Del “México lindo y querido” al México de gobiernos asesinos

1. Hubo un México en los años 50 y 60 –a pesar de las represiones contra estudiantes, maestros, ferrocarrileros, médicos-  que destacaba mucho en América Latina por su crecimiento milagroso y sus discursos revolucionarios y antimperialistas. (México fue el único país que no rompió relaciones con Cuba en 1961). El Estado dominaba políticamente a los empresarios privados y mantenía cierta independencia, de relación y competencia, hacia los EEUU. Se respetaba a Brasil, México y Argentina, se decía que eran los hermanos mayores de Latinoamérica. Pero a partir de 1982, con la implantación del Neoliberalismo privatizador y el total sometimiento de México hacia EEUU, al FMI y al BM, nuestra nación reafirmó su carácter de patio trasero o de basurero de los EEUU.

2. Por ello, sin importar la ONU y organismos internacionales de derechos humanos, el Senado de la República aprobó ayer modificaciones en materia de justicia militar que llevan a un estado de excepción, al permitir que autoridades judiciales castrenses realicen labores de inteligencia, puedan catear domicilios particulares y oficinas gubernamentales, intervenir comunicaciones y obligar a civiles, entre ellos niños e indígenas, a comparecer. Las autoridades judiciales militares podrán intervenir audios, videos, mensajes, archivos electrónicos y todo aquello que contenga información del particular, dijeron los legisladores Padierna, Encinas, Ríos Piter, Demédicis y Bartlett.

3. No sé cuál será la respuesta del pueblo frente a la miseria, la represión y los asesinatos. Quizá la mayoría, enajenada en la televisión, el futbol o la virgencita, sólo vea que no le alcanza el dinero y tenga que trabajar más; otras están convencidas que  “dios proveerá”; muchos pensarán en irse de “braceros” a EEUU o Canadá; algunos se dedicarán a “atracar” lo poco que puedan u organizar “autodefensas”. La gente, las familias, los niños tienen que vivir de algo y los responsables de la familia tienen que sacrificar sus vidas. Yo, como cualquier pinche pequeño burgués clase mediero pensionado, puedo condenar los asaltos y robos, pero sería profundamente ignorante si no entiendo que ante el hambre y la desesperación, se vale todo, todo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1095 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a227119.htmlCd0NV CAC = Y co = US