Fuera Israel de Palestina y El Líbano

Nuestro país es una nación pacífica y respetuosa de los derechos de las otras naciones del mundo. Su derecho a la integridad territorial, a la autodeterminación nacional, al ejercicio pleno de la soberanía, a vivir en paz y a darse su forma particular de gobierno. Venezuela no ha marchado nunca para someter a otros pueblos. Jamás hemos acompañado a otros en acciones armadas de agresión, ni en éste ni en ningún continente. Cuando venezolanos armados han marchado fuera de los confines de su patria ha sido para libertar, en clara acción anticolonial, como fue durante la guerra de independencia contra la monarquía española. Se trató de la gesta emancipadora conducida por Simón Bolívar, el más grande hombre que hayan parido tierras americanas en todos los tiempos.

Nuestra Constitución actual lo resalta en su primer artículo. Somos gente de paz, enemigos de la guerra y más de una guerra neocolonial de invasión, de sojuzgamiento, de destrucción de otros pueblos, de expansión territorial de países poderosos, que arrebatan y se apropian, mediante una violencia genocida nunca vista, de las tierras ancestrales de otras naciones. La conducta de Israel es condenable según la letra de nuestras Constitución, de la misma manera que el nazi-fascismo ejercido contra el pueblo judío en su momento siempre fue condenado por nuestro pueblo y gobiernos.

Pero es que la barbarie desatada durante los años previos a la Segunda Guerra Mundial y a lo largo de todo su desarrollo se queda corta ante la ocasionada en Palestina y el Líbano por el ejército israelí. Mientras los nazis ocultaban sus acciones de exterminio sobre los judíos, los israelíes se ufanan de su guerra de exterminio del pueblo palestino y del libanés y la muestran con orgullo al mundo entero, en las imágenes más horribles y repugnantes de una invasión militar para la total aniquilación de todo un pueblo, guerra en la que los heridos y muertos son civiles y la tercera parte son niños.

No existe la piedad para los asesinos israelíes y sus amos estadounidenses. Como criminales de guerra serán juzgados, cuando el pueblo del mundo termine de despertar y enfrente con decisión y valentía este tipo de masacres. Afganistán, Irak, Líbano, Palestina, son hoy víctimas del sionismo internacional en alianza con el imperialismo norteamericano. No podía hacer otra cosa nuestro Presidente que mantener muy en alto la posición venezolana contraria a este tipo de desmanes. Muy bien su condena de la agresión, que desdice de la condición humana de parte de nuestros semejantes. Muy acertado también el retiro del funcionario diplomático que nos representaba en Israel. En estos casos no puede haber ningún tipo de concesiones.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3839 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a24593.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO