¡Muere un héroe victorioso de mil batallas!¡Baila la escoria mil veces derrotada!

Baile en Miami

¿Quiénes bailan? Bailan los que se fueron porque se habían acostumbrado a vivir en el lupanar en que habían convertido a la Cuba de los años 50, los que no le perdonaban su ejemplo de resistencia y dignidad, que a solo 90 millas del imperio y con más de seiscientos (600) intentos por salir de él, murió como mueren los hombres de bien, los hombres que luchan con el corazón para cambiar la sociedad excluyente, por una sociedad para todos, murió en su cama y cuando le dio la gana a la inexorable ley natural. Bailan los que no le perdonaban que con su revolución, había cambiado el destino de una Cuba esclava, sumida en el vicio, la vagancia y la prostitución; fundando una patria libre, soberana e independiente de los grandes poderes económicos. Bailan los que no quisieron quedarse para construir un mejor país, el país que hoy resultó de las ideas de Fidel y del esfuerzo de todo su pueblo cubano, ese país que tiene médicos, profesores, entrenadores, científicos, constructores y miles de profesionales desplegados por el mundo, dando su aporte al desarrollo y avance de los pueblos que como Cuba, caminan por el sendero de la autodeterminación y la independencia tecnológica, científica, económica, cultural; etc. Bailan los que son capaces de colocar una bomba en un avión, sin importarle que asesinaban a decenas de seres, cuyo único delito, era pertenecer a un pueblo dedicado al trabajo, educación, la salud, el deporte, la investigación, y en general, brindar solidaridad a otros pueblos hermanos del mundo.

Esos son los que bailan en Miami, reafirmando a qué responden sus sentimientos y a qué ralea pertenecen. El repudio a Fidel por parte de estas alimañas de dos (02) patas, que por fuera se parecen a los seres humanos, no hace sino resaltar la personalidad de Fidel, reafirmar su calidad humana. El estuvo orgulloso, y nosotros lo seguimos estando, de la no existencia de nada en común con semejantes especies; afortunadamente en vía de extinción. Que puede importar el jolgorio de unos parias, ante el testimonio de cientos de dignatarios, políticos, hombres de ciencia, las letras y las artes y el deporte. Sus mensajes y opiniones sobre la obra de Fidel sepultan cualquier agravio, a quien el mundo sabe que dedicó su vida, sus conocimientos y experiencias al servicio de los oprimidos del mundo. Mientras en Miami bailan, a Fidel lo recordarán los pueblos del sur de África, Asia, América, Namibia, los que aman y trabajan por la paz en Colombia, los alfabetizados de América Latina, los miles de médicos salidos de las universidades cubanas, los enfermos cuidados con el esfuerzo solidario de Cuba, los que lograron ver, caminar, oír y sonreír a través de las misiones creadas por él y la revolución cubana.

Por qué bailan? Por la frustración de no haber podido cambiar ese amor que el mundo sentía y seguirá sintiendo por Fidel, porque los derrotó en todos los terrenos y cuantas veces los enfrentó, y los derrotó con dignidad, ética e hidalguía revolucionaria. Porque representó la conciencia y la defensa del débil contra el poderoso, la justicia social contra la avaricia capitalista, porque transmitió la esperanza para que la clase obrera, asumiera el papel protagónico en el combate diario contra el imperialismo; porque acostumbrados a vivir en la mentira y en el pantano propio de sus condiciones, no podían acostumbrarse a una vida en permanente construcción de lo ético, lo moral y los principios elementales que rigen la conducta del ser humano. Quiso el destino que se diera la hermosa coincidencia, para nosotros los venezolanos y un poco más allá, para América Latina y por qué carajo no, para el mundo que cree en la hermandad, la solidaridad y el avance de la humanidad, que vivieran en la misma época Fidel y Chávez, lo cual les permitió unir el esfuerzo, el espíritu revolucionario y su amor por los humildes, para construir lazos de hermandad que se convirtieron en fuerza motora para la construcción de ideas y la cristalización de proyectos, cuyos resultados vivimos hoy, no solo los Venezolanos, también los bolivianos, ecuatorianos, nicaragüenses, argentinos y brasileños; por hablar solo de nuestro continente. Por donde pasa hoy un latinoamericano ve la huella dejadas por estos dos centauros del socialismo revolucionario; lo que los mantendrá vivos en nuestras mentes y corazones. Mientras aquellos, ¡que sigan bailando!, que en nuestra América quedan mucho Fidel, muchos Chávez, Kissner, Evos, Correas, Danieles, Dilmas y Cristinas, y para que no cambien de ritmo y sigan con el mismo son, ahí les queda Raúl.

Quienes tuvimos la inmensa suerte de vivir en la época de Fidel y Chávez, debemos estar eternamente agradecidos a la vida por todo lo que ello significa, la enseñanza, la experiencia y la riqueza de sus mensajes, opiniones, posiciones asumidas en los momentos difíciles que les tocó vivir en su constante lucha frente al imperialismo, eso fue, es y será eternamente fuente inagotable de inspiración, para quienes asumimos esta lucha como un inquebrantable compromiso. Hoy más que nunca ha de ser así en memoria de nuestros dos héroes, que no se fueron, andan por ahí, por ahí donde se comete una injusticia, por ahí donde se explote a un trabajador, por donde se pretenda jugar con el hambre del pueblo, por donde se intente violar la soberanía de un pueblo, la peor tragedia para los enemigos de Fidel, es que no pudieron derrotarlo nunca, y ya no podrán derrotarlo jamás, porque Fidel es ahora la leyenda inmortal del hombre que dedicó su vida a la lucha, para librar a la humanidad de la miseria, de la pobreza, y la desigualdad; el hombre cuyas investigaciones no buscaban renombre ni fortuna, sino la defensa a futuro de la especie humana, algo que asumió siempre como una tarea ética y moral, un deber como gobernante responsable y comprometido con su manera de pensar y de ver el mundo.

Esta conducta es parte del capital que nos deja para continuar su obra; empezaremos aconsejándole a Mr. Trump que no se apure mucho, que tenga presente que ya en Playa Girón, cuando Mr. Kennedy invadió Cuba, Fidel y el pueblo cubano demostraron al mundo que a los burros cargados de dinero también se les puede derrotar.

Vuela alto Fidel, como en el Turquino, allá en la Sierra Maestra, con tu fusil al hombro, y tus luminosas ideas de gran estratega. Vuela como en Girón, cuando al frente de los patriotas brilló como nunca, tu figura de guerrero invencible, al propinarle la primera derrota al imperialismo en América. Como en las Naciones Unidas, cuando tu potente voz vibró, anunciando al mundo que se acercaba un nuevo amanecer para los pueblos que ya se preparaban para decir, Basta y echar a andar. Vuela alto, porque no solo pudiste ver, sino que fuiste promotor y autor indiscutible de este nuevo amanecer en nuestra América Latina.

Vuela alto, que hay una gran diferencia entre morir en la patria que nos vio nacer, orgulloso de la misión cumplida, y bailar en tierra extraña con la vida embargada, el orgullo pisoteado y la dignidad secuestrada.

¡Hasta la Victoria Siempre!

Ramón Blasco. (Guameño).

Diciembre 2016



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1265 veces.



Ramón Blasco


Visite el perfil de Ramón Blasco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: