La ONU al desnudo

Una vez más la Organización de las Naciones Unidas, que nació en la posguerra, supuestamente para mediar en las controversias internacionales, se revela como apéndice del Departamento de Estado para avalar las intervenciones imperiales en los asuntos internos de los diferentes países que conforman la organización.

Desde siempre se supo que la ONU, cojeaba para el lado de donde vienen los dólares que mantienen su inoficiosa burocracia. En años anteriores prestaba sus servicios al amo, pero con algún recato, no abiertamente como lo hace ahora, con la situación del Medio Oriente, región que Estados Unidos junto con sus aliados de la Unión Europea y del Golfo Pérsico ha convertido en un infierno, mediante el entrenamiento y siembra de terroristas en su territorio, para desestabilizar gobiernos que no responden a los dictámenes de Washington.

Tal es el caso de Siria, que durante siete años ha sido sometida a una guerra que ha sembrado dolor y angustia en un pueblo pacífico, trabajador y que disfrutaba de una calidad de vida envidiable, bajo la presidencia de Bashard Al Assad, hasta que los mandaderos del Pentágono se les ocurrió que había que que cambiar de régimen para tronchar su felicidad, tal y como lo hicieron con Libia, ya antes lo había hecho George Bush con Irak, hoy sumido en la violencia terrorista de los llamados yihadistas, que en nombre del Corán, cometen los crímenes más atroces que conoce la humanidad que precisamente el Corán los condena, porque sus bases están en el amor y profundo respeto a la vida. Esta fauna criminal, es el producto de las operaciones de la CIA apoyada por la ultraderecha conservadora del congreso, liderada por Jhon Mckain, padrino de los "guerreros por la libertad", engendro gringo para el mundo.

En esta oportunidad el señor Staffan de Mistura, enviado especial de la ONU para Siria, se fue por la calle del medio y de una se cuadró con la posición de USA, que ha venido torpedeando las posibilidades que tiene el ejército sirio de echar de su patria a los terroristas al servicio de occidente. El caso, es que la coalición que lidera Estado Unidos, ha atacado puestos de las fuerzas sirias, por presunta equivocación, al igual que ha bombardeado hospitales y escuelas para tratar de imputarle el crimen al gobierno sirio o a Rusia, aliada de la nación árabe, en la lucha contra el terrorismo, al tiempo que de manera descarada ha dotado de armas a los llamados moderados, que no son otra cosa que socios de Al Qaeda y del E.I.

Pues bien el mediador de la ONU para Siria al dar su apreciación sobre los avances de las fuerzas gubernamentales sirias en los territorios ocupados por los terroristas descalificó ese esfuerzo del gobierno de Al Assad y en la misma línea de Obama y Kerry, en declaraciones al The Guardián de Gran Bretaña afirmó:"Enfocar solamente en una victoria militar llevará a una victoria pírrica seguida de una guerra de guerrillas extremadamente larga y dolorosa, en la que continuarán muriendo los sirios…" Resulta risible y a la vez indignante, que un presunto mediador tome partido tan abiertamente y sobre todo con una grosera manipulación, haciéndole creer al mundo que le importa el sufrimiento del pueblo sirio.

Para el señor de Mistura, una legítima victoria de la Fuerza Armada siria, sobre los mercenarios que al servicio de potencias extranjeras han asolado territorio y asesinado civiles inocentes en Siria, no tiene valor, sino sale el presidente Bashar Al Assad, que es el enemigo de USA en esa zona del Medio Oriente, porque representa un obstáculo para sus planes colonialistas. El representante de la ONU, deja bien claro que no hay mediación, sino es sobre la base del derrocamiento del gobierno legítimo del país árabe. No hay duda que con estas declaraciones del señor Staffan de Mistura, la ONU queda al desnudo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1176 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: