México

Movilizarse, contar los votos y parar el show televisivo

1. Es desesperante la paciencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO o El Peje), al no convocar a la movilización, a pesar de que se le está despojando descaradamente de la Presidencia de la República. Sin embargo, después de la inteligente lucha que libró durante varios meses contra toda la clase política, empresarial y los medios electrónicos de información que buscaban desaforarlo, se le tiene la enorme confianza de que ganará también esta batalla. Lo que sucede es que aquella sólo fue para romper un obstáculo a su candidatura, en cambio la de hoy tiene que ser una gran lucha para derribar el poderoso muro construido por los mismos integrantes de la derecha que tienen en la cabeza al presidente Fox, al ex presidente Salinas, a la organización empresarial y a los medios electrónicos de información dirigidos por Televisa y TV Azteca.

2. La consigna inicial para la movilización debe ser: “contra el fraude electoral, el conteo de los votos”; sin embargo ese grito movilizador es insuficiente porque el fraude, la mentira, el engaño, la manipulación, se inició tres años antes de las elecciones, desde el momento mismo en que López Obrador comenzó a aparecer en las encuestas como puntero y el presidente Fox –que buscaba imponer a su esposa como candidata- comenzó enfrentarlo. Desde entonces la consigna de “parar a López Obrador, por izquierdista, populista y autoritario” comenzó a difundirse en los medios de información. Por eso desde hace varios años he advertido en esta columna que el fraude en las casillas o el conteo de votos son secundarios; que lo primario es el enorme financiamiento público y privado y el uso indiscriminado de los medios de información.

3. La TV y la radio han ganado en esta campaña política miles de millones de pesos en espots y publicidad de los partidos políticos y en publicidad comercial en los tiempos ocupados en transmitir actos políticos y electorales. La tele hizo de las campañas, las elecciones, el conteo del PREP y luego de las actas de los comicios un verdadero espectáculo o show de varias decenas de horas. Buscó siempre mantener atenta a la gente mientras de manera sutil hacía campaña contra “el peligro López Obrador”. Personajes como López Dóriga, Alatorre, Trujillo y Loret de Mola realizaron cientos de entrevistas a protagonistas mientras –por instrucciones de las empresas televisivas- colocaban bien sus fichas para denigrar a López Obrador. Éste también había tratado de hacer a un lado la publicidad y la mercadotecnia, por eso se le combatía en los medios.

4. Escribí el 16 de mayo, hace más de mes y medio, que “López Obrador puede quedarse en la orilla, a un “pelito”, y perder la Presidencia; pero por ese hecho muchas cosas económicas y políticas van a ser diferentes”. Desde entonces AMLO empezaba a sufrir un sutil linchamiento en su campaña por parte de los medios electrónicos de información (TV y radio) encabezados por Televisa e impulsados por el gobierno de Fox, el panismo y los empresarios. El objetivo central de la derecha fue desprestigiarlo con la publicación de videos, después se trató por todos los medios de desaforarlo, más adelante fue acusado de autoritario y amigo del presidente Chávez y luego se le censuró por ser “irrespetuoso con sus críticas al presidente”. Advertí que López Obrador tiende a dar pasos atrás porque tenía miedo a confrontar a sus críticos para no perder votos.

5. Mientras el derechista Calderón, imitando a Hitler, propagaba que aplicaría la “mano firme” y apoyaría abiertamente la política foxista de represión, de meter al orden a los trabajadores y de arrastrarse ante Bush, López Obrador se dejaba intimidar por los medios de información y los panistas que lo criticaban calificándolo de autoritario, populista, peligroso y, según dijeron, por ser amigo de Hugo Chávez. Escribí que si López Obrador continúa en su campaña por ese camino, de tener miedo o temer a los dueños del capital, cuando sea presidente seguirá dependiendo de las presiones de esos poderosos hombres de negocio. López Obrador además de radicalizar su discurso defendiendo los intereses de los pobres, debe organizar una o dos grandes manifestaciones para frenar la acometida de la derecha panista y su vanguardia el yunquismo. Y preguntaba: ¿preferirá llorar después de ser derrotado?

6. Pero también advertí que AMLO parecía estar actuando como un iluso o un soñador al creer que los corruptos, los explotadores, los ricos y los que no pagan impuestos que tanto denunciaba se quedarían con las manos cruzadas y no harían nada. ¿Qué prometió en campaña? 1. Que iba a cambiar el modelo económico porque sólo había beneficiado a unos cuantos ricos; 2. Que iba a revisar el TLC porque estaba perjudicando a los campesinos; 3. Que las llamadas reformas estructurales o privatizaciones se iban a evitar; 4. Que iba a obligar a los empresarios tramposos a pagar impuestos; 5. Que le iba a quitar la pensión a los expresidentes; 6. Que iba practicar una política exterior independiente. 7. Que iba a ubicar a la iglesia en su justo lugar. Por eso el gobierno de Fox y el candidato panista Calderón supieron aprovechar el discurso para demostrar que AMLO era realmente un peligroso populista.

7. Veamos entonces por qué –según los votos contabilizados y ampliamente propagados por la TV- López Obrador pudo ser derrotado: 1. El presidente Fox intervino de manera abierta apoyando al candidato oficial (Felipe Calderón) 2. Hace seis años, cuando Vicente Fox desde la oposición derechista derrotó al PRI, el presidente Zedillo no solo no apoyó a su partido sino que parecía apoyar al mismo candidato panista Fox; 3. El clero que hoy intervino contra AMLO, hace seis años apoyó al panista Fox; 4. Los empresarios que hoy hicieron espots contra AMLO, hace un sexenio apoyaron a su colega, el candidato Fox; 5. Mientras AMLO por ideología se negó en un principio al uso de los medios, la mercadotecnia, los aviones y los helicópteros, Fox hace seis años, como candidato usó todo el dinero del mundo –logrado por su equipo financiero- para aparecer en los medios, usar aviones y los más lujosos hoteles.

8. A manera de conclusión podría esbozarse ideas que repitió Marx hace más de 150 años de diferentes maneras: Las clases sociales, la lucha de clases y la dictadura de la clase dominante sobre los oprimidos no puede desaparecer por decreto o por deseo. Desde abajo, desde la legalidad establecida por los opresores, los oprimidos luchan desde diversos frentes y distintas maneras para dejar de ser explotados y miserables. Tienen la obligación de agotar los recursos que la misma clase en el poder con su fuerza les ha impuesto. Pero cuando las salidas legales, las posibilidades de diálogo franco y honesto se agotan, las clases oprimidas tienen la obligación de defender su dignidad y la vida de su familia. Suenan entonces los tambores de rebelión porque los opresores han obligado a ello. Cuando ésta madura no hay quien pueda impedir la toma del cielo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1507 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a23302.htmlCd0NV CAC = Y co = US