Desde México y hacia la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria: Sufragio efectivo no imposición

Una Convención que nos Conviene

¿Y hoy? ¿Dónde estamos parados? ¿Qué nos une? ¿Cómo fortalecer nuestra oportunidad organizativa, de unidad, de lucha, juntos… no revueltos? Convengamos que esto es de urgencia mayúscula.
México no está solo a estas horas, el proletariado mundial acompaña expectante la ratificación del rumbo revolucionario de un pueblo que no sólo fue capaz de decir NO al Fraude sino que se dispone a avanzar hasta la médula misma del sistema capitalista para decirle NO a la Exploración, NO al saqueo… NO a la miseria: SI a la Convención Nacional Democrática con un programa revolucionario. “las sacrosantas instituciones de la burguesía, todas, junto con los medios masivos de comunicación, se encuentran en la bancarrota política y moral más profunda desde los tiempos de Porfirio Diaz1. Esta es nuestra hora.
Una avalancha de solidaridad internacional ya alienta su reconocimiento, los trabajadores de todo el mundo harán patente su compañía firme y no son pocos quienes mantienen en vigila la cuadrilla completa de su solidaridad con las decisiones que tome un pueblo dispuesto a luchar y sostenerse en su lucha, dure lo que dure. “No, no nos vamos a rajar, a rendir y a dejar. Estamos hechos para esta lucha. El que deja de luchar es como si se empezara a morir, así que para qué vamos a dejar de luchar. Vamos a seguir adelante y nos lo van a agradecer nuestros hijos, las nuevas generaciones2
Convengamos: Que es urgente oponerse a cualquier tentativa de limitación al campo de acción que la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria requiera para construir un programa de todos hacia la liberación definitiva de toda canallada electoral, laboral, política, económica, cultural… Convengamos que es indispensable lograr acuerdos duraderos y radicales sobre las luchas que, desde un punto de vista revolucionario, faculten a la clase trabajadora a devolverse lo que le pertenece, con una lucha emancipadora, para hacernos enteramente libres, sin amos, sin patrón… Convengamos que es preciso crear una nueva solidaridad con la lucha obrera y campesina. Que Oaxaca se sienta abrazada, que las luchas de Chiapas se sientan abrazadas, que los mineros en lucha se sientan abrazados, que los muertos en lucha se sientan vivitos y coleando con sus ideas revitalizadas y sus sueños multiplicados... Convengamos en luchar contra quienes negocian y se enriquecen con el Fraude, el desempleo, la emigración de los hermanos de clase, el saqueo de los recursos naturales, la alienación con los monopolios mass media… en fin contra todo lo que nos cerca con sus fórmulas de esclavitud y que debe ser sometido conciente y activamente al veredicto radical de la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria.
Convengamos en ayudar a la preparación de una nueva Revolución Mexicana. Acordemos que ni científicos, ni intelectuales, ni aristas pueden servir a la lucha emancipadora a no ser que estén subjetivamente penetrados por la necesidad revolucionaria organizada, social e individual, que traduzca el sentido y drama de la revolución en sus nervios para que no vacilen en dar una batalla hombro a hombro en el corazón de la lucha del pueblo y desde abajo. Convengamos en no someternos, nunca más, a burocracia o secta alguna. Convengamos en no aceptar la felicidad por etapas o en un solo país. Convengamos en que es de vida o muerte organizarnos, que la organización de la Convención debe ser expresión de avance, fuerza nuestra y promesa de futuro mejor. Convengamos, aunque a muchos les cueste, que será necesario someter a crítica atenta ciertos pensamientos nuestros, esos que pudieran impedirnos luchar organzadamente. ¿Queremos, podremos?
Darse prisa, darse prisa
Seremos capaces de organizar la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria contra la lógica de la miseria, si nos oponemos de corazón a toda esta farsa siniestra, a toda pulsión burguesa delirante y enloquecida que nos explota, a este circo de bestias asesinas. Todo está aún por hacerse, lo estará siempre. No hay obra acabada. No se admiten compromisos dubitativos. Es nuestra realidad y nos urge organizarnos. Desafiaremos al silencio hasta que brille con todo su fulgor este rayo ansiado que es la lucha joven y añeja que nos guiará contra la barbarie higiénica, de “manos limpias”, de “orden” de camposanto… que nos guiará para salvarnos de esas ruinas humanas en que nos quieren convertir mientras ellos se enriquecen y son dueños de los mercados y las ganancias de nuestro trabajo.
Darse prisa, darse prisa. No hay tiempo que perder, la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria madura en los corazones su tránsito de crisálida en mariposas revolucionarias. No hay tiempo que perder, si luchamos organizados la barbarie y el fraude tienen los días contados, se abren las banderas nuevas plenas de semillas rebeldes que florecerán en justicia para todos. La Convención Nacional Democrática y Revolucionaria viene como amanecer y como certeza desde el fondo de nuestros deseos más genuinos, viene como un regalo magnífico que recibirá la Historia a pesar del odio que reparten los artífices del fraude. No hay tiempo que perder, nos habla la Convención con su voz de volcanes y horizontes, nos habla con su boca de selva, montaña y futuro de sueños justos. Darse prisa, darse prisa. Están listas las semillas y esperan una orden de la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria para florecer en su fortaleza proletaria que inicia un viaje sin retorno. No hay tiempo que perder, conocemos el camino al Zócalo, sin límites, obediente al instinto de los puntos cardinales y las sangres luchadoras que veneramos a gritos y en silencio. Esta lucha revive todas las luchas.
Convengamos la unidad porque muchos siguen haciendo pasar la riqueza que producimos nosotros como logro suyo y se dedican a disfrazar, estéticamente, la miseria. Mueven la cola, hacen gracejetas al patrón que saca cheques para comprarles, rentarles las armas que apuntan contra el pueblo. Siguen haciendo pasar por triunfo suyo todo lo que nos saquean en riquezas naturales, en impuestos… en nuestros salarios. Convengamos en unirnos en la Convención para que pronto no sea sólo Nacional sino que sea Mundial y revolucionaria con lugar para disentir y construir. Mundial y Revolucionaria que no nos diluya, que no nos corporativice, para ser lo que deseamos, tal como los deseamos y convenimos. Convención Democrática Mundial para ganar, no para que nos ganen, para construir una revolución obrera y campesina, para unidad no para la uniformidad… Convención Mundial confiable, posible y verdadera para lo inmediato y lo mediato. Para lo de hoy y lo de siempre. Por lo legal y por lo legítimo. Por la esperanza y por la panza. Por la dignidad y por la espontaneidad. Por el humor y por el amor. Por el salario y por el ideario. Por la humanidad y por el socialismo. Darse prisa, darse prisa.
Serán momentos decisivos.
No tardarse demasiado, no desgastarse. Economizar fuerzas, racionalizar el entusiasmo, alimentar la pasión por la justicia….fortalecer con hierro las convicciones. Hágase respetar la Convención por extraños y por propios. Cada día esta más claro que la lucha se da entre los trabajadores y la burguesía. La Convención será un escenario más de tal lucha. No fatigarse, no claudicar. No podemos arriesgarnos, confundirnos ni engañarnos. Esta Convención exige poner en juego toda nuestra experiencia y todos nuestros sueños para que no nos agarren dormidos. El poder usurpador se prepara con todas sus mañas y sus armas3 para no dejar que avance esta Convención y este programa revolucionario de lucha... de nosotros depende ser mejores en las tácticas y en las estrategias, en las ideas y e los sentimientos. Confiar en la experiencia de los compañeros y compañeras luchadores, los más honestos y más abiertos… jóvenes y no tanto. Seamos cautos pero no ariscos. “es por ello que el programa, la estrategia y la táctica que determine la Convención serán determinantes para el futuro del movimiento, ya sea para abrir un proceso revolucionario con todas las condiciones para triunfar incluso de manera pacífica, o para alargar el proceso prerevolucionario con el riesgo de desmoralizar y desgastar gradualmente a las masas y perder la oportunidad, si bien dado el callejón sin salida del capitalismo el impasse se puede alargar un tiempo dando oportunidad al movimiento para cometer y corregir errores, el riesgo de cometerlos puede ser muy caro y se pagará de una manera u otra4 ”.
Armas de destrucción organizativa. Armas de desorganización masiva.
Algunas precauciones:
No dejar que los líderes se vendan ni que los movimientos se compren. Ya los artífices del FOBAPROA deben andar juntando alcancías para desparramar billetes a diestra y siniestra a cambio de “meter al orden” a todos los revoltosos. Saldrán con cañonazos feroces, con dinero de calibre variado. No sucumbir. No permitir la palabrería ultrista, los sofismas ligth, la lógica de la reconciliación de clases, el revisionismo léxico, el empirismo arribista ni los silogismos de los fantasmas. Debe haber miles de especialistas pagados por Gobernación para ahogar en saliva mesiánica las fortalezas de la Convención.
No desamparar a los compañeros. Un campamento aislado, una sola mesa descuidada, un grupo de compañeros sin asistencia y comunicación, pueden ser víctimas de provocaciones y agresiones. No podemos ser ingenuos y hay que saber que debe haber miles de muchachos a la cacería de nuestras debilidades, por pequeñas que sean, bien dispuestos a distraer los debates, debilitar entusiasmos, meter miedo, hacer dudar sobre la fuerza de la lucha… todo discurso que no converja en fortalecer la Convención a estas alturas debe ser tratado con mucha seriedad. Que se fortalezca la observación y el control obrero.
No permitir que la construcción de la Convención, su programa revolucionario y su fortalecimiento caigan en garras del oportunismo, del arribismo ni del sectarismo. Que no agandallen los del verso fluido, los licenciados, ni los cazadores de militantes. Que reine el respeto y el debate que construye. Que no gane el silencio impuesto por los vivales… que no faltan.
No tenerle miedo al miedo de ellos. Es verdad que la burguesía asustada tiende a ser fascista, tiende a avalar todo lo que implique aniquilar a quienes los “asustan”, pero esos miedos no son nuestros. Digan lo que digan los noticieros, vestidos de verde dólar, de blanco impunidad o de azul “monárquico” (por la sangre azul de los príncipes del fraude) Esos miedos son los miedos de ellos, de quienes hurtan, saquean y explotan a los pueblos… es su conciencia cohambrosa. Pero no nos confundamos, el miedo de ellos es miedo a perder lo que han saqueado y para defenderlo contratan a políticos, soldados y “guardias blancas” de todo tipo. Estemos muy alertas… sin miedo. Una masa inmensa de luchadores bien organizados puede vencer a cualquier ejército… la historia tiene miles de pruebas. Pero hay que estar bien organizados.
No dejar que nos derrote ninguna burocracia. Ya basta. Es preciso organizarse para iniciar relaciones de organización nuevas. Sin jefes inmaculados que de inmediato desaparecen para negociar en lo oscurito, sin lumbreras de la palabra que de inmediato callan a todos para escucharse sólo ellos mismos. Sin medicuchos de almas que rápidamente encuentran el modo de sacar dinero para financiar su liderazgo. Esta Convención Nacional Democrática y Revolucionaria si ha de ser duradera y inspiradora debe ser nueva hasta en el modo de pensar, soñar, hablarnos y organizarnos hacia adelante.
No traicionar las luchas obreras y campesinas en todo México. Esta hora es hora de la solidaridad proletaria, de la unidad fraternal y del fortalecimiento de las organizaciones y de las convicciones. Debe haber muchachos pagados por el yunque dispuestos a sembrar desconfianza y e inquinas entre las bases de los luchadores. Deben ser muchachos disfrazados de diputados, de líderes, de policías… deben andar con sus piel de cordero hablando mal de unos y de otros, sembrando dudas acusando a todos de “corruptos”... ofreciendo lana. Hay que hacerlo público. Hacer saber a los compañeros toda oferta, toda calumnia, todo veneno. “Dice mi padre que un solo traidor puede con mil valientes5” lo supo una voz de luchador sabio, con tesitura de continente guerrero, que aprendió a punta de traiciones cuánto hay que cuidarse para que no se pudran las luchas.
Ni un paso atrás. No creer en las lágrimas del cocodrilo. El “comité al servicio de la burguesía” (que organizó y perpetro el fraude) estará dispuesto a hacer cualquier cosa, (lágrimas, risa y amor), harán si es preciso telenovelas para hacernos creer que son “buenos”, que sí violaron las leyes nomás fue tantito y que fue por nuestro bien… harán cualquier cosa por ablandarnos, enternecernos, darán a sus madres en garantía, (la que no tuvieron a la hora de robar votos) venderán a sus hermanas y a sus hijos, mostrarán a sus esposas y asus amantes, hablarán como párrocos en orgasmo perenne, harán misas y dirán misa… llorarán, patalearán y ofrecerán su mano FOBAPROA lavada con humo de votos incendiados. Esto no es un problema de misericordia esto es un problema de justicia social. Mientras ellos piden “reconciliación” el pueblo sigue muriendo de hambre, huyendo a yanquilandia, explotado, enfermo, deprimido, humillado… ni un paso atrás, mejor mil pasos hacia delante por más que lloren lágrimas benditas por los cardenales sobre sus trajes gucci, pierre cardin. Ni un paso atrás, mejor mil pasos hacia delante para que no haya pobreza, para que reine la legalidad y reine la voluntad popular. Ni un paso atrás.
Ninguna confianza en los noticieros del sistema ni en sus jilgueros periodísticos, se disfracen de lo que se disfracen. “De costa a costa y de frontera a frontera”. Ninguna confianza en los “informadores” que pagan con mentiras y calumnias el precio de las leyes garantes del usufructo mafioso de los espacios radioeléctricos que son patrimonio de la nación… es decir, propiedad de pueblo. “Hacer valer el derecho público a la información a fin de que los medios de comunicación públicos y privados garanticen espacios a todas las expresiones sociales, culturales y políticas del país, brinden una información veraz y objetiva, contribuyan al enriquecimiento cultural de los mexicanos y sirvan de base para que la población participe de manera consciente y libre en la toma de decisiones.” No a la ley Televisa-Slim-Azteca… no a concesiones mediáticas, no a los premios por criminalizar las luchas sociales.
Esta es la hora de los acuerdos importantes profundos y anchos.
Aquí hubo un fraude y eso no se borra con demagogia de “amiguitos” todos. Pero tampoco se borra con un “Gobierno paralelo” que ande por el mundo haciendo muy orondo mientras los usurpadores gozan intactos los dividendos del fraude. Nada de eso. Aquí hubo un golpe de estado electorero. No podemos caer en una trampa triunfalista que nos ponga a vivir una vida esquizofrénica, en paralelo y engañándonos a todas horas. El doble poder cuando se construye desde abajo tiene un carácter provisional y su meta es consolidar de inmediato la voluntad revolucionaria de un pueblo que no puede quedarse para siempre a vivir en amasiato con la doble moral de un sistema donde hay dos poderes que caminan juntos pero ni se miran. Nada de eso. Una Convención Nacional Democrática y Revolucionaria no puede suicidarse en brazos de un error táctico tan garrafal si desea crecer y transformar la realidad de cabo a rabo, debe saber que su mejor defensa es su triunfo contundente y permanente. “no se trata sólo de reconocimiento moral sino de quién dispone de las palancas reales del poder, de quién controla la banca, la tierra y la industria; de quién controla al estado y las herramientas represivas; en última instancia se trata de quién controla a la sociedad: los trabajadores o la burguesía6. Aquí hubo un fraude una canallada, una traición premeditada, alevosa y ventajosa. Es preciso ganar el poder, que es nuestro y debe ser nuevo, un poder recién nacido, uno que sea nuestro, un poder fresco, no autoritario ni represivo, útil y fértil. Un poder recién nacido, amamantado por nuestras ideas mejores y que se eduque en las mejores escuelas de la lucha social contra el capitalismo, la explotación y la barbarie. Un poder hecho por todos, mantenido por todos, multiplicado y fortalecido por todos. Un poder esta vez revolucionario. Bien bañado y bien peinado. Inédito, sabroso, fragante y enamorador.
No claudicar y no desorganizarse. No quedarse en la superficie y no distraerse.
La fuerza ganada en este movimiento con votos, mítines masivos históricos e ideas profundas y comprometidas es ya un hecho con significado extraordinario para México y para el mundo. Lo que ocurre aquí interesa a todos. Por arriba y por abajo. Pero no basta. Es magnífico pero no alcanza. Es preciso perfeccionar la organización, perfeccionar las consignas y perfeccionar un programa de todos. Este periodo de lucha no puede durar por tiempo indefinido. Corre el peligro de cansarse si no se desarrolla hacia formas superiores y una de ellas es definir que se debe construir a cambio de este muladar de miseria y humillación… y la toma del poder por parte de los trabajadores campesinos y obreros.
Debe darse un paso adelante y tomar el control político por medio de la Convención Nacional Democrática y Revolucionaria con una Huelga General como herramienta de construcción. Nunca más un fraude. Nunca más un gobierno impuesto por la corrupción y por la oligarquía. Pero no será posible frenan la corrupción y el fraude sólo con leyes lindas y un sistema legal “bien intencionado”. El capitalismo es por definición un sistema corrupto y sólo saliendo del capitalismo será posible salir de la corrupción estructural del sistema.
La Convención Nacional Democrática y Revolucionaria bien puede ser la oportunidad magnífica que unifique a todas las organizaciones sociales de base, las organizaciones de trabajadores del campo y la ciudad para luchar como oposición al gobierno usurpador con el fin claro, inmediato, consensuado y planificado de establecer el gobierno a López Obrador para que lleve a cabo la voluntad de la mayoría que lo hizo triunfar. No equivoquemos el sentido ni el rumbo de la lucha por más noticieros especiales que se inventen los oligarcas. La Convención Nacional Democrática y Revolucionaria tiene el cometido de organizarse para luchar sistemáticamente, en todo el país, para sostener un gobierno capaz de “defender y proteger a millones de mexicanos pobres, humillados y excluidos, que tienen hambre y sed de justicia, buscando combatir a fondo la pobreza y la creciente desigualdad que imperan en nuestro país”. Nada de eso se puede lograr si no se gana el control económico y político que hoy usurpan los grandes monopolios privados. Nada de eso se puede ganar sólo con un presidente del triunfo moral que no pueda ejecutar realmente el mandato social.
Esta Convención Nacional Democrática y Revolucionaria es una opción extraordinaria que merece y exige confianza en nuestras fuerzas. Confianza autocrítica, no exceso de confianza. Opción para millones de pobres que se unen y exigen mejorar sus condiciones de vida y de trabajo. Opción extraordinaria que no puede perderse, desfondarse ni dilapidarse. Opción extraordinaria para decidir sobre nuestro destino no sólo en la política sino en la economía y en la cultura destruidas y paralizadas por el estado burgués y el capitalismo agónico. En esta Convenció no debe haber espacio para “la hipocresía, la manipulación y el manipuleo de los amos del capital7. Deberá tener su lugar privilegiado construcción colectiva, paciente y enamorada del socialismo que no hemos conocido. La Convención Nacional Democrática y Revolucionaria tendrá la palabra… y los hechos. Y tendrá a muchos con el alma atada a su destino. Convengamos que eso es de importancia suprema.
Por el establecimiento de un gobierno de transición sobre la base de la CND. ¡Viva la lucha contra el fraude! ¡Viva la lucha de los trabajadores! ¡Viva la CND!



1 David García Colín: lunes, 11 de septiembre de 2006 http://www.militante.org/index.php?option=com_content&task=view&id=717&Itemid=7

2 Andrés Manuel López Obrador: jueves 31 de agosto de 2006 http://www.jornada.unam.mx/2006/08/31/013n1pol.php

3 “en la edición de la Jornada del 31 de agosto se da a conocer que se adiestran alrededor de 1200 elementos paramilitares que se alistan para reprimir selectivamente a los dirigentes del movimiento de la resistencia civil.” http://www.militante.org/index.php?option=com_content&task=view&id=716&Itemid=7

4 David García Colín: lunes, 11 de septiembre de 2006 http://www.militante.org/index.php?option=com_content&task=view&id=717&Itemid=7

5 Alfredo Zitarrosa poeta y cantos uruguayo. http://www.nodo50.org/serpal/news04/262.htm

6 David García Colín: lunes, 11 de septiembre de 2006 http://www.militante.org/index.php?option=com_content&task=view&id=717&Itemid=7

7 http://www.militante.org/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2386 veces.



Fernando Buen Abad Domínguez

Doctor en Filosofía.

 @FBuenAbad

Visite el perfil de Fernando Buen Abad Domínguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: