Desde el nueo orden mundial al nebuloso desorden global

El gobierno de Donald Trump y el cercenamiento Brexit de los lazos entre el Reino Unido y la Unión Europea, en cuestión de poco más de medio año, han cambiado el mundo de la pos Guerra Fría en "nuevo orden mundial" basado en la supremacía de Estados Unidos, en un "desorden" global de diferentes alianzas sobre un tablero ajedrecístico geopolítico y multipolar. En muchos aspectos, el nuevo desorden mundial también ha puesto en peligro aparatos varios pos II Guerra Mundial, incluyendo a la OTAN, la Organización de Estados Americanos, OEA y a la alianza Australia/Nueva Zelandia-Estados Unidos (ANZUS sigla en inglés).

Todos los textos sobre relaciones internacionales y manuales de estrategias deben ser desechados a raíz del advenimiento del nuevo desorden global. Trump dio el puntapié inicial a su política exterior al introducir una política exterior incoherente. Por un lado sostiene que él quiere asociarse con Rusia en la guerra contra el "terrorismo islámico radical". No obstante, Trump también ha señalado a través de su embajador ante la ONU, Nicky Halley y el Secretario de la Defensa, James Mattis, que él está comprometido con la OTAN y que quiere que Rusia se retire de Crimea. Es bien sabido que la Super Copa anual de la Liga Nacional de Foot-Ball coordina sus eventos militares patrióticos con el Pentágono. En años recientes las tropas norteamericanas destacadas en lugares como Afganistán e Irak fueron exhibidas en pantallas gigantes durante y después de los juegos.

Pero en este año 2017 la Super Copa en Houston fue diferente. Este año los equipos en vivo de las tropas norteamericanas pertenecientes al 3er Escalón de la Brigada Blindada de Combate y de la 4ª División de Infantería eran de la base militar de Zagan, Polonia. Los especialistas en operaciones psicológicas del Pentágono quisieron transmitir el mensaje que bajo el gobierno de Trump las nuevas líneas del frente norteamericano ya no estaban solo en Afganistán e Irak en guerra contra los insurgentes radicales musulmanes sino también en Polonia con Rusia como el nuevo "enemigo". Esta óptica sencillamente no calza con las declaraciones de Trump acerca de buscar relaciones más estrechas con Rusia.

Trump ha indicado que él tiene la esperanza de aumentar el presupuesto de la "defensa" de Estados Unidos con el objeto de apertrechar un aumento de 90 mil hombres en las filas del ejército, una marina de 350 navíos de guerra, incluyendo nuevos portaviones por un valor de 12 mil millones de dólares cada uno; un aumento en los batallones de infantería de marina de 23 a 36 y cien cazabombarderos adicionales para la fuerza aérea. Todo eso equivale a un aumento del presupuesto militar de 500 mil millones de dólares a un millón de millones de dólares durante un lapso de diez años.

Básicamente, el equipo de seguridad nacional de Trump desea una fuerza armada que pueda luchar tanto contra Rusia como contra China y que pueda equipararse a todos los aviones de guerra, los tanques y navíos de guerra de Rusia y de China en el ámbito de una batalla.

Trump y su equipo de seguridad nacional, Michael Flynn, Asesor de Seguridad Nacional y Mattis otro de los halcones de la guerra están preparando el terreno para una confrontación con Irán. El equipo Trump ha contribuido a estimular las tensiones con Irán al autorizar la venta a Arabia Saudita de 300 millones de dólares en misiles teleguiados y miles de millones de dólares de aviones avanzados F-16 a Bahrain, estado vasallo de Arabia Saudita. La venta de estos paquetes fue suspendida por el gobierno de Obama debido a los crímenes de guerra cometidos en Yemen por Arabia Saudita y la sangrienta represión de Bahrain contra su mayoría chiíta

Trump ha dado luz verde para que los sauditas continúen su genocida agresión en la guerra civil de Yemen. Los sauditas y los bahrainis están siendo posicionados por Trump para obtener una ventaja militar contra Irán. La orden ejecutiva de Trump prohibiendo el ingreso de iraquíes a Estados Unidos aun teniendo visas válidas norteamericanas, documentación de refugiados y originalmente visas permanentes, "tarjetas verdes", irritó al gobierno de Irak, aliado de Estados Unidos, al punto que prometió limitar las visas iraquíes a contratistas y periodistas norteamericanos. Eso, envalentonará a los irregulares del Estado Islámico y Al-Kaida que luchan contra las fuerzas militares norteamericanas en el país.

Cualquier cosa que amenace al gobierno de Bagdad es buena noticia para el régimen saudita.

Durante una conversación telefónica con el presidente de Turquía, Recep Taiyyip Erdogan, Trump hizo hincapié sobre las estrechas relaciones de Estados Unidos con Turquía. En el mes de julio del año pasado, luego del intento de golpe de estado contra el presidente Erdogan, Trump en una entrevista con The New York Times elogió la manera cómo Erdogan manejó la insurrección. Erdogan ordenó la detención y el encarcelamiento de cientos de periodistas, oficiales militares y policiales, profesores, empleados públicos, políticos y hombres de negocios por su supuesto apoyo a la "Organización Terrorista Fethullah (FETO)" término peyorativo para los seguidores del líder exiliado turco y ex aliado de Erdogan, Fethullah Gulen.

Gulen se encuentra actualmente exiliado en Pensilvania, Estados Unidos y se halla bajo la protección de la Agencia Central de Inteligencia, CIA. Sin embargo, Flynn y otros participantes del aparato de seguridad de Trump, están a favor de la extradición de Gulen, refugiado político, hacia Turquía para ser juzgado y con certeza encarcelado, torturado y posiblemente ejecutado.

El devaneo de Trump con Erdogan también pondrá en peligro la seguridad de las fuerzas kurdas en Siria las cuales han estado aliadas con Estados Unidos contra el Estado Islámico y el Gobierno Regional Kurdo en Erbil, Irak. Turquía considera a los kurdos sirios e iraquíes como seguidores del Partido Obrero del Kurdistán y si Trump se alía con Erdogan contra el Kurdistán, esto significará otra traición contra esta acosada y no reconocida nación. El Secretario de Estado Henry Kissinger abandonó a los kurdos en la década de los setenta cuando sacrificó sus intereses a favor del régimen militar de Irak.

Se cree que el principal estratega de Trump, Stephen Bannon, estuvo involucrado en una "guerra civil" dentro del Vaticano y que presenció una virtual toma de la Soberana Orden Militar de Malta (SMOM sigla en inglés) en Roma por parte del Papa Francisco. Bannon se opone a lo que considera los "modales socialistas" del Papa. El Vaticano podrá ser un micro estado carente de un gran ejército pero una fractura en las relaciones Vaticano-Washington solo puede causar un negativo impacto en la Unión Europea, la OTAN y otras alianzas tradicionales.

El rechazo de la Asociación Trans-Pacífico (TPP sigla en inglés) por parte de Trump ha sumido a la región Asia-Pacífico en un "caos controlado". El primer viaje al exterior de Mattis como Secretario de la Defensa, fue asegurar tanto a Corea del Sur como a Japón sobre el compromiso militar de Estados Unidos. Pero el abandono del TPP por parte de su más grande animador, Estados Unidos, ha brindado un estímulo al bloque comercial alternativo de China, la Asociación Económica Regional General (RCEP). Australia, aliada de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, que apoya al TPP está ahora ansiosa por unirse al RCEP. La belicosa llamada telefónica de Trump al Primer Ministro Malcom Turnbull en torno a un campo de refugiados tiene a Australia furiosa con Trump. Al tiempo que Australia y Nueva Zelandia que son adversarios amistosos en el deporte y el orgullo nacional, esta última acudió en defensa de Australia en su altercado con Trump. Lo que queda de todo esto es que la alianza está gravemente dañada pero, en todo caso, hace ya tiempo que dejó de ser útil.

Otro irritable intercambio telefónico entre Trump y la canciller alemana Angela Merkel y con el presidente de Francia, François Hollande, también estremeció los vínculos euro-atlánticos con Washington. Trump le reclamó a Hollande que Francia y otros países miembros de la OTAN deben devolverle a Estados Unidos los gastos de la OTAN. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo calificó a Trump de "amenaza" para la Unión Europea.

Luego de una reunión en la Casa Blanca con el rey Abdullah de Jordania, Trump impactó al gobierno israelí cuando le dijo a Israel que debe dejar de anunciar la construcción de asentamientos en la Franja Occidental. En tanto la retórica de Trump indica que él es el presidente más pro Israel que jamás haya pasado por la Casa Blanca, su mercurial actitud hacia Israel hace que algunos observadores del Medio Oriente se pregunten si la promesa de Trump de trasladar la embajada norteamericana de Tel Aviv hacia Jerusalén es solo una pantalla para una diferente política de Estados Unidos en la región.

La venerable pero relativamente formal e inútil Organización de Estados Americanos, OEA con sede en Washington, no parece posible que sobreviva a la promesa de Trump de construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos o el ruido de sables hacia Cuba que ha vuelto a la OEA y al sistema político interamericano. América Latina y el Caribe tienen alternativas más valiosas que la OEA, como ser la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestramérica, el Mercado Común del Sur, MERCOSUR y la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, CELAC todas ellas sin Estados Unidos como miembro y sin su influencia.

Se trata de un nuevo desorden global, pero en este caos el regreso a un mundo multipolar y el fin del status de única superpotencia de Estados Unidos podría ser a la larga una bendición. Sin embargo, a la corta el caos confundirá a todos los ministerios de relaciones exteriores y a la burocracia de las organizaciones internacionales en todos los continentes.

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Editorial@strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 853 veces.



Wayne Madsen

Escritor. Especializado en Asuntos Internacionales


Visite el perfil de Wayne Madsen para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: