÍVAR como organización social de base, que sienta sus bases en ideales bolivarianos, manifiesta en carta abierta su solidaridad con las víctimas y familiares cuyos paraderos son completamente desconocidos, y que aún es ese estado de desconcierto persisten en su lucha por la libertad y la emancipación de los pueblos oprimidos del mundo. Para todos ellos pedimos que se haga justicia, exigimos que aparezcan pronto, sanos, y salvos.

Tal es el caso de Rolando Antonio Ibarra Ortega, casado, 1 hijo, agricultor y Edelmiro Antonio Valdez Sepúlveda, casado, 6 hijos, agricultor, cuñados entre sí, quienes fueron detenidos el 25 de octubre de 1974, alrededor de las 9:00 de la mañana, cuando se presentaron voluntariamente en la Comisaría de Carabineros de Parral, donde habían sido citados el día anterior.

Días antes, el 17 de octubre, se produjo un enfrentamiento entre Carabineros y cuatreros en la zona, con el resultado de muerte de dos policías. A raíz de estos hechos, se practicó un gran operativo, particularmente centrado en la búsqueda del delincuente habitual José Rogelio Hernández Manríquez, apodado "El Aguila", supuesto autor de las muertes. Rolando Ibarra arrendaba una parcela ubicada en el sector Capellanía al interior del Fundo Torca Chico, la que era de propiedad de la conviviente de Hernández.

El 20 de octubre, días después de ocurrido el enfrentamiento, Ibarra fue detenido por Carabineros de Parral, por sospecha de una posible implicancia suya con "El Aguila", pero fue dejado en libertad al día siguiente por falta de méritos. Sin embargo, el 24 de octubre, los funcionarios policiales Guillermo Morales, Anselmo Ortega y Raúl Torres Araya llegaron hasta su domicilio en la parcela, ocasión en que, al no encontrarlo, lo dejaron citado para concurrir a la Comisaría de Carabineros de Parral, extendiendo también esta notificación a su cuñado Edelmiro Valdez Sepúlveda, quien trabajaba para él. Ambos cumplieron la orden y juntos se presentaron al día siguiente ante la autoridad policial. En este trámite fueron acompañados por la hermana de Ibarra -y cónyuge de Valdez- Magaly Parada, quien luego de esperarlos un rato se fue a su casa y regresó al mediodía, oportunidad en que el Suboficial Guillermo Morales le manifestó que sus parientes habían sido trasladados a Chillán para tomarles declaración.

En la Fiscalía Militar de Chillán siempre negaron estas detenciones tanto a la madre de Ibarra, María Teresa López, como a su hermana Magaly. Sin embargo, transcurridos unos veinte días, en una de las visitas a este tribunal, la señora López pudo ver en una de las dependencias, prestando declaración, a su yerno Edelmiro Valdez. Al percatarse de su presencia, los funcionarios sacaron de su vista a Valdez y, una vez más, negaron su presencia allí.

Una semana después de esto, un Oficial de Ejército, de nombre Santos Ibáñez, le confidenció que efectivamente sus familiares habían estado en el Regimiento de Chillán, pero que los habían llevado a la Fiscalía Militar de esa ciudad.

En relación a estos operativos practicados en Parral y sus alrededores con el objetivo de encontrar a Hernández Manríquez, también fueron aprehendidos Venedicto Sepúlveda Valenzuela y José Muñoz Sepúlveda el 18 de octubre, Alcibíades Valenzuela Retamal el 20 del mismo mes, y por último, Aroldo Pereira Meriño y su hijo Luis Alcídes Pereira Hernández el día 25. Todos ellos se encuentran desaparecidos desde entonces, al igual que Rolando Ibarra y Edelmiro Valdez. A la fecha nada en definitiva han logrado los familiares con las gestiones realizadas para ubicarlos.

Cómo la anterior historia, lamentablemente también se suma la de aquel 24 de octubre de 1974, cuando agentes de la DINA detuvieron a Eugenia del Carmen MARTINEZ HERNANDEZ, en su lugar de trabajo, la industria textil Labán.

Sindicalista comprometida. Junto con sus comienzos en el mundo obrero, Eugenia empezó a manifestar interés por los temas sociales, y desarrollar un compromiso con quienes, como ella, vivían la dura realidad del trabajo agotador y monótono de la fábrica, sin expectativas de futuro. Eugenia sentía la necesidad de realizarse como persona en una sociedad más justa y solidaria. Eso la motivó a militar en el MIR, e incorporarse al sindicato, para representar las inquietudes y aspiraciones de sus compañeros.

La joven obrera textil era una apasionada de los libros; uno de sus autores preferidos era Neruda. También le gustaba escribir. Eugenia vivió toda su infancia en un cité ubicado en San Isidro 306. Estudió hasta 6º de preparatoria (educación básica) en la escuela pública Nº 215. Hasta segundo año de humanidades, fue alumna del Liceo Chile Brasil. Luego hizo algunos cursos, estudiando por la noche, en los Padres Franceses y terminó la enseñanza media en la Escuela Pública Nocturna Nº3.

En la parroquia del barrio hizo la primera comunión, se incorporó a actividades artísticas y también dio clases de catecismo a los chicos del sector. Finalizó sus estudios a los 15 años, ingresando de inmediato a trabajar como obrera en una fábrica de cajas y cartones. En ese lugar empezó a tomar conciencia y a experimentar en persona la explotación patronal.

Al día siguiente de su detención fue allanado su domicilio de Jorge Cumming 627, en San Miguel. Ocho agentes de la DINA llegaron hasta la casa donde la joven vivía con sus padres, Enrique Martínez e Irma Hernández, y su hermano Heriberto. Los sujetos efectuaron un registro minucioso y dejaron todo en desorden. Señalaron que la estaban buscando y negaron en todo momento haberla detenido. También interrogaron a su madre acerca de las actividades de cada uno de los miembros de la familia.

Hay testigos que dan cuenta de la presencia de Eugenia del Carmen Martínez en el recinto de la Venda Sexy y posteriormente en Cuatro Alamos, donde fue vista por última vez.

Desde entonces empezó la búsqueda que hasta ahora no ha rendido frutos.

La Comisión está convencida de que su desaparición fue obra de agentes del Estado, quienes violaron así sus derechos humanos.

Exigimos que aparezcan ya, sanos, y salvos.

Rescatando la Memoria Histórica Revolucionaria.

Desde la Coordinadora Simón Bolívar manifestamos en carta abierta que "La solidaridad es la ternura de los pueblos".

Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!

Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 525 años del inicio de la Resistencia Antiimperialista en América, y a 207 años del inicio de Nuestra Independencia,

Suscribe:

La Coordinadora Simón Bolívar, una Organización de Base, Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Popular y Socialista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 680 veces.



Coordinadora Simón Bolívar


Visite el perfil de Coordinadora Simón Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Coordinadora Simón Bolívar

Coordinadora Simón Bolívar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a254658.htmlCd0NV CAC = Y co = US