Triunfa Trump, pero gana Clinton (II)

La campaña electoral que finaliza en el país más poderoso del mundo, lejos de ser un dechado de competencia edificante para los que ellos llaman "países subdesarrollados", fue una campaña morbosa, vacua, que más bien pareció una de esas series televisivas gringas desabridas y de mal gusto. Sus protagonistas mostraron, cómo es en realidad el político y por ende el ejercicio de la política actual en esa nación.

Los debates lo refrendaron. Escenarios preparados para presentar los mejores show con vestimentas y posturas impactantes. De ese modo se desarrollaran los libretos con acusaciones mutuas de abuso a las mujeres, los de Trump y los del esposo de Hillary. Acusaciones sobre espionaje desde la Secretaría de Estado cuando la candidata era su titular. Acusaciones al ricachón de xenofóbico extremo. Todo entre sonrisas, enojos aparentes, ironías. Regocijados por que cada cual sentía que vendía su producto…

Y eso fue lo sustantivo de tal campaña, con meras consideraciones tangenciales a lo social. Hillary hizo propuestas impensables de formular aquí en Venezuela porque ya son una realidad; por ejemplo en lo educativo promete "hacer accesible a todos los niños el acceso a educación preescolar" porque los costos son elevados…Y Trump prometió arreglar los problemas de Estados Unidos restringiendo y controlando a los inmigrantes con diferentes mecanismos, todos absurdos y primitivos en cualquier tiempo.

Donde y cuando discutieron estos candidatos, temas relacionados con la disminución del efecto invernadero y dar el ejemplo por ser la nación más poderosa del mundo y que más emite gases causantes de dicho fenómeno ¿Adoptarán el tratado de Kioto? ¿Y qué propusieron hacer para evitar que mueran tantos niños de hambre en los países en guerra, las que ellos originan y de las que se benefician con las ventas de armas?

Bueno, pero si no dedicaron un breve tiempo para discutir cómo minimizar las muertes por la violencia en las calles y en las escuelas de sus ciudades, cómo pretender que den respuesta a esos macros problemas…

Y no les dieron respuestas por una razón muy sencilla: en esas elecciones sólo está en juego la alternabilidad del poder político de dos grupos. La cartilla para el cumplimiento de los deberes nacionales e internacionales ya está elaborada gane quien gane. Visto así, esa campaña fue para demostrar y mostrar la idiosincrasia del norteamericano, vender el modelo "democrático" como venden sus largometrajes. Allí no cabe discusión sobre el modelo económico porque ambos son suscribiente del mismo. En ese marco consideran que el capitalismo de mercado es el único sistema económico que permite generar crecimiento y prosperidad. E insisto en esto: "América para los americanos" y el "Sueño Americano", son los principales puntos de coincidencias entre los republicanos y demócratas, que dicho sea de paso, lo es todo para la vida estadounidense; lo demás es puro maquillaje.

Trump, tipo triunfador en el mundo de los negocios y finanzas, poderoso, arrogante, se vendió en esta campaña como el hijo más auténtico de la doctrina Monroe. Ya triunfó para el sistema al dejar bien sentado lo que debe ser un ciudadano norteamericano, aunque no sea Presidente. Pero Hillary Clinton, sabueso de la política gringa, tal vez es la persona que más conviene a los altos intereses para que sea Presidenta.

Clinton ganará por eso. Y se convierte en la primera mujer Presidenta, lo cual es una gran novedad para vender al mundo, así como lo fue el primer Presidente afroamericano nobel de paz (que se pensó lucharía contra el racismo, y se incrementó… que lucharía a favor de la paz y bueno…). Además la Clinton representa la fortaleza de ser salvaguarda de los intereses gringos extraterritorialmente; sólo recordemos cuando en la masacre de Bin Laden expreso morbosamente la célebre frase "vinimos, vimos y murió". Será ella la mejor señal de Estados Unidos para mostrar hoy su fortaleza. Una nueva Margaret Thatcher está en puertas.

Pero esto, solamente lo puede consumar el Colegio Electoral, que de seguro ya fue condicionado por los verdaderos interesados en que las cuentas y los bonos del tesoro de los cuales se benefician, estén bajo la administración de alguien que no tenga un temperamento tal volátil, y sea más calculadora y relativamente leal a sus fines…Ellos son los que deciden.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1979 veces.



Aquileo Narvaez Martínez


Visite el perfil de Aquileo Narvaez Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: