Con la designación del Jefe de la ONU, no cometer el error Almagro

Días pasado se conoció la entrevista entre nuestra canciller Dexy Rodríguez y la funcionaria encargada del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, la Doctora Helen Clark quien aspira a suceder a Ba Ki Moon en la Secretaría General del organismo, ante este evento próximo nuestra cancillería debe estudiar a fondo cual ha sido el desempeño político de los aspirantes al máximo sillón de la ONU, no podemos volver a cometer el error cometido con Luís Almagro en la OEA, donde sin estudiar sus posiciones y su desempeño político, no solo se le dio apoyo sino que se hizo campaña por El. Ante estas circunstancias debemos activar a nuestros representantes en las embajadas respectivas para que ellos se encarguen de estudiar y analizar las posiciones políticas de los candidatos a esos organismos.

Esta evaluación de los candidatos va mucho mas allá de lo que ha sido el comportamiento de la ONU que carece de respeto por parte de las grandes potencias principalmente de los Estados Unidos quien utiliza la figura de la ONU para sus intereses particulares y cuando surge en la ONU una voz disidente a sus mandatos presiona de varias formas, un ejemplo cuando le retiró el financiamiento a la UNESCO por que no estaban de acuerdo con el trabajo realizado por la UNESCO a favor de los países mas desposeídos.

Hoy por hoy, debemos realizar un estudio de los candidatos a la dirección de la ONU, por ejemplo en el caso de la Dra. Helen Clark, dirigente del partido laborista de Nueva Zelanda, ex Primer Ministro entre los años 1.999-2.008, de quien se puede rescatar su negativa y oposición a enviar tropas de su país a apoyar la invasión de Irak, invasión que fue una estrategia de Estados Unidos y la OTAN para ponerle la mano al petróleo iraquí y destruir a un pueblo.

Hoy cuando es público el Reporte Chilcot sobre el papel del Reino Unido en ese conflicto, donde demuestran que le mintieron al mundo para justificar la invasión, ese reporte y el reconocimiento que hace Tony Blair de su mal acto le dan mucho valor a la posición asumida por la Señora Helen Clark hace 13 años, pero no solo debemos guiarnos por ese posición puntual, aunque reconozco que es muy relevante, la cancillería debe profundizar en todas las posiciones políticas asumidas por ella antes de apoyar su nominación.

Recientemente en una entrevista la Dra. Clark planteaba que las instituciones pudieran estar en peligro si son percibidas como instituciones cansadas por lo cual deben reinventarse.

Con respecto a los resultados de la declaración del Milenio que ponía como fecha 2015 y donde la Republica Bolivariana de Venezuela fue uno de los países que mas avanzó ella opina lo siguiente "muchos indicadores, como la reducción de la pobreza, el acceso a recursos de agua mejorados y la matriculación en la escuela primaria. Pero existen áreas donde las metas están lejos de haberse logrado, como, por ejemplo, en lo referente a varios indicadores relacionados con la sostenibilidad ambiental.

Hablando del ambiente, se han logrado avances considerables en lo que respecta a la meta del agua potable. Asimismo, se han eliminado ya más del 98 por ciento de las sustancias que destruyen la capa de ozono y se ha expandido la cobertura de áreas protegidas. Pero no podemos estar contentos con:

  • La continua pérdida de biodiversidad y el ritmo actual de deforestación

  • La lentitud del progreso en la expansión de las áreas marinas protegidas

  • El fracaso a la hora de reducir las emisiones de gases invernadero

  • La sorprendente lentitud en la mejora de los servicios de saneamiento"

Al igual que se debe evaluar la nominación de la Dra. Helen Clark, se deben evaluar las otras nominaciones, sus relaciones con los gobiernos de sus países, su grado de autonomía, posiciones asumidas ante eventos de carácter mundial, regional, como por ejemplo durante el conflicto balcánico y sobre todo en grado superlativo sus posiciones ante el control de emisiones atmosféricas, la contaminación y las políticas para salvar la capa de ozono.

Una vez analizadas las candidaturas se debe tomar la que represente la mejor ayuda a los pueblos del mundo y al Plan de la Patria y su propuesta de fortalecer un Mundo Multipolar, claro tomando en cuenta las limitaciones de un organismo como la ONU que más de las veces cumple el papel de segundón ante el poderío de los imperios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1258 veces.



Jesús Borges


Visite el perfil de Jesús Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: