Haití: entre la geopolítica y la vulnerabilidad

La República de Haití ha sido nuevamente noticia. Los diferentes medios de comunicación del mundo se han hecho eco del impacto que sobre este pequeño país caribeño ha tenido el paso por sus costas del huracán Matthew. Miles de muertos y heridos, destrucción de viviendas  y arrase de infraestructura básica, es el balance que ha dejado este evento meteorológico, que recorrió todo el arco caribeño, desde una posición sureste en Trinidad y Tobago, hasta una posición noroeste en las costas surorientales de Estados Unidos.

Matthew se ensañó contra el pueblo haitiano, de la misma forma que lo hicieron  el terremoto de 7 grados en la escala de  Richter  ocurrido en el año 2010, y el huracán Jeanne que se hizo presente en el año 2004, para dejar al descubierto, una vez más,  la vulnerabilidad que caracteriza al país de  Alexandre  Pétion. Una vulnerabilidad que tiende a aumentar cada vez más, en la medida que la población haitiana se incrementa a un ritmo vertiginoso.

Y es que al revisar las cifras de Haití, y compararlas con las de Venezuela, es fácil darse cuenta del drama humano que existe en el corazón del gigantesco Mar Caribe. En Haití, cuyo territorio tiene una extensión de  27.750  km², habitan unos 11 millones de seres humanos, lo que da una densidad de población de más o menos 400 habitantes por km², 13 veces más que la densidad de población de Venezuela, en medio de una economía que se resume en un Producto Interno Bruto (PIB) equivalente, apenas,  al 3 % del PIB venezolano. Por eso, el Indice de Desarrollo Humano de Haití  se ubica en la parte baja de la escala, con un  0,483.

La vulnerabilidad de Haití, y su pobreza extrema, pueden llegar a niveles inimaginables, tomando en cuenta la probabilidad de ocurrencia de eventos meteorológicos de alto impacto, atizados por las manifestaciones del cambio climático. A esto se une, como combustible inflamable, el crecimiento demográfico de Haití, cuya población, al cabo de 30 años, puede llegar a ser superior a los 20 millones de seres humanos. Una razón suficiente para que desde Estados Unidos, Francia, Cuba, México, Brasil y Venezuela, entre otros, miren con ojos de estabilidad geopolítica hacia el corazón del Mar Caribe, hacia la isla La Española, en cuya  parte occidental se encuentra Haití.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1060 veces.



Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: